En vísperas de la celebración de los desfiles escolares (en toda Grecia) y militares (en Atenas y Tesalónica) de inspiración y carácter fascista, las fuerzas pretorianas del Régimen se están preparando para reprimir cualquier protesta durante o después de ellos el domingo 28 de octubre. Después de las manifestaciones y las protestas realizadas el 28 de octubre de 2011 y el 25 de marzo de 2012, el Régimen se siente amenazado y está movilizando tanto a la Policía como a todos los medios de desinformación y propaganda fieles a su autoridad.

Como ha ocurrido las dos últimas veces con la celebración de tales desfiles fascistas, el domingo 28 de octubre varios diputados, políticos y otros parásitos, no van a atreverse a aparecer  en el graderío montado para ellos, para evitar el fuerte abucheo y el clamor de la gente. Tampoco esta vez los oficiales de la Policía y del Ejército van a poder disfrutar de este espectáculo de mal gusto como lo quisieran, pues van a estar en un continuo estado de alerta para dar órdenes de represión de cualquier tentativa de abucheo o protesta. Y como ocurre siempre antes de una manifestación, se realizarán varias retenciones preventivas anteriormente a la celebración de los desfiles, así como controles de tados las personas que se atreverán a aproximarse a las calles en las que se van a celebrar los desfiles escolares y militares de carácter e inspiración fascista.

El domingo 28 de octubre, desde muy temprano por la mañana los centros de las ciudades grandes se van a evacuar. Se van a colocar barras y alambradas a lo largo de las calles donde se celebrarán los desfiles y se les permitirá el acceso a estas calles sólo a los que comparten las invenciones ideológicas nacionalistas de la Soberanía. Además, estas personas, junto con los lacayos de Régimen que se autodenominan periodistas, los políticos, los militares y los demás parásitos, tendrán que disponer de una acreditación especial para entrar en esta zona. La duración de los desfiles va a ser reducida y durante su celebración helicópteros van a estar volando encima de las ciudades vigilando a los súbditos. Desde la madrugada del domingo más de 2.500 maderos se dispersarán por el centro de Atenas, más de 500 por el centro de Tesalónica y muchos más por los centros de las demás ciudades.

Al mismo tiempo, los alumnos de las escuelas secundarias son amenazados con expulsión y con más represión y represalias en el caso de que se nieguen a participar en esta fiesta de carácter fascista. En muchas escuelas de Atenas las negativas a participar son masivas. En muchos casos los jóvenes que se verán forzados a participar expresarán de varias formas su descontento.

Desde hace unos días los medios de desinformación se han dedicado a una campaña de terrorismo. Están cundiendo el pánico diariamente con el fin de desanimar y aterrorizar a la gente que piensa salir a la calle para protestar y manifestar, así como a toda la sociedad, con palabras y frases intimidatorias, como “incidentes”, “uso de violencia”, “peligro”, “detenciones”.

Sea como sea, el 28 de octubre el Régimen se verá forzado a celebrar su fiestecilla a puerta cerrada y a acabarla cuanto antes. El temor a la rabia de la gente le ha obligado al Poder a convertir las zonas de los desfiles en fortalezas y a enseñar su verdadero rostro a la sociedad. Pase lo que pase el 28 de octubre, el Régimen tiene ya una derrota marcada antes siquiera de celebrar sus fiestas nacionalistas y fascistas.

Deja un comentario

*

Archivo