poria-01Texto publicado en sobre la manifestación contra el Estado y el fascismo, convocada para el sábado 5 de octubre en Atenas.

El texto del cartel:

Pavlos Fyssas, antifascista: Asesinado por los cuchillos de los neonazis paraestatales. El cuchillo de los nazis y las políticas de la indigencia constituyen partes de la misma barbarie.

Estado y Capital crean el fascismo

Lucha de clase y social sin ilusiones falsas, democráticas e institucionales

Por la revolución social, por un mundo de igualdad y libertad

Manifestación contra el Estado, el capitalismo y el fascismo. Sábado 5 de octubre, Thissío, Atenas, a las 12:00h.

El texto de la convocatoria:

No nos hemos quedado atónitos. Se ha dicho innumerables veces: Vivimos el fascismo a diario.

Lo vivimos en el trabajo y sobre todo en las colas interminables fuera de las oficinas del Servicio de Empleo Estatal.

Lo vivimos dentro de las escuelas, así como fuera de ellas, con el fiscal y los maderos esperando conseguir el consentimiento del director de la escuela y de algunos de los padres de los alumnos para irrumpir en la escuela ocupada…

Lo vivimos en las universidades, que se han convertido en empresas filiales de las multinacionales, recibiendo la represión de cualquier reivindicación suya…

Lo vivimos en los hospitales que han cerrado, así como en los que todavía están abiertos, en las colas que hace la gente para pagar 25 euros para hospitalizarse.

No nos hemos quedado atónitos. Se ha dicho innumerables veces: Vivimos el fascismo a diario.

Lo vivimos en la actitud del vecino que lleva todo el día envenenándose con la propaganda fascista de los canales de la tele, hasta que llega el momento de salir en algún telediario y echar su veneno contra el extranjero con el que se cruza en la calle…

Lo vivimos en los semáforos, donde en la mayoría de las veces la paga de los inmigrantes -dispuestos a limpiar el  parabrisas de tu coche- en el mejor de los casos será unas palabrotas. En el mejor de los casos, porque muchos de ellos han recibido cuchilladas y palizas…

No nos quedamos atónitos cuando vimos a los maderos en conjunto con los nazis atacando a luchadores y manifestantes. Su cooperación es conocida desde hace varios años y se ha demostrado cientos de veces, incluso con fotos. Antes y después de la transición (1974).

Lo vivimos en los asesinatos de inmigrantes y de antifascistas nativos por la banda nazi…así como por los fascistas-empleados del ministro Dendias, dentro y fuera de los campos de concentración modernos.

Lo vivimos en la depreciación del pueblo cuando el Estado fascista finge que cumple con la ley… cuando el Estado fascista da clases de democracia…

Tampoco nos quedamos atónitos ahora que vemos al Estado “regañando” al monstruo que él mismo engendra y nutre una y otra vez en las instituciones y en los órganos de represión. No nos quedamos atónitos al ver la hipocresía de los medios de desinformación, que de repente han descubierto América ​​y se ponen furiosos. Es obvio que el objetivo de sus acciones no es otro que la consolidación de su dominio sobre nuestras vidas.

No esperamos que algún Estado y ninguna Justicia”castigue” a los nazis y los fascistas. Somos nosotros mismos, los componentes luchadores de esa sociedad, nativos e inmigrantes, obreros y desempleados, estudiantes y alumnos, los que llevamos años defendiendo en la calle nuestra existencia y cada conquista social, en contra de la represión estatal y los fascistas que siempre están a su disposición.

Ninguna lucha contra los apetitos de la chusma local e trasnacional de los patrones puede triunfar mientras no se machaquen en la calle las bandas de los nazis. La lucha antifascista es una lucha por la igualdad social, la libertad y la prosperidad colectiva, es una lucha contra la vanguardia de los gobernantes, es una lucha por la supervivencia de la base social explotada y de sus estructuras.

Cada lucha contra la devaluación de nuestras vidas es antifascista y cada lucha antifascista sólo puede ser una lucha contra el Estado y la patronal.

Anarquistas, antifascistas

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo