Texto de la Asamblea de Estudiantes Anti-autoritarios/as de la Universidad de Ioánnina, titulado en griego “Algunas cosas para que nos vaya bien el año académico”.

Asamblea General y Junta Directiva Estudiantil

La Asamblea General es el recurso (y el lugar) que tienen los estudiantes para debatir sobre los temas concernientes a su Universidad, para informarse y para tomar decisiones como conjunto. El Estatuto (de la Asociación de Estudiantes) determina que primero se posicionan las fracciones y luego los y las estudiantes independientes. La temática de cada asamblea es determinada por los estudiantes presentes en ella. Las decisiones son tomadas por mayoría. Aparte de las fracciones, cualquiera puede presentar una propuesta a votarse. En las elecciones estudiantiles anuales, los escaños de las fracciones estudiantiles en la Junta Directiva de cada Facultad corresponden a los votos que ellas hayan tomado en las elecciones.

¿En última instancia qué es la Junta Directiva Estudiantil? Las competencias de la Junta Directiva Estudiantil estriban en la representación de la Asociación de los Estudiantes en el consejo del departamento o la facultad, en la custodia del sello (de la Asociación de Estudiantes), en el registro de actas (en las sesiones de los consejos), en tener a su cargo la caja de la Asociación, y en determinar la fecha de la Asamblea General. En sus competencias no está incluido: Tomar decisiones en nombre de la Asociación de Estudiantes sin convocar la asamblea general, convocar una asamblea y determinar su temática en ausencia de los estudiantes, posicionarse en las asambleas como Junta Directiva por ponerse de acuerdo entre sí (las fracciones estudiantiles), pasarse por pioneros iluminados y disolver asambleas. En fin, está compuesta por siete miembros, los cuales se han dedicado con gran esmero a la tarea a la que se dedican los jefes sindicales, o han ascendido con éxito a la pirámide de los “populares”. Sea como sea, no puede ser que unas personas iluminadas tomen decisiones por nosotros sin nosotros.

Para nada aceptamos la sustitución de las Asambleas Generales por las Juntas Directivas, sólo por estar cómodos algunos (con esta sustitución), y nos oponemos a los que están a favor de formas de expresión de la lucha estudiantil pioneras. Un ejemplo reciente que no se puede pasar por alto: Recientemente unos estudiantes de las facultades de filología, historia e informática se quedaron alucinados al ver que la Asociación de Estudiantes participaba en la manifestación de la huelga del 4 de febrero de 2016, ya que a la Junta Directiva “roja” a lo mejor se le olvidó convocar una asamblea sobre el tema de la participación o no en la manifestación.

Es importante recordar que todas las decisiones de la Junta Directiva pueden ser anuladas por las decisiones de la Asamblea General, y que la Junta directiva se disuelve al comenzar la Asamblea General.

Fracciones estudiantiles

Las fracciones estudiantiles universitarias son grupos de personas que tienen ciertas características políticas, y que a menudo son portavoces de los partidos políticos en la Universidad. La verdad es que a partir de 2011 la masividad, y por consiguiente la fuerza, de estas fracciones se ha ido reduciendo cada vez más. Por lo tanto, en varias asambleas celebradas en 2015 en varias facultades de la Universidad de Ioánnina hemos dado con posicionamientos sin precedentes de miembros de las juventudes del partido “Comunista” y del partido derechista “Nueva Democracia”, en los cuales se defendía la abolición de la cláusula (del Estatuto) que prevé que en las asambleas se posicionen primero los representantes de las fracciones estudiantiles, y que tomen la palabra supuestamente como estudiantes independientes, usando una retórica populista y vil, y ocultando su identidad partidista. Tampoco son desconocidas prácticas como invitar a gente a chupitos en bares de Ioánnina o facilitar apuntes a estudiantes a cambio de su voto en las elecciones [1]. En última instancia, ¿por qué los pijos de todos los partidos organizan escapadas de esquí a Vasilitsa o fiestas con espónsores (patrocinadores) en la Universidad, si no meten algo en el bolsillo? Tanta paliza se dan los chavales…

Profesores y Consejos de Profesores

El Consejo de los Profesores se compone de los docentes, los empleados administrativos y el presidente del Departamento, quienes son los encargados de todo lo que tiene que ver con programas de estudios y asignaturas, o sea con la reforma educativa. Los profesores tienen intereses distintos a los nuestros, no están interesados en las reivindicaciones de la Asociación de Estudiantes, ya que no ellas les conciernen directamente. Están interesados en su carrera, y están enfocados en una sola meta: En el mantenimiento de su estatus social y en recordarnos constantemente cual es este estatus. Es ilustrativa una frase de Katerina Karamitru, profesora de la Facultad de Educación Preescolar: “Yo promociono la civilización y la educación, a mí me vas a respetar”. Están centrados, pues, en sacar más dinero a través del proceso educativo, y las maneras de hacerlo no son pocas.

Dos maneras de sacar mucho dinero si eres profesor y se supone que estás corto de dinero, son las siguientes: Primero una manera fácil: Dale a una librería los apuntes que has escrito y pide un porcentaje de las ganancias de las ventas. Y para ganancias aún mayores: Puedes participar en programas de investigación subvencionados. El secreto está en encontrar el campo de investigación adecuado, como lo han hecho tus colegas en la Escuela Politécnica Superior de Atenas con los programas de investigación Jasón y Poseidón.

Aparte de las condiciones en el interior de las universidades, la Universidad como estructura empresarial (negocio lucrativo) procura aumentar los ingresos y reducir los gastos. Así el presupuesto estatal para la enseñanza superior, los fondos y las donaciones, son usados para cubrir los gastos de los profesores y de los rectores, o se invierten en programas de investigación, o sea donde hay dinero.

De este modo nos vemos forzados a financiar nosotros mismos nuestros estudios, ya que el dinero se mete en otros bolsillos. Para cubrir los gastos de los servicios que la Universidad no puede financiar, se les abre el camino a los capitalistas, a las empresas y a los patrocinadores, así que ellos monten negocios en el sector al que llamamos espacio de libre circulación de ideas.

Y en cuanto a nosotros

Para ir a la Universidad tenemos que pagarle el ticket a una empresa privada que tiene a su cargo el trasporte público. Pagaremos 1,40 euros por un café en el bar de la Universidad, porque alguien tiene que lucrar de esto también: Alguien que simplemente tenía el dinero para alquilar el edificio a la Universidad, y la capacidad empresarial de montar un negocio lucrativo. Comeremos en el restaurante universitario, cuyo patrocinador es la empresa Kotsiamparis SA, una empresa que se ha encargado de la explotación de la mayoría de los restaurantes universitarios en el país. Cada semestre compraremos los apuntes en las librerías de la ciudad, porque algo de algo tienen que vivir (los profesores y los dueños de las librerías). Los que sean campeones en el concurso de la pobreza pagarán alquiler para alojarse en las residencias universitarias, y si tardamos en pagarlo, al año siguiente puede que nos echen a la calle.

Ioánnina 2016,

Asamblea de Estudiantes Anti-autoritarios/as

El texto en griego.

[1] Εn el texto original la frase es: “A cambio de una visita a las urnas”

Deja un comentario

*

Archivo