Texto de una iniciativa de trabajadores en el restaurante japonés Furin Kazan, publicada con motivo del despido de una trabajadora en este negocio. La patronal del restaurante, cuyas condiciones de trabajo los trabajadores simulan a las de una galera, no le ha pagado a la trabajadora despedida ni la indemnización por despido ni el dinero de sus sueldos.

Como trabajadores en el restaurante Furin Kazan hemos considerado necesario posicionarnos en público sobre el despido de nuestra compañera de trabajo H.K. Nuestra colega fue despedida el 26 de septiembre de 2016, y desde entonces no ha recibido el dinero de sus sueldos, a pesar del dictamen relativo de la Inspección del Trabajo.

Furin Kazan es una galera laboral, al igual que la gran mayoría de las empresas en el sector de la alimentación-turismo. Los horarios de trabajo son flexibles y son adaptados a las necesidades de lucro de la patronal del restaurante. En ningún caso se cumple con un programa de trabajo lógico y humano. Muchos compañeros de trabajo trabajan con la mitad de la seguridad social que corresponde a su trabajo, a pesar de que trabajan a tiempo completo cada semana. Los camareros están obligados a hacer tareas que no están incluidas en su convenio (limpieza, llamadas telefónicas, recepción de productos, traslado y colocación de ellos en el almacén, e.tc.). Con el pretexto de la higiene, el “código de vestimenta” no sólo es obligatorio, sino que es la excusa de los patrones para amenazar con despedir a trabajadores, si no se cumple todos los días con esta miserable uniformidad impuesta.

De este modo se pretende eliminar la personalidad de los trabajadores, convertirlos en una masa homogénea, en la cual todos sean iguales ante el patrón y los clientes. Las tonterías sobre el cumplimiento de las normas de higiene no convencen a nadie. Si los patrones de Furin Kazan están interesados en la protección higiénica de sus clientes, que paren de imponer a los camareros y las camareras a limpiar los lavabos y a sacar la basura mientras están trabajando.

También, los trabajadores están constantemente vigilados por cámaras de vigilancia colocadas en todas partes, hasta en el almacén. Por último, con respecto a los sueldos, no distan nada del promedio en el sector de la alimentación, o sea que son una mierda. Los trabajadores cobran muy poco y no se les paga el suplemento nocturno. Las pagas extraordinarias y los subsidios los cobran con muchísimo retraso. El sueldo en ningún caso llega para cubrir las necesidades básicas de un trabajador o una trabajadora.

En Furin Kazan y en la mayoría de los negocios, el lucro de los patrones va aumentando en medio de la llamada “crisis”, y al mismo tiempo los trabajadores se convierten en multi-instrumentos que tienen que hacer muchas tareas, cobran poco, no cobran las pagas extraordinarias y los subsidios, son despedidos masivamente, y los despedidos no son indemnizados. Los patrones (sobre todo en el sector de la alimentación, un sector que está en constante aumento durante los últimos años) saben muy bien que con esta receta probada van a aumentar aún más sus beneficios.

Además, estamos hablando de un negocio situado al lado de la plaza mayor de Atenas, en el barrio turístico de Plaka. Es un barrio situado en el centro de Atenas. Este hecho, en conjunto con el perfil del restaurante, determina el tipo de su clientela, la cual está compuesta por políticos, periodistas, artistas, los patrones de empresas situadas en el barrio, por personas que salen en la tele, cuyo nivel intelectual es bajo, así como por decenas de otros que sacan una foto suya en el restaurante para conseguir un “like”, según la moda de la época, transformando su desinterés total por la miseria moderna en una invención ideológica. Es una mezcla de personas conservadoras que viven como parásitos en perjuicio de los trabajadores. Es una clientela totalmente hostil hacia los trabajadores, a los que considera esclavos modernos. Es una clientela que exige unas condiciones laborales aún peores para los obreros y las obreras, basta con que se satisfaga su necesidad de divertirse y desahogarse.

Nosotros, estando en las antípodas de todo lo que vivimos en los lugares de trabajo, y estando en contra de la barbarie moderna que se está desplegando ante nosotros cada vez más rápido, estamos al lado de nuestra compañera de trabajo H.K. y nos solidarizamos con la lucha que está dando junto con el Sindicato de base de camareros y cocineros por cobrar el dinero de sus sueldos que le debe la patronal del restaurante. Sólo así vamos a poder conseguir mejorar nuestra situación colectiva. Sólo si estamos juntos podremos detener esta miseria que nos va rodeando de una manera cada vez más agresiva.

Solidaridad y participación en los sindicatos de base. Que le pague inmediatamente la patronal de Furin Kazan a H.K. el dinero de sus sueldos.

Iniciativa de trabajadores en las bodegas de una galera laboral más

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo