El siguiente texto fue publicado en el blog  http://ciaoant1.blogspot.gr con motivo de la huelga de los médicos del sector público.

El llamado “Estado social” se reduce cada vez más, ya que no es “competitivo” gastar dinero en la salud de los esclavos asalariados, si la mayoría de estos son “excedentes” y desechables. Se podría decir que muchos de ellos “deben” sufrir o cargárselas, así  que se reduzca la tasa de paro, y que los que sobrevivan se vean forzados a aceptar los salarios de hambre, las jornadas inhumanas, el trabajo sin seguridad social, e.tc. Todo esto es “positivo” porque aumenta la competitividad. Fijémonos en ejemplo de los chinos, que gracias a todo esto han logrado dominar el mundo, atrayendo a su país una gran parte del Capital trasnacional. El hecho de que los trabajadores sufren es algo positivo para los capitalistas, ya que de este modo aumenta sus ganancias.

De todos modos, esto es algo que es bien conocido, ya que estaba dicho ya antes de la denominada crisis. Para concretar nuestro tema, o sea la huelga de los médicos del sector público, muchas cosas de las que ellos le imputan al gobierno son correctas. Y no estoy en desacuerdo con sus movilizaciones, lo contrario.

El problema es que se movilizaron con posterioridad y sólo cuando algunas de las medidas tomadas por el gobierno les afectaron directamente a ellos. No hay que ser injustos con ellos: esta es la actitud que tiene la mayor parte de la sociedad griega, no sólo los médicos. Y por eso fracasan todas las movilizaciones.

La culminación fue la actitud de los periodistas increíblemente ridículos de la Radiotelevisión Griega (ERT), que cuando el gobierno cerró la ERT y fueron despedidos, de repente se dieron cuenta de que las políticas gubernamentales eran pésimas (hasta entonces las ensalzaban como unos esbirros que son), y comenzaron a presentar “telediarios huelguistas”, en los cuales presentaban… tan sólo sus propios problemas En particular, los primeros días (después del cierre) no tenían nada más que decir, a pesar de que la clase obrera así como la pequeña burguesía llevan años sufriendo. Y la mayoría de la Izquierda hizo la vista gorda ante esta vil actitud propia de un gremio, y elogiaba a los periodistas “heroicos” de la ERT, ¡y andaba diciendo que ellos “están haciendo lo que saben hacer bien desde hace muchos años”, o sea “periodismo bueno”!

Hace mucho tiempo había más unidad y solidaridad, había objetivos comunes y organización entre los trabajadores. Tal vez la planificación y los objetivos no fueran del todo correctos, pero al menos debemos reconocer las buenas intenciones de ellos, con los obreros pensando un poco como obreros que desafían la autoridad de los explotadores, y se les resisten.

Por eso en aquellos tiempos los gobiernos trataban de aplicar a la clase obrera la “táctica del salami”, es decir, dividirlos (segmentarlos), volviendo uno contra el otro (“divide y vencerás”). Los gobiernos desde luego continúan aplicando esta táctica, pero ya no les hace mucha falta, porque ahora ya han logrado dividir a los obreros (y aún más a la pequeña burguesía, que nunca ha tenido fama de tener conciencia de clase).

Así, venimos notando una serie de grandes luchas sociales en los sectores de la Sanidad, Educación, Radiotelevisión Griega, y en muchos otros, las cuales están integradas en la “táctica del salami” desde el primer momento:

¿Habéis visto, por ejemplo, alguna vez a los médicos ocupándose de lo que está pasando en la Educación? Yo no. Bueno, no se nos ocurre que ellos se ocupen de huelgas puramente obreras, tales como las que se hacen en las fábricas, e.tc.). Así pues, cada rama se queda sola contra el Estado y así al final es aplastada.

También, hay que señalar que las luchas que se dan tienen un fuerte carácter gremial, con cada rama no sólo ocupándose de sus propios problemas, sino dejando de hacer alguna autocrítica. El punto culminante fue la actitud de los periodistas de la ERT, pero tampoco los profesores y los médicos me dan la impresión que quieren acabar con el régimen del “sobrecito” (soborno). Simplemente quieren seguir viviendo en base a los datos que existían hasta ahora. No es una casualidad que por primera vez los médicos del sector público votaran en sus elecciones al partido socialdemócrata SYRIZA, el cual en líneas generales promete justo esto a la sociedad griega, o sea que supuestamente podemos retroceder/permanecer en la situación que estaba en vigor hasta hoy.

Y no son sólo los médicos, repito que es un fenómeno general. Y mientras este fenómeno existe, y mientras no se hace el mínimo esfuerzo por cambiar, las derrotas van a ser consecutivas. Por desgracia, la Izquierda lo único que hace es adular (hacer la pelota). Y con respecto a Syriza, yo no espero nada de este partido. Sin embargo, según parece tampoco la “Izquierda radical” se ocupa de lo que cada gremio esconde bajo la alfombra, siendo regida por una lógica gremial.

No quiero igualar a los profesores con los médicos o con los periodistas de la ERT. No todos son lo mismo. Conozco a algunos médicos que son relativamente jóvenes y que han emigrado, porque no se pueden mantener con lo que ganan, o piensan en emigrar pronto. Conozco a médicos que el Estado les debe mucho dinero, y si no les dieran dinero sus padres, estarían pasando hambre. Especialmente, en cuanto a las nuevas generaciones, que no han vivido los “años buenos”, la situación es muy difícil. Además, muchos médicos no aceptan sobornarse, no engañan a los pacientes, y en general son impecables en su trabajo. Pero no todos son así. Conozco a algunos que votaron por Syriza por si se aprovechan y siguen ganando dinero de cualquier trabajo sucio, y ahora se pasan por “revolucionarios”. Esto también es un hecho (una realidad), y en vez de esconderlo debajo de la alfombra y hacer la pelota, sería bueno confrontarla cuanto antes.

Si lo hacemos, entonces puede ser que en el futuro sea entendido que ninguna rama puede sobrevivir aislada (apartada) de las demás. Cuando el obrero es aplastado, ¿cómo se va a conseguir dinero para los médicos que lo atienden? Está bien, algunos (de los médicos) atienden a los estratos superiores de la sociedad, y a ellos la cosa se les irá bien. ¿Y los demás?

De todos modos, la Sanidad, como todas las “prestaciones sociales”, se reducirá drásticamente. Si realmente queremos un futuro mejor, sería bueno buscarlo en un derrocamiento general, y no en movilizaciones que simplemente demandan que perdure la situación anterior. Estas últimas movilizaciones podrían tener sólo algunos resultados limitados (y provisionales), puesto que el gobierno ha optado por una política de recortes penosos (y de mucha chulería por parte del ministro de Sanidad, quien si no muere por la guillotina, tendrá que considerarse a sí mismo muy afortunado).

Frente a esta política de recortes cruel, puede ser que los médicos rescaten algo. Pero no van a rescatar mucho, esto es imposible. Lo mismo es válido para los profesores, o aún más para los periodistas ridículos que no tienen ni los conocimientos ni la voluntad de escribir algo para la clase obrera. Todos estos están interesados en salvarse el pellejo (más bien no todos, pero muchos de ellos).

Algunos pues sí van a lograr salvarse a sí mismos. Pero esta táctica del salami es lo mejor que pueda esperar el Estado, el cual fácilmente puede confrontar a cada rama por separado, especialmente cuando cada una de ellas se niega a juntarse con las luchas obreras de las otras ramas, y hacer una autocrítica de sus propios “puntos flacos”.

Y no me digan que no hay “puntos flacos” en los médicos, en los profesores y sobre todo en los periodistas de la ERT, porque entonces les voy a pedir muy amablemente a entrar en algunos de los muchos sitios web y blogs de la “Izquierda”, que deifican todas estas “grandes” movilizaciones, sin encontrar ningún defecto en ellas. Uno de estos izquierdistas llegó a decir que los periodistas de la ERT llevan años practicando el “periodismo correcto”, para hacerles la pelota. ¡Basta ya! Perdón, pero así no se puede derrocar nada. Así se forma una generación de obreros y pequeños burgueses consentidos, que erróneamente han identificado las luchas la clase con el llenar tan sólo su propio bolsillo, sin interesarse en lo que va a pasar después.

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo