En 2012 Coca Cola decidió cerrar sus almacenes en Rodas, Corfú y Missolonghi, y sus fábricas en Atenas, Tesalónica y Patras, mientras que anunció recortes en puestos de trabajo en su planta en Volos. En octubre de 2012, Coca-Cola Hellenic Bottling Company (Coca-Cola HBC AG) anunció que trasladaba su sede a Suiza y sus acciones de la Bolsa de Cotizaciones de Atenas a la Bolsa de Valores de Londres. Esta empresa era una de las más grandes en Grecia, con empresas filiales en 28 países y una facturación de alrededor de 6,874 millones de euros sólo en 2013.

La próxima ronda de despidos se produjo en octubre de 2013 con el recorte de otros 33 puestos de trabajo en el centro de distribución de la empresa en Tesalónica. Los despidos provocaron la convocación de una huelga por parte de los trabajadores. En noviembre de 2013, la compañía demandó a los miembros de la Federación de Trabajadores en el Sector del Embotellamiento y a miembros del sindicato de los trabajadores en Tesalónica, exigiendo 250.000 por daños y perjuicios que supuestamente tuvo Coca-Cola a causa de los manifestantes que habían denunciado que la empresa trasladó sus instalaciones a países en los que el coste de producción para la patronal es más bajo y las condiciones de trabajo inhumanas.

Los trabajadores despedidos iniciaron una campaña de boicot a los productos de Coca Cola, en protesta por el cierre de varias unidades de producción en Grecia, por los despidos de cientos de trabajadores, por los recortes de cientos de puestos de trabajo, y por el traslado de la producción a Bulgaria, un país más barato para la multinacional (en términos de costes laborales). Los trabajadores acusan a Coca-Cola de actitud hipócrita, ya que la empresa multinacional hace publicidad de los denominados “programas de responsabilidad social de las empresas”, al mismo tiempo al mismo tiempo que despide a trabajadores con el fin de maximizar sus beneficios.

La lucha de los huelguistas ha traído resultados. Coca-Cola ve las cuotas de mercado de sus productos reduciéndose, y los productos de las empresas de refrescos griegas aumentando sus ventas. Debido a la huelga que sigue en Tesalónica y a los llamamientos de los huelguistas al boicot de los productos de la compañía, Coca-Cola solicitó una orden judicial temporal para detener la propagación del boicot. De hecho, la empresa llega a pedir a un tribunal prohibir a los trabajadores llevar camisetas que ponen “boicotear los productos de Coca Cola hasta la reapertura de las fábricas”.

Coca-Cola no quiere estropear el perfil social “sensible” que ha estado creando durante años con toneladas de propaganda, temiendo que si se difunde en la opinión común la noticia de que la empresa despide a cientos de trabajadores, recorta puestos de trabajo, cierra sus fábricas y las traslada a Bulgaria (donde las condiciones de la esclavitud asalariada son aún peores y los salarios aún más bajos), se causarán graves daños a la imagen que han construido el marketing en conjunto con la propaganda de los medios de propaganda y amodorramiento masivos.

En cuanto a los medios de desinformación, es ampliamente conocido que la empresa da mucha importancia a la publicidad y al control de los mass media. Dispone una parte cada vez mayor de su presupuesto publicitario con el fin de controlar directa o indirectamente los medios de desinformación masivos, así que ellos silencien casi del todo los cierres de las fábricas, los despidos, las movilizaciones de muchos meses de duración, las huelgas y los llamamientos de los trabajadores despedidos a boicotear sus productos.

A continuación publicamos el comunicado de prensa de los trabajadores en la fábrica de Coca Cola en Tesalónica, emitido el 15 de julio de 2014.

La multinacional Coca Cola, conocida por sus habilidades en el campo del marketing y la publicidad, se ha dedicado a un recital de engaño e hipocresía hacia los consumidores griegos y el pueblo griego.

Con una publicidad televisiva traicionera, que usurpa espacios públicos y monumentos de Tesalónica, intenta “convencer” al público consumidor que continúa sus actividades comerciales en Grecia como antes, pretendiendo de este modo eclipsar nuestra lucha por la reapertura de la fábrica en Tesalónica. La publicidad de Coca-Cola dice que la empresa se queda en Grecia, al mismo tiempo que ha cerrado fábricas en Corfú, Rodas, Atenas, Missolonghi, Patras y ahora en Tesalónica.

El anuncio de Coca-Cola muestra unos “actores-obreros felices”, en el momento en el que la fábrica ha cerrado, los trabajadores continúan su huelga, teniendo como arma el “boicot” y reclaman su reapertura y sus puestos de trabajo.

Durante muchos meses Coca Cola hizo todo lo posible para que no se diera a conocer el cierre de la fábrica en Tesalónica. Con los mensajes de publicidad caros y lucrativos para los mass media, impuso el silenciamiento de nuestra lucha que sigue durante nueve meses.

Ahora, con la gran participación del pueblo griego al boicot a los productos de Coca Cola, está engañando a los consumidores con unos anuncios de pura propaganda que muestran la fábrica en Tesalónica en pleno funcionamiento.

Recordamos a todos los griegos y a todas las griegas que la fábrica sigue cerrada y nuestra lucha continúa. Por ello llamamos al público consumidor a continuar con el boicot a los productos de la multinacional Coca Cola hasta que se abra la fábrica[1].

Nuestra lucha trae resultados.

Ni un sorbo de (los productos de Coca Cola) Amita, Fanta, Coca Cola, Avra.

El texto en inglés.



[1] N.d.T. Y si abre la planta y Coca Cola contrata a los trabajadores, el “público consumidor” puede volver a consumir los productos de la multinacional como hacía antes del boicot…

Deja un comentario

*

Archivo