Con una ley que fue aprobada hace unos meses en el Parlamento, el chivatazo, el espionaje y aún más la colaboración con las fuerzas represivas del Régimen, no sólo son oficialmente reconocidos sino que son recompensados con el ingreso sin exámenes en las Escuelas de Policía.

En concreto, según la Ley 4508/12 “el que participa activamente en la persecución o detención de autores de actos delictivos o en un operativo policial cuyo objetivo es la previsión o la represión del crimen…ingresa sin exámenes en la Escuela de Policía…”. En la misma ley se usa la frase “acciones excelentes” al referirse a la colaboración con la Policía… También se concreta que las personas que han realizado alguna de estas “acciones excelentes” tienen derecho a ser contratadas en la Policía, ¡a excepción de la legislación existente e independientemente de si hay puestos de trabajo vacantes!

No hay dudas sobre la ideología de los maderos, de los que quieren ingresar en las Escuelas de Policía, y sobre todo de los miembros de las fuerzas especiales de la Policía. En las últimas elecciones generales uno de cada dos maderos votó al partido neonazi Jrisí Avgí (Aurora Dorada). No son pocas las operaciones policiales contra inmigrantes o luchadores sociales que directa o indirectamente se han realizado en conjunto con bandas fascistas. La interconexión entre Policía y bandas fascistas es algo más que evidente. Con esta ley son oficialmente recompensados todos estos colaboradores de la Policía: los rufianes, los soplones, los confidentes y los chivatos de todo tipo, los enmascarados que acompañan a los denominados equipos antidisturbios en cada manifestación, así como los matones y bravucones fascistas que contribuyen lo que puedan a los pogromos contra inmigrantes la represión de cualquier lucha social o política contra el Régimen.

Si alguien tiene dudas sobre si estas luchas son consideradas actos delictivos o crimen organizado, no hace falta recurrir a las cláusulas de la ley (anti)terrorista que lo dejan claro. Varios miembros del gobierno han hablado de “crimen organizado” y centros de ilegalidad al referirse a las okupas, a los centros sociales auto-organizados y en general a todo lo que amenaza la integridad de su cultura mercantilista y su sistema podrido.

Deja un comentario

*

Archivo