“Tendría que haber sacado la navaja antes de que apareciera la serpiente o antes de que trepara al árbol”.

El 28 de septiembre de 2016 en el ayuntamiento de Réthimno se celebró una sesión del concejo municipal, con el fin de debatir el tema de los refugiados que van a instalarse en la isla. Hace últimos días se publicó un llamamiento anónimo a una protesta fuera del ayuntamiento, con el fin de impedir al concejo a tomar una decisión a favor de su instalación en la ciudad. El llamamiento xenófobo hablaba de una manera ininteligible de naciones, patrias, genocidios y de expulsión de griegos y cretenses por los “extranjeros”. Los protagonistas de esta propaganda, así como de los incidentes del 28 de septiembre, eran miembros de la “Asociación de ayuda mutua entre los deudores de Réthimno”, la cual ha acabado por ser un núcleo ultraderechista en la ciudad. Después del fiasco total de la tentativa de la consolidación de Aurora Dorada a nivel local, los nazis locales han buscado una manera para penetrar como “ciudadanos indignados” una estructura local, que uno esperaría que salvaguardaría el derecho a la vivienda, independientemente de nación, sexo, tez o religión. Andaban difundiendo mentiras, enviando mensajes a teléfonos móviles que las casas expropiadas de los griegos son entregadas a extranjeros.

Los protagonistas de los incidentes fueron varios dirigentes de Aurora Dorada, los cuales estando acompañados por neonazis de otras ciudades, proxenetas, bravucones y varios “jefes de clanes familiares” de Réthimno y de Sfakiá, además de amenazar a los y las antifascistas, les arrojaron extintores, palos y taburetes.

El gran protagonista del día, sin embaergo, fue la Dirección General de la Policía de Réthimno, la cual actuó con exceso de celo, protegiendo y apoyando en la práctica a los fascistas. Los incidentes finalizaron con los mederos disparando gases lacrimógenos al lado de una escuela secundaria con alumnos en su interior. La culminación fue la persecución sin motivo alguno de los antifascistas por los maderos, con estos últimos disparando gases lacrimógenos hacia ellos, con palizas entre autobuses, turismos y transeúntes. Cuatro personas fueron retenidas preventivamente (de las cuales dos fueron detenidas un poco más tarde), mientras que una mujer antifascista fue cogida del pelo por los maderos vestidos de paisano y fue arrastrada más de treinta metros. La responsabilidad de los dirigentes de la Policía Griega es clara.

Somos conscientes que los tiempos (en los que vivimos) son difíciles, sin embargo, desde hace mucho tiempo hemos optado por ser humanos. La cuestión migratoria es muy grande y hay discrepancia entre las sociedades en Europa. Al mismo tiempo es un desafío para todos para saber cuánta dignidad se nos ha quedado.

¡Tolerancia cero a la violencia de la Policía! ¡Tolerancia cero a la xenofobia y el racismo!

Acción Antifascista de Réthimno

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo