En esta entrada publicamos el texto de la Unión Sindical Libertaria de Ioánnina titulado “A reavivar los sindicatos. A dar sentido de nuevo a la huelga”, sobre la “huelga” del 6 de noviembre,  convocada por la “Confederación General de Trabajadores Griegos” y la “Confederación de los Sindicatos de Empleados Públicos”, los mayores sindicatos oficialistas de los trabajadores en el sector privado y público respectivamente.

La pendiente resbaladiza parece que no tiene fin. La aplanadora del Poder sigue aplastando cada rastro de conquista social y laboral de años anteriores. Los patrones tienen libertad total de despedir masivamente, de suspender a miles de funcionarios, y de eliminar el domingo como día festivo. Simultáneamente, la tributación de todo, el aumento de los precios de los productos de uso diario, los medicamentos y el transporte, el billete de los 25 euros para hospitalizarse, las facturas y las deudas a los bancos, forman la imagen de una sociedad en decadencia, que se ha dejado abandonada, o más bien en las manos de los que la dominan.

Desde luego, parece que la estrategia del Estado y el Capital da frutos, que el movimiento de resistencia se ha desinflado y los incesantes ataques de tipo “shock y pavor” no han dejado margen de reacción, sin embargo, las cosas no son exactamente así. Luchas dispersas y movimientos radicales de defender lo conquistado, están constantemente surgiendo en todo el país. El problema radica en la imposibilidad de su conexión, en la continuidad y la masificación de estas luchas. La mediación de los jefes sindicales conduce con precisión al retroceso. La delegación y la no activación de los trabajadores en los problemas que les conciernen, conducen a la derrota. El mayor descenso, sin embargo, de la resistencia social es que alguien espere que se vaya a expresar a través de las instituciones y de la legitimidad. Al igual que lo que pasó en la primavera de 2012 , ahora los soberanos se están preparando para hacer expresar el descontento del pueblo a través de las elecciones locales que se aproximan. La lápida funeraria de cualquier lucha del último período tiene forma de voto. Y muchos cuervos, a diestra y siniestra, graznan (a favor del memorándum o de una manera subversiva) y le dan vueltas.

Incluso esta huelga general está integrada en este contexto de apaciguamiento de las luchas. Es un mensaje más de combatividad, de la presencia borrosa de un sindicalismo tradicional, que durante tantos años sólo sabía mendigar y ahora no le prestan atención, ni siquiera los hasta hace poco “socios sociales”. Una vez pasado el septiembre… “caliente”, con el cual contaban muchos, y durante el cual se aprobó una serie de nuevas medidas en la Parlamento, había que salir a la calle con una huelga general ensordecedora, propagandizada por los canales televisivos y los “medios de comunicación sociales”. Con la excepción de algunos sindicatos y movimientos obreros combativos, ni había habido alguna preparación en los lugares de trabajo, ni ninguna información de los trabajadores, ni habrá ninguna obstrucción grave de la producción en ese día.

Todo lo anterior no tiene como objetivo desacreditar la huelga como medio. Tampoco ha sido escrito para evitar que alguien participe en la huelga. ¡Lo contrario! Consideramos que una mayor participación de la gente en la huelga, una manifestación masiva y la comunicación entre los luchadores, sobre todo en esta coyuntura que los anexos sindicales y partidistas están totalmente desacreditados, son elementos esenciales para que la huelga adquiera otro significado y para que se edifiquen formas de ella más radicales y combativas. Luchamos por una huelga eficaz que paralice la producción, y para lograr esto no se debe ni acariciar ni estar a la espera de citas “combativas”.

Todos a la huelga del 6 de noviembre

Unión Sindical Libertaria de Ioánnina

El texto en griego.

Un comentario para “Comunicado de la Unión Sindical Libertaria de Ioánnina sobre la “huelga” del 6 de noviembre”

  • […] La huelga “general” del 6 de noviembre de 2013, convocada por la “Confederación General de Trabajadores Griegos” y la “Confederación de los Sindicatos de Empleados Públicos”, los mayores sindicatos oficialistas de los trabajadores en el sector privado y público respectivamente, es una huelga más de carácter apaciguador. No nos hacemos falsas ilusiones acerca de tales huelgas y en general acerca del papel y las pretensiones de los sindicatos oficialistas. La “huelga” del 6 de noviembre de 2013 es una de las varias huelgas de un día que suelen convocar estos sindicatos de vez en cuando para apaciguar el descontento y la rabia de la gente, canalizarlos a vías anodinas para sus amos, el Estado y el Capital, así como para presentar este tipo de “huelgas” y de “movilizaciones” semejantes a ellas como una lucha contra el Sistema, y sus resultados como una derrota. […]

Deja un comentario

*

Archivo