Podéis levantar muros, podéis perseguir el aire. Las relaciones entre nosotros y la contrainformación se refuerzan día a día.

“El 30 de diciembre de 2012 la Policía cumplió con su deber. Entregó a la sociedad y a los estudiantes la Universidad pública de Estudios Económicos. Es conocido que en los últimos años la Universidad de Estudios Económicos y Empresariales, de asilo de ideas se ha convertido en asilo del comercio ilegal y la ilegalidad”.

N. Dendias, ministro de Orden Público

¿De qué focos de ilegalidad están hablando? Percatándonos de que el único foco de ilegalidad es el propio Estado, (podemos decir que) la declaración del ministro es al menos autorreferencial. En este periodo el Estado está desatando un ataque frontal contra el tejido social del país y contra todas las facetas de la vida cotidiana. En realidad se desvanece cualquier imaginario del Estado de bienestar que se había arraigado en la mentalidad de los entusiastas (partidarios) de la prosperidad. El ministro declara que las condiciones del viejo contrato social (en otras palabras de la época de la transición[1]) han sido sucedidos por otras nuevas: el foco de ilegalidad que se llama represión estatal. El 28 de diciembre de 2012, la redada de la Policía en el recinto de la Universidad de Estudios Económicos y Empresariales, con el pretexto de la lucha contra el comercio ilegal, fue el último episodio espectacular de este modelo de gestión.

Este último acto de represión, en plenas fiestas navideñas y después de una orden fiscal, puede ser asociado con el desalojo de la okupa “Villa Amalías”, realizado unos días antes, el 20 de diciembre de 2012. Ambos casos se caracterizan por una particularidad. En cuanto a “Villa Amalías” esta particularidad tiene que ver con su actitud combativa contra los proyectos racistas del Estado en el barrio de San Panteleímonas, en un período de intensa fascistización de la sociedad. Por otra parte, la ubicación de la Universidad de Estudios Económicos y Empresariales, en relación con la coexistencia y la interacción entre vendedores ambulantes inmigrantes y estudiantes (que desde hace dos años se expresa con el funcionamiento de la Asamblea de Inmigrantes y Solidarios), habían constituido una barricada más contra la planificación más amplia de la militarización y del “saneamiento” del centro de Atenas, parte de la cual es el operativo «Zeus Xenios» que está en curso diariamente.

El período de las fiestas navideñas desempeñó un papel fundamental en la realización de la operación policial en la Universidad e Estudios Económicos y Empresariales. Aprovecharon el hecho de que la Universidad estaba vacía (lo que fue un requisito fundamental para el cumplimiento de la operación), persiguieron y detuvieron a 17 vendedores ambulantes, y luego se pusieron a buscar en todos los rincones de las áreas de las fracciones estudiantiles en el sótano de la Universidad. Desde el primer momento hicieron hincapié en las dos áreas del local auto-gestionado de la Universidad, lo que indica que la lucha contra el “comercio ilegal” pasa por la vía de la represión de los que son considerados una molestia para el “buen funcionamiento” de la Universidad.

Llevaron horas buscando cada piso y aula de la Universidad, con el fin de encontrar los hallazgos que justificaran la existencia de una organización criminal. Sin embargo, lo que encontraron era material digital e impreso de archivo y la maquinaria de una emisora de radio organizada, la cual fue confiscada. Al igual que en el caso de “Villa Amalías”, donde encontraron la colectiva impresora Rotta, en el caso de la Universidad de Estudios Económicos y Empresariales, en su intento de criminalizar los hallazgos, los colocaron al lado de otros hallazgos insignificantes, “indicios de ilegalidad”. Sin embargo, es evidente la perplejidad de quien trate de ver y presentar la infraestructura del movimiento como centros de violencia y de comportamiento incontrolado. Y esto porque en realidad esta infraestructura es una escapatoria de la creatividad humana, en un período en que es impensable trabajar por una causa sin la expectativa de un premio material directo. La creación en nuestra cotidianidad de unas estructuras competitivas frente a la embestida de la barbarie capitalista y el totalitarismo, constituye una realidad que no es fácilmente reversible.

Ciertamente, el proyecto de la radio libre «98FM – Radiozonas de Expresión Subversiva» tiene un cierto riesgo y esto se pone de manifiesto en las palabras de los maderos y los periodistas. Porque el esfuerzo constante de 98FM por la contrainformación y por alcanzar los objetivos del movimiento combativo es una de nuestras armas en contra de la falta de objetividad de los medios de desinformación y no sólo de ellos.

Así que están intentando atacar los espacios que ofrecen alojamiento a las relaciones de compañerismo, pero lo cierto es que no pueden atacar estas mismas relaciones. El decano K. Gatsios y sus esbirros, se imaginan una Universidad en la que dominará el academicismo estéril, y en la que el ciclo de intereses económicos designado por los profesores, las “tiendecitas” de los bandos estudiantiles partidistas y los programas de investigación, estará funcionando sin problemas. No van a lograrlo fácilmente, porque vamos a defender nuestras estructuras y nuestros espacios a toda costa. Que todas las escuelas universitarias se conviertan en “asilos” para los inmigrantes y áreas prohibidas para los maderos. Que todas las aulas se conviertan en okupas y radios libres.

Local auto-gestionado de la Universidad de Estudios Económicos y Empresariales,

31 de diciembre de 2012.

El texto en griego.


[1] Después de la Dictadura de los coroneles (1967-1974).

Deja un comentario

*

Archivo