Hemos dedicado ya varias entradas a la situación en Correos de Grecia. La mayoría de los trabajadores fijos son votantes del partido neoliberal auto-denominado Movimiento Socialista de Grecia (Pasok), así como del otro partido derechista de la coalición gubernamental, llamado Nueva Democracia. El sindicato de los trabajadores está controlado por una burocracia partidista que tiene profunda interconexión con los aparatos estatales y el Capital privado.

La relación entre el Estado y el sindicalismo oficialista tiene unas raíces muy profundas en el Estado griego. El partido del gobierno de turno reparte los puestos de trabajo a sus ovejas-votantes, y los sindicatos oficialistas controlados por él velan por mantener a los trabajadores tranquilos y dóciles, aplicando a la vez la política gubernamental en el sector público, y encargándose de la gestión- encubierta u oculta- de subvenciones y de fondos estatales y europeos, y consintiendo adjudicaciones directas sin concurso público, así como la contratación de trabajadores con contrato temporal sin derechos laborales.

Varias veces la Asociación de Empleados en Correos y Empresas de Mensajería Urgente del Ática (provincia de Atenas) ha denunciado que el sindicato oficialista llamado Federación de Empleados en Correos, es accionista en la empresa de mensajería urgente de Correos de Grecia. Los jefes del sindicato oficialista actúan como codueños y patrones de la empresa (por ahora) estatal. Por esta razón hace dos años no reaccionaron a la declaración del gobierno de privatizar Correos de Grecia.

También, esta burocracia sindical está involucrada en el tema de la contratación por Correos de Grecia de esclavos asalariados por tres, cuatro o siete meses, a través de empresas contratistas. Estas personas trabajan de siete a ocho horas diarias en cualquier puesto de trabajo. Los mayores de 25 años cobran 433 euros netos al mes, mientras que los menores de 25 años cobran algo menos de 350 euros netos al mes.

La mayoría de estos esclavos asalariados no tienen un puesto fijo. Son trabajadores ambulantes. Se emplean en varios sectores, y en muchos casos se ven obligados a hacer el trabajo de los trabajadores fijos que como hemos mencionado anteriormente son los miembros de la burocracia sindical y las ovejas de su rebaño. En el caso de los servicios de mensajería urgente los recién contratados usaron durante el trabajo su propio vehículo y no les pagaron los gastos por la gasolina consumida durante su trabajo (el sindicato sostuvo con posterioridad que se les dieron unas migajas sólo por uno de los meses que trabajaron…).

La contratación de mano de obra barata por Correos de Grecia, con el consentimiento de la burocracia sindical, fue realizada el verano pasado a través de la empresa Meccanica Group. En el pasado se había realizado a través de empresas como Skycom, ISS Facilities Services SA Value y Jc Human. En concreto Skycom es una empresa de alquiler de repartidores. Es filial de la multinacional Onex Hellenic, empresa proveedora de sistemas de seguridad de la Policía Griega, del Ejército Griego, patrocinadora de una organización no gubernamental cuyo propietario es el director de marketing-ventas de la empresa de mensajería urgente de Correos Griegos.

La Asociación de Empleados en Correos y Empresas de Mensajería Urgente ha denunciado que estas empresas, aprovechándose por un lado de la indiferencia total del Estado y de sus mecanismos (Ministerio de Empleo, Inspección de Trabajo) y por otro lado de la situación económica y social (y en algunos casos del posible compromiso de los contratados con las personas que intervinieron para que fueran contratados), están violando los derechos laborales fundamentales y la dignidad humana.

Los esclavos asalariados no firman contratos de trabajo, ni siquiera se les presentan al contratarse. A los contratados como repartidores no se les reconoce la especialidad del conductor, con todo lo que esto conlleva (pérdida de subsidios y de sellos de seguridad social), mientras que muchas veces son empleados en otros sectores (selección, clasificación, empaque), supuestamente ocupados por otros “trabajadores” o están vacantes. En este último caso Correos de Grecia no contrata a trabajadores de puesto de trabajo fijo, ya que le sale más barata la contratación de trabajadores temporales que no van a tener el tiempo de conocer las necesidades de su puesto de trabajo, mucho menos de reaccionar a los recortes y el trabajo precario (hace dos años se realizaron recortes el 25% en los servicios de mensajería urgente y los nuevos convenios son de dos meses de duración) o reclamar aumentos salariales y mejores condiciones de esclavitud asalariada.

Deja un comentario

*

Archivo