Con motivo de la publicación de esta entrada queremos volver a decir algo que hemos dejado claro en entradas anteriores: La realidad es muy compleja y tiene varios aspectos para ser reflejada en las cifras de los índices, aún menos cuando estos últimos proceden de fuentes estatales. No obstante, en este caso vamos a valernos de algunas de sus cifras para poner de manifiesto las mentiras descaradas del discurso dominante acerca de la denominada crisis.

Según la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), en 2013 el 35,7 de la población del Estado griego vivía cerca o debajo del umbral de la pobreza. Los ingresos de estas personas no alcanzaban el 60% de la renta disponible mediana. Este porcentaje era del 28,1% en 2008. Según Eurostat, en 2013 el porcentaje de la población cuyos ingresos eran escasos llegaba al 23%, mientras los que no podían satisfacer importantes necesidades materiales llegaban al 16,7% de la población.

Estos últimos, siempre según Eurostat, son los que no son capaces de satisfacer cuatro de las siguientes necesidades materiales: alquiler, pago de préstamo, calefacción, gastos imprevistos, alimentación a base de carne o pescado cada dos días, vacaciones en alojamiento que no sea propio por una semana, coche, lavadora, televisión, teléfono.

Según los datos oficiales, en 2008 la tasa de desempleo (la cual es un índice engañoso, dado que en realidad el porcentaje de los que están en paro es bastante más alto) llegaba al 7,7%, y en 2013 se había disparado al 27,3%. Más del 71% de los que están registrados como desempleados son desempleados de larga duración. En 2008 este porcentaje era del 65,5%.

Según el informe anual sobre la riqueza en el mundo (Wealth-X), en 2013 Grecia es el país balcánico del mayor porcentaje de personas cuya fortuna supera los 30 millones de dólares (unos 23 millones de euros). En cuanto a Europa, Grecia es el 20º país sobre 45 países con mayor porcentaje de millonarios.

En 2014 el número de estos millonarios (cuya fortuna superior a los 30 millones de dólares) llegó a los 565, 65 más que en 2013. La fortuna total de estas personas asciende a los 70 mil millones de dólares (unos 52 mil millones de euros). Estas personas han incrementado su fortuna un 16,7% con respecto a 2013.

No vamos a extendernos, publicando las ganancias de los bancos privados, de los armadores, las ganancias del Capital local y trasnacional con actividades comerciales en el Estado griego, o las de varias empresas en la Bolsa. Al mismo tiempo que una parte cada vez mayor del pueblo sobrevive en condiciones de indigencia, las elites económicas y políticas incrementan su fortuna, viviendo en la más extrema opulencia. Y luego nos hablan de la crisis que tenemos que superar en común…

Deja un comentario

*

Archivo