En un comunicado que emitieron en conjunto, la Asociación de los Trabajadores en la empresa Central Parking System (una empresa a la cual la compañía alemana que tiene la gestión y la explotación del aeropuerto de Atenas ha concedido la explotación de los aparcamientos del aeropuerto) y el Sindicato de Trabajadores en las Empresas del Aeropuerto de Atenas, denuncian a la patronal de la empresa Central Parking System de haber procedido a despidos masivos de trabajadores en ella.

El martes 22 de julio de 2014 la patronal de esta empresa notificó a varios trabajadores en ella su despido con cuatro meses de antelación. En concreto, en noviembre de 2014 se acaba el contrato de concesión de los aparcamientos del aeropuerto a esta empresa. Sin embargo, como sostienen los dos sindicatos la renovación del contrato se tiene que dar por hecha. Señalamos aquí que la empresa es rentable, y las tarifas de los aparcamientos que tiene a su cargo son de las más altas en Europa.

Es obvio que la patronal de Central Parking System, siguiendo el ejemplo de muchas empresas privadas, utiliza este pretexto para aprovecharse de la última legislación anti-obrera y “deshacerse” de los trabajadores actuales y contratar a otros por 476 euros al mes o a jóvenes menores de 25 años por 320 euros al mes.

La patronal de la empresa no notificó el despido de los trabajadores a sus sindicatos, negándose con insistencia a informarlos de manera oficial y por escrito sobre los despidos. Hace un año la misma empresa con el mismo pretexto había despedido a otros trabajadores, y a continuación recortó los sueldos de todos los esclavos asalariados que trabajan en ella.

Un poco antes de enviar los avisos de despido a los trabajadores, la patronal de la empresa dividió la empresa en cuatro (“táctica del salami”), aislando a los trabajadores a despedir, repartiéndolos entre estas cuatro nuevas empresas. Al mismo tiempo, les notificó el despido con cuatro meses de antelación, para pagarles la mitad de la indemnización, haciendo uso y sacando provecho de la última ley anti-obrera.

El miércoles 23 de julio de 2014, los dos sindicatos presentaron en común una denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. El inspector de trabajo declaró ilegal la práctica de la empresa y la llamó a informar por escrito a los dos sindicatos sobre este tema. Por su parte, la empresa se comprometió a volver a contratar a los trabajadores que tiene la intención de despedir, si se renueva el noviembre que viene el contrato de explotación de los aparcamientos. Desde luego, tiene la desfachatez de admitir que en este caso los salarios de estos trabajadores serán notablemente más bajos y sus derechos laborales casi eliminados.

Al mismo tiempo que declara todo eso, la empresa Central Parking System anunció la contratación de nuevos trabajadores, con salarios basura y derechos laborales inexistentes. Es obvio que la contratación de estos esclavos asalariados por parte de la empresa desmiente la promesa de la misma de recontratar a los que quiere despedir, ya que no se van a crear nuevos puestos de trabajo en el sector de los aparcamientos (todo lo contrario).

Los dos sindicatos han anunciado la realización de huelgas consecutivas de un día hasta la retirada de los despidos masivos. De momento, desde el 23 de julio han convocado solamente una huelga de un día, el miércoles 30 de julio, para los trabajadores en la empresa Central Parking System…

Deja un comentario

*

Archivo