El siguiente texto fue publicado en la página web https://elef0eriako.wordpress.com con motivo de un llamamiento anónimo (firmado por “anarquistas”) a una concentración anti-estatal, el cual fue publicado en Atenas Indymedia. El texto hace una crítica a este llamamiento (y a llamamientos semejantes), al modo de que este se ha realizado, sin ningún proceso político publicado. Asimismo, pone de relieve las consecuencias que tales acciones y prácticas pueden tener para el movimiento anarquista, planteando al mismo tiempo el interrogante quién se beneficia de estas.

El texto traducido fue publicado unos días después de la publicación de dicho llamamiento. Junto con la publicación del llamamiento en el mismo medio se publicó un llamamiento a una asamblea. Unas horas antes de la hora prevista de la realización de la asamblea en el mismo medio se publicó otro texto más detallado que el primero, y otro cartel, firmados por una entidad política desconocida hasta ese día. Este texto llama a la misma concentración y es firmado por una iniciativa llamada “Acción conjunta por la difusión de la perspectiva revolucionaria”. Notamos también que la asamblea se realizó después de que se hubiera concretado en el primer llamamiento la fecha y el lugar de la concentración, así como el marco de su contenido político (carácter anti-estatal).

Echemos un vistazo a un llamamiento que tiene un interés y contenido especiales, y si nos equivocamos o si exageramos, podéis enviar vuestros comentarios, no vamos a censurar nada. Porque si aceptáramos la censura, la alteración o la eliminación de los comentarios de un debate, entonces publicaríamos este texto en nuestro querido medio: Atenas Indymedia.

El llamamiento publicado por “anarquistas” en Atenas Indymedia el 16 de febrero de 2015:

“Concentración y marcha anti-estatales, 26 de febrero, a as 18:00h, Propileos de la vieja Universidad de Atenas”.

Si el elemento anarquista se relegara al elemento anti-estatal, o sea a la ideología de la manada, de los gánsteres y de la mafia que pueden gestionar, controlar e imponerse sin ninguna estructura de organización social formal, es decir, por la fuerza y la violencia, entonces bajo esta forma sería peligroso que fuera adoptado por el movimiento anarquista como una propuesta. Hay algo que los anarquistas proponen en contra de este anti-estatismo estéril: La autogestión contra el fascismo y el canibalismo social. Porque hay muchos nazis que hacen una propaganda anti-estatal, y ay de nosotros si todos acabamos siendo como ellos. Pero no seamos exagerados criticando (juzgando) el llamamiento sólo por su título. Examinemos más detalladamente este llamamiento, estudiando su contenido.

“Estamos transcurriendo un período de ajuste económico del Sistema a las nuevas condiciones que engendra su propia crisis (generadas por su propia crisis), la cual se hace clara en la inestabilidad política y los conflictos sociales (cambios de gobiernos, conflictos armados en Ucrania, Siria, revalorización (refuerzo) de la estrategia represiva de los Estados)”.

¿Por quiénes es concebida y percibida como crisis el período que estamos transcurriendo? Principalmente por los marxistas y otros economistas estatistas. Y todos ellos se refieren a la relación entre el Estado nacional y el Capital establecido en este Estado, haciendo referencia a una burguesía nacional (local). Sin embargo, no hay una buena explicación más allá de la propaganda de los medios desinformativos del Régimen sobre los orígenes y los datos de esta crisis. A nivel internacional vemos batiéndose récords de producción y rentabilidad industrial, de extracciones de minerales y de necesidades energéticas, de circulación transfronteriza de capitales, y de transporte de mercancías masivo. Las nuevas condiciones sí que son verdaderas, pero no podemos localizar (detectar) en ellas ninguna asociación con la crisis. Si algunos hablan de ella, tienen que analizarla. Si hablamos de una crisis económica del Estado, de sus ingresos y sus gastos, ¿entonces qué pintan las referencias a Siria y a Ucrania? La única inestabilidad política que tiene que ver con los gestores de los Estados y de los fondos estatales, y con la gestión del sistema crediticio estatal. Si existe algún ajuste, este es el ajuste político a la realidad económica que un pequeño Estado no es capaz de regular y controlar. En cuanto a los conflictos sociales, vamos a hacer una referencia más adelante. Pero si el primer párrafo del llamamiento es presentado como un análisis de la coyuntura política, y si en este está incluida la necesidad de movilización contra esta coyuntura, consideramos que es totalmente superficial y que constituye un pretexto.

“En el caso de Grecia este ajuste está siendo realizado por la formación socialdemócrata de los partidos de la coalición gubernamental Syriza y Griegos Independientes, la cual está dispuesta a hacer lo mismo que los gobiernos anteriores, con la excepción de que usando como pretexto algunas migajas que echa a modo de prestaciones, pretende absorber aquellos sujetos que potencialmente intentaran crear una ruptura con la normalidad institucional y la realidad social actual” [1].

Para la existencia de tan sólo la sospecha de una formación socialdemócrata el requisito es la existencia del papel regulador fundamental del Estado en la economía nacional. No confundamos la actividad económica general con los asuntos económicos de os fondos del Estado. Por un lado no son totalmente irrelevantes, por otro lado lo segundo un porcentaje menor de la actividad económica total. Este requisito del Estado regulador, especialmente de un pequeño Estado dentro de la UE/CEE, ya no existe. Sólo si el gobierno revoca la Constitución y los compromisos del Estado hacia los mercados internacionales y europeos, podría ejercer una política económica semejante. Esta formación política no sólo no tiene tales pretensiones subversivas, sino también hace todo lo posible para para defender su participación de la Unión Europea. ¿Por lo tanto, dónde se basan al referirse a una formación socialdemócrata? No existe tal cosa, se trata de una reproducción estéril del discurso político-económico dominante de los medios desinformativos fieles al Régimen para demostrar que existen varias (diversas) políticas dentro del totalitarismo del arco parlamentario.

Y ahora andáis diciendo que pretenden absorber a aquellos sujetos (políticos) que “potencialmente intentaran crear una ruptura…”. Primero que todo, si tomamos en consideración las últimas encuestas – y nuestras estimaciones no distan mucho de ellas- el 80% apoya los movimientos teatrales del gobierno, y este último no está intentando absorber nada. Ha absorbido temporalmente a una buena parte de estos sujetos políticos, aunque este 80% nunca ha tenido alguna tendencia (propensión) a la ruptura. No fuerza política que tiene el apoyo del 80% de una sociedad tiene una tendencia a absorber algo. Con un guiño del ojo puede aplastar (arrasar) todo lo que se encuentre a su paso. Pero, ¿quiénes podrían hacer la evaluación política que podrían enfrentarse a un Estado armado hasta los dientes, bien organizado y con un 80% de apoyo popular?

“No vamos a aceptar que ningún Estado, ya sea derechista o izquierdista, (neo)liberal o socialdemócrata, negocie las condiciones de la gestión de nuestra vida”.

En principio hay un solo Estado. Nunca ha habido dos Estados al mismo tiempo, pero de hecho en general este es el concepto. Somos anarquistas porque estamos en contra de la gestión centralizada de nuestra vida, y a favor de la autogestión. Para que surjan condiciones de autogestión de nuestra vida colectiva se necesita mucho trabajo todavía, y no sólo por parte de aquellos que el Syriza trata de incorporar, sino también entre nosotros. Para pasar esto, es necesaria la formación de un campo adecuado para el debate y la creación, sin embargo, los procedimientos que vosotros proponéis son inadecuados.

Proponéis una actividad sin ningún “discurso político” y sin ningún motivo. Sin explicar a la sociedad el objetivo y el significado de esta protesta. Y llamáis a una “información-debate” sobre un practicismo, o sea sobre la realización de una concentración inapropiada (equivocada). ¿Sobre qué se va a debatir? No hay ni siquiera un marco de formación común más allá del carácter “anti-estatal” que vosotros queréis conferir (a la concentración), y de la aceptación del discurso dominante sobre la crisis.

Por lo general los llamamientos son antecedidos por algún debate o algunos debates, la acción suele ser el resultado de un acuerdo político, y el medio utilizado para alcanzar un objetivo está asociado con este acuerdo. Este proceso está anulado en este llamamiento. Si hubiera habido algún acuerdo político a través de algún proceso de debates, habría habido también algún sujeto político involucrado en este proceso. Lo de los “anarquistas” que llaman a una concentración sin razonamiento alguno es doblemente opuesto a todos los procesos horizontales que conocemos y hemos alcanzado. Es decir, que sois un sujeto políticamente irresponsable que llama a una acción sin molestarse en explicar las razones por las que hace el llamamiento.

“Contra las lógicas reformistas (delegación, escapatoria institucional) proponemos las luchas polimorfas de enfrentamiento para la destrucción total del Estado y del Capital”.

Si las lógicas reformistas estriban en la delegación y la escapatoria institucional, con razón algunos se preguntan “¿De qué tenemos que escapar?)” ¿Podemos imaginarnos que tenemos que escapar de la crisis? ¿O sea, que existe una salida no institucional de la crisis del capitalismo, que no conduzca a un capitalismo sin crisis? Estas luchas polimorfas de enfrentamiento que proponéis, ¿si no fueran polimorfas, qué serían? ¿Si no acabaran en un enfrentamiento, qué serían? La destrucción total es un hecho evidente que muy pocos podrían cuestionar (poner en duda) dentro del movimiento anarquista/antiautoritario. Se trata de un pensamiento populista muy propio del avestruz. Se trata de un avestruz que no tiene nombre y entidad, y que llama a una lucha de enfrentamiento sin asumir ninguna responsabilidad. La responsabilidad, sin embargo, la asumirá todo un espacio político, independientemente de la evolución (de esta “lucha”). ¿Quién se beneficia de todo esto? Con tantos factores desconocidos, no tenemos más remedio que adivinar o hacer especulaciones.

No había forma que este espacio político hiciera un descanso, que no tomara posición sobre la coyuntura de los dos últimos meses y que algunos no invirtieran en esta perplejidad e inacción del movimiento. Los que sin duda van a invertir en esta falta de acción no sois los que habéis llamado a esta concentración. Temporalmente y a causa de las condiciones sociales actuales, una gran parte de la sociedad ha delegado sus esperanzas en las gestiones de un gobierno y en el Estado. Creemos que muy pronto esta gente se sentirá decepcionada, y algunos buscarán las razones de la frustración en los malos presagios que la causaron y a los que funcionaron como impedimentos de la esperanza. Y si bien no hay ningún obstáculo a los problemas que supuestamente exigen (requieren) soluciones, por muy pequeños e insignificantes que sean estos presagios, serán el punto de referencia para el fracaso de los esfuerzos bien intencionados.

Hay muchas razones para movilizarse: Las cárceles, las condiciones de detención, las drogas, el desempleo, la represión, la cuestión de la vivienda, la política migratoria, la falta de alimentos y de atención médica, la educación, los problemas laborales. Son problemas que de alguna manera pueden sensibilizar a la sociedad y hacerla movilizarse. Pero en esta concentración el objetivo es uno: El aislamiento y el sectarismo. Frente a una sociedad que por todas las razones equivocadas del mundo ha encontrado un refugio psicológico temporal en la falsa ilusión de la esperanza que le vende el Syriza, vosotros queréis que promovamos la marginación y el distanciamiento de esta sociedad. Queréis determinar vosotros los confines entre la sociedad y el movimiento anarquista. Vosotros (la sociedad) en la plaza mayor de Síntagma, y nosotros (los anarquistas) en el barrio de Exárjia. ¿Y quién se beneficiaría de un sectarismo tan cruel? Los que van a invertir en (dedicarse a) la crítica de estos movimientos sobre la base de esta acción (concentración). Los que llevan varias décadas invirtiendo en este sectarismo y se acojonan cada vez que parecen desaparecer estas fronteras entre la sociedad y el espacio político anarquista. No, no vamos a esperar para verlos beneficiarse de nuestras debilidades, o sea de la falta del análisis y del posicionamiento oportunos sobre la coyuntura actual. Les decimos que no lo hagan, si no, esta crítica que estamos haciendo continuará y se extenderá.

El avestruz sacará su cabeza de la tierra y se pondrá a predicar y analizar la coyuntura actual, y luego encima juzgará el distanciamiento del movimiento anarquista del resto de la sociedad…Esta es la ética y la práctica del avestruz: No asumir sus responsabilidades políticas, no firmar sus llamamientos, y juzgar desde arriba y a posteriori la actitud y los movimientos de un espacio político que él quiere convertir en antisocial, así que nunca pueda escapar al aislamiento.

El texto en griego, portugués.

Enlace corto: http://verba-volant.info/es/?p=9499

[1] N.d.T. Εn la traducción hemos mantenido el tiempo verbal que usa el autor del llamamiento (presente), a pesar de que todavía el gobierno –que lleva menos de un mes gobernando- no ha echado ningunas migajas al pueblo, ni ha absorbido a nadie en estas tres semanas que ha gobernado, mucho menos a causa de algo que todavía no ha realizado…

Un comentario para “El “avestruz” y el aislamiento del movimiento anarquista”

Deja un comentario

*

Archivo