Últimamente la compañía telefónica Wind ha contratado a numerosos esclavos asalariados a través de programas de arrendamiento de trabajadores del Instituto Nacional de Empleo. Se trata de desempleados a los que dicho Instituto facilita un “bono (voucher) de acceso al mercado laboral”, o sea un contrato de trabajo de unos cinco meses de duración, sin seguridad social y sin ningún derecho laboral.

En el lenguaje de la propaganda del capitalismo estos desempleados-trabajadores son llamados “beneficiarios”, el reciclaje del desempleo es llamado “lucha contra el desempleo” y la esclavitud asalariada de tiempo definido a la que son sometidos es llamada “obra social”. Estos “programas sociales” pues no son aprovechados sólo por la patronal de Wind, sino por muchas empresas de propiedad griega o trasnacional.

Como menciona el sindicato de los trabajadores en Wind los denominados “beneficiarios” cobran unos sueldos basura, y no tienen ni seguridad social ni derechos laborales. Cobran unos 2.000 euros por los cinco meses que dura cada programa (unos 400 euros netos al mes). Estos sueldos son más bajos que el salario mínimo establecido por la última ley anti-obrera que ha conducido a miles de personas a la pobreza y la miseria. Por si fuera poco, los esclavos asalariados que participan en esta estafa no cobran cada mes, sino al final del programa. Y una vez finalizado éste, vuelven otra vez al desempleo.

Al mismo tiempo el régimen de los “beneficiarios” funciona como un medio de presión contra los demás explotados, los trabajadores que todavía tienen un puesto de trabajo. La patronal los utiliza para chantajear a estos últimos a aceptar cobrar aún menos por más horas de trabajo. Aquí hay que señalar que el sueldo de estos trabajadores arrendados no cuesta ni un euro a la patronal, dado que su sueldo basura lo paga el Estado griego, o sea el pueblo a través de los innumerables impuestos, tributos y contribuciones que le ha impuesto el Régimen. Así pues, el Estado consigue al Capital mano de obra gratis, y la “iniciativa privada” puede enorgullecerse de “crear puestos de trabajo” y de hacer una importante labor social… Y como se conforma perfectamente con este régimen, el año que viene la patronal de Wind (y no sólo de Wind) no tiene la intención de hacer contrataciones. Lo contrario, va a hacer (más) despidos, para sustituir a los despedidos por “beneficiarios”.

¿Quién se traga todo este cuento de los “programas sociales” y de su “labor social”? No es difícil de adivinar la respuesta: Los súbditos lobotomizados por los medios de desinformación y de difusión de la ideología dominante. Como se ha mencionado anteriormente Wind no es el único caso de aplicación del régimen de los trabajadores “beneficiarios”. Este régimen preanuncia el futuro sombrío que reserva la Soberanía a los esclavos modernos. Pronto vamos a publicar una entrada más detallada sobre esta nueva forma de esclavitud asalariada.

Deja un comentario

*

Archivo