“El Estado nos mostró sus dientes: ¡Están podridos!”Comunicado de denuncia de la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante, escrito con motivo de la orgia represiva de la Policía griega en la manifestación del 17 de noviembre, realizada según un plan premeditado y organizado.

“Locura puede ser abandonar nuestros sueños (…) Y la mayor locura de todas, es ver la vida tal como es y no como debería ser (…) ¡Cambiar el mundo, amigo Sancho, no es una locura, ni utopía, sino justicia!”

Don Quijote de Miguel de Cervantes (1605 – 1615)

El Estado griego, cumpliendo con sus peores tradiciones, la tarde del lunes 17 de noviembre quiso tener un muerto más. El ataque criminal, asesino, injustificado y premeditado al bloque de la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante recordó días de 1980 y de 1985, y fue un logro de los manifestantes evitar lo peor, sólo gracias a su actitud sensata, determinante y valiente. Lo mismo es válido para la presencia nocturna de la Policía en la plaza del barrio de Exarjia, donde con su práctica habitual, la de un ejército de ocupación, amenazaba a los vecinos y a los transeúntes, maltrató a una mujer periodista, pegó a un colega suyo que protestó (como resultado de todo eso los dos fueron transferidos a un hospital), y destrozó un quiosco de prensa.

Por nuestra parte, tuvimos la suerte de confirmar las intenciones de la Policía desde muy pronto. Ya desde el inicio de la manifestación, sin ningún motivo en absoluto nuestro bloque fue rodeado por escuadrones de la llamada Policía antidisturbios y por varios esbirros suyos, quienes impedían de una manera provocativa y sistemática la tarea de nuestro equipo de salvaguardia, el cual era fuerte y organizado. Cerca del Parlamento, según nos informaron testigos oculares y de oídas, cuando el líder del escuadrón que estaba en aquel sitio, el notorio neonazi de Aurora Dorada Darío Lykiardópulos, informó a su batallón de asalto uniformado que ”tuerce la esquina la pancarta de Rocinante, poneos las máscaras y preparaos”, la presión en ambos lados del bloque se volvió asfixiante.

Finalmente, la denominada Policía antidisturbios cargó contra nuestro bloque de una manera totalmente injustificada (como se evidencia en este vídeo), un poco antes de la embajada de Estados Unidos, con una furia inconcebible, pegando a ciegas con sus porras sobre todo a los y las jóvenes, disparando una gran cantidad de granadas aturdidoras y una innumerable cantidad de productos químicos. El obvio objetivo de esta carga policial era disolver el bloque y cundir el pánico, con el fin de escalar la tensión y permitir a la Policía sostener luego que su brutalidad tenía como intención “la restauración del orden”, ya que ni antes ni después de la carga se notó el mínimo movimiento agresivo por parte de nuestro bloque.

Este intento miserable de la Policía Griega fracasó estrepitosamente. Los compañeros y las compañeras que formaban el bloque de la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante se reagruparon, con una solidaridad, valentía y ayuda mutua, que los humanoides robocop que fueron sueltos por el gobierno a la calle no podrían predecir.

Del ataque de la denominada Policía antidisturbios, sin embargo, varias personas resultaron heridas. Muchos compañeros del bloque acabaron con graves lesiones, y varias mujeres (principalmente mujeres) tuvieron problemas respiratorios. Mencionamos tan sólo el ejemplo ilustrativo del caso de una estudiante de secundaria de 17 años con asma, sobre la cual un madero “valiente” vació una botella entera de gas lacrimógeno. A causa de esa brutalidad fue transferida a un hospital, donde se sometió a una terapia respiratoria con oxígeno.

La Policía siguió rodeando de una manera provocadora nuestro bloque después de su reagrupación, hasta el final de la marcha, en la embajada de Estados Unidos, y después de ella durante toda la marcha del bloque de Rocinante hacia sus oficinas, las cuales estuvieron cercadas por la Policía durante algún tiempo, prohibiendo nuestra entrada en ellas. Cuando finalmente conseguimos entrar en nuestras oficinas, desató un nuevo ataque injustificado con productos químicos, impidiendo la retirada de los manifestantes y cortando todas las calles en torno a la ruta de la marcha.

No es nuestro trabajo confirmar o refutar la teoría, según la cual unos escuadrones de las llamadas fuerzas antidisturbios se han apartado de la política de su liderazgo político, se han independizado y atacan sin recibir órdenes de sus superiores. Sabemos de sobra, desde luego, que el líder del escuadrón, el neonazi miembro de Aurora Dorada Lykiardópulos, hace al menos dos años que ha entrado en una vendetta personal con la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante, y entendemos muy bien las razones. También, sabemos que el ministro de Policía Kikilias declaró que “la Policía Griega actuó apropiadamente”, justificando completamente las atrocidades de sus subordinados. Vimos también la estrategia de la intensidad desenfrenada siendo desarrollada por el gobierno, el Estado y la Policía en los últimos días fuera de la Facultad de Derecho y la Escuela Politécnica, donde estudiantes universitarios fueron salvajemente pegados y se les impidió entrar en el espacio en que estudian.

Les hacemos saber que nuestras cabezas son muy duras y no tienen miedo a sus lamentables porras. Los bravucones uniformados del Estado y del Capital no retuvieron el río de la vitalidad social en el período de su represión más feroz (2008-2012), y tampoco lo harán ahora que la sociedad vuelve a levantar la cabeza.

La represión nos mostró sus dientes, pero ellos están podridos. Llamamos a los trabajadores y las trabajadoras, a todos los segmentos oprimidos de la sociedad a continuar con más vigor la lucha contra la pobreza y la represión, inspirados en el noviembre de 1973.

¡Que nadie tenga la menor duda de que al final nosotros vamos a ganar!

Quien siembra pobreza recoge rabia. Nos van a volver a encontrar en la calle.

La Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante organiza una entrevista abierta en el centro social de la calle Tsamadú, 15, Exárjia, el martes 18 de noviembre, a las 13:00h, con motivo de la orgia represiva de la Policía en la manifestación del 17 de noviembre de 2014.

El texto en griego, portugués.

Un comentario para ““El Estado nos mostró sus dientes: ¡Están podridos!””

Deja un comentario

*

Archivo