El gobierno vendió a BP los yacimientos petrolíferos del norte del mar EgeoLos yacimientos petrolíferos de Prinos se encuentran cerca de la isla de Tasos, en el norte del mar Egeo. Hasta hace dos meses su explotación la tenía en sus manos la empresa multinacional Energean Oil & Gas, bajo la condición de vender toda la cantidad de petróleo extraído a la empresa Elpe (Petróleo Griego). Esta última era una compañía petrolífera estatal hasta 2003, cuando una parte de sus acciones pasaron a un capitalista griego llamado Latsis. Desde 2009 la empresa de Latsis posee el 39% de las acciones de Elpe, el Estado griego un 35% y otros particulares el 25% restante.

Hace dos meses Energean Oil & Gas emitió un comunicado en el cual avisaba que iba a parar las obras de extracción porque había pactado con BP la venta del petróleo de Prinos exclusivamente a esta multinacional. Esto ocurrió mientras todavía estaba en vigor el contrato que había firmado con el Estado griego, a través de Elpe. En otras palabras, una empresa multinacional que había firmado un contrato con un Estado, ¡de repente declaró que anularía de forma indefinida las obras de extracción, rompiendo el contrato que ella misma había firmado!

Efectivamente, a los pocos días Energean Oil & Gas paró las obras y el Estado griego en vez de demandar a la multinacional, por haber violado claramente el contrato firmado entre ellos, declaró, por boca de uno de los ministros del gobierno, que el asunto iba a resolverse pronto! Al mismo tiempo los portavoces de Elpe afirmaban que no iban a renunciar a los derechos de la empresa, los cuales surgían del mismo contrato.

Dos meses más tarde, el 13 de enero de 2014, el gobierno anunció que había llegado a un acuerdo con BP, vendiendo todos los yacimientos petrolíferos a la multinacional por 500 millones de dólares. En concreto, el gobierno ha accedido a la modificación del contrato, así que Energean Oil & Gas pueda vender el petróleo directamente a BP y no a Elpe. Durante los próximos seis años el Estado no tendrá ningún beneficio de la explotación. El mismo día el Parlamento de la Democracia ratificó esta modificación del contrato, aprobando una enmienda de la ley que estaba en vigor hasta aquel momento… Así de fácil… Y la empresa Elpe, que hasta hace unas semanas aseguraba que no iba a renunciar a sus derechos, se calló y consintió a la venta, como era lo esperado en este mundo capitalista totalmente amoral y degenerado.

La concesión de los yacimientos petrolíferos de Prinos a BP está asociada tanto con los planes de esta multinacional en el Mediterráneo oriental y en la zona geográfica entre el mar Egeo y el Cáucaso, como con los planes de Energean Oil & Gas de realizar otras dos perforaciones (sondeos) petrolíferas submarinas en la misma área geográfica del norte del Egeo, cerca de la isla de Tasos. También, la misma empresa tiene la intención de realizar más perforaciones en el sur del mar Egeo y en el mar Jónico, las cuales se esperan resultar bastante más rentables que la que está en funcionamiento en Prinos. El comprador del petróleo de estos yacimientos será también BP. También, se van a realizar investigaciones en el área submarina que está al sur de Creta, donde se cree que hay otros yacimientos petrolíferos y energéticos.

Esta es la razón por la que BP está regresando al mercado griego. Se había retirado en 2009, traspasando sus actividades comerciales a Elpe. Con este último pacto y con las nuevas perforaciones en el área de Prinos, la producción de petróleo diaria se duplicará, llegando a los 5.000 barriles. De ser así, BP amortizará el capital (mínimo para los estándares de una multinacional de su talla) de los 500 millones de dólares que va a pagar al Estado griego en menos de cuatro años. Por otro lado, el Estado griego dentro de uno o dos años se verá obligado a comprar (caro) a BP y/o a otras compañías petroleras el petróleo que hasta hoy

Las ganancias de BP y de las demás multinacionales de la explotación de los yacimientos petrolíferos, energéticos y minerales son tremendas. El Estado griego y los Estados en general, además de tomar la pequeña parte de las ganancias que les corresponde (y esto no siempre como se ha mencionado más arriba…), facilitan al Capital trasnacional el contexto jurídico y legislativo de esta explotación. Notamos que en muchas ocasiones los límites entre Estado y Capital no son discernibles. Por ejemplo, el presidente del denominado Fondo para el Uso Eficaz (Adecuado) de la Propiedad Pública era un alto ejecutivo de BP…

Deja un comentario

*

Archivo