Historias de desinformación, parte II: Como los medios de desinformación y las autoridades universitarias tergiversaron intencionadamente la verdad y manipularon los hechos de una agresión asesina fascista contra estudiantes luchadores en la Ciudad Universitaria de Atenas, el 29 del pasado mes de marzo.

En el 29 de marzo, un grupo de unos 30 matones fascistas invadió dos edificios de la Ciudad Universitaria de Atenas. Después de dedicarse a varias agresiones y chulerías, los neonazis armados con barras de hierro y porras disolvieron una asamblea de estudiantes, pegaron a varios de ellos, lesionaron gravemente a un estudiante y a continuación se dirigieron al local auto-gestionado, donde se enfrentaron a ellos unas personas que se encontraban en su entorno en aquel momento. A continuación, los neonazis fueron rechazados y de inmediato los estudiantes antifascistas realizaron una marcha por las calles del barrio colindante y por el recinto de la Ciudad Universitaria. Durante la marcha unas 400 personas rompieron varias oficinas de partidos ultraderechistas y fascistas.

Antes de leer esta historia de desinformación, podéis leer como se trató el tema en una breve entrada de Verba Volant sobre el aumento de las agresiones fascistas y paraestatales, escrita y publicada un día después de la agresión fascista. También, leer el comunicado relativo de los estudiantes autónomos, en contra de la desinformación de los medios de comunicación (como mencionan ellos), así como el comunicado relativo de los/las estudiantes contra el Sistema.

Los «buenos»

En el sitio web del diario de topontiki.gr leemos:

“Unos 30 miembros de la organización ultraderechista ” Jrisí Avgí” (Aurora Dorada), así como estudiantes de la organización estudiantil chipriota “Drasis-Kes” han invadido, hoy jueves (29 de marzo), un poco después de las 13:00h, en el área de la Facultad de Matemáticas en la ciudad universitaria de la Universidad de Atenas. Según la información recibida, con porras, cascos, hasta con hachas atacaron a estudiantes del partido Coalición de Izquierdas y a estudiantes de la Izquierda extra-parlamentaria que estaban asistiendo a una asamblea de su facultad, mientras que hubo 3 heridos. Al principio se fueron al área de la Facultad de Matemáticas y después de destruir las mesas de las juventudes del partido gobernante, del partido Coalición de Izquierdas y de un partido de la Izquierda extraparlamentaria y de pegar a 2 estudiantes que estaban ahí, a continuación se pusieron a perseguir a quien se encontraba a su paso. Unos minutos más tarde, pasaron al área de la Facultad de Física, que está al lado de la Facultad de Matemáticas para buscar a más estudiantes, ya que al mismo tiempo se estaba celebrando una asamblea general”.

Los periodistas de este diario llaman al grupo neonazi, fascista y paraestatal “organización ultraderechista”, confiriéndole algo de legitimidad y olvidándose de todos los ataques asesinos que ha realizado en el pasado, de sus tácticas mafiosas y de sus relaciones con aparatos paraestatales. Aún peor, los fascistas neonazis chipriotas son llamados “organización estudiantil”. Así el lector del artículo entiende que el ataque fascista organizado fue un asunto de peleas entre estudiantes.

En absoluto se citan en el texto los estudiantes libertarios y anarquistas, quienes fueron objetivos de la agresión. ¿Pura casualidad? A lo mejor no, ya que no se hace la mínima mención a la reacción de estos estudiantes, quienes junto con varios izquierdistas y otros estudiantes y solidarios, intentaron defenderse a sí mismos, rechazar a los asesinos, y al rato realizaron una marcha por las calles del barrio de la ciudad universitaria. Parece que esta marcha nunca existió, si damos crédito a los buenos periodistas y a sus fuentes anónimas.

Tampoco mencionaron que uno de los heridos fue trasladado al hospital y se quedó hospitalizado allí gravemente herido. Tampoco mencionaron que durante el ataque se pusieron en verdadero peligro muchas vidas humanas. Los neonazis no sólo andaban corriendo enloquecidos en busca de estudiantes, sino que llevaron a cabo un operativo bien organizado y apuntado a estudiantes pertenecientes a bandos políticos radicales.  Y por supuesto, ni una palabra de la actitud de la Policía, la cual respaldó este ataque.

Esta ha sido la parte “buena” de esta historia de desinformación. Veamos algunas de las demás:

Los malos

El periódico y página web de desinformación “Proto Thema” habló de unos “conflictos que estallaron entre miembros de Jrisí Avgí y anarquistas”. Fijaos en la forma de expresión abstracta, tanto en esta frase como en todos los “reportajes” desinformativos y propagandísticos. Evitan ser concretos, con el fin de crear confusión. No se mencionan  los porqués de estos supuestos conflictos. No se cita como… “estallaron” de repente estos supuestos conflictos. Además, el uso de la palabra conflicto es intencionado. En primer lugar, pretende identificar en el subconsciente del lector a los neonazis con los anarquistas. Por consiguiente, se pretende crear la impresión de que ambos son violentos y agresivos y tienen que ser rechazados por el ciudadano pacífico. Segundo, quiere colar el mensaje subliminal que ambos participaron en este conflicto por voluntad propia. Fijémonos también en el hecho de que no se hace la más mínima mención al cómo y porqué sucedió la invasión fascista, a la que llama “conflicto”.

En el mismo artículo leemos que “después de los conflictos 20 estudiantes realizaron una marcha de protesta en torno a la ciudad universitaria”. Aquí, la desinformación proporcionada a sus lectores es tan distorsionada que se le queda la impresión al lector que los estudiantes manifestaron en contra de la violencia ejercida en la Universidad por anarquistas y ultraderechistas, o sea en contra de sus conflictos. Se silencia cuidadosamente el hecho de que la marcha se realizó contra las agresiones fascistas y que ejerció una contra-violencia masiva y apuntada a unos objetivos fascistas de un simbolismo claro: se destruyeron las oficinas de un partido fascista y de una fracción política ultraderechista.

Otra vez se juega el papel de la paz, aunque de forma sucia, igual que los que hacen uso de ella. El mensaje que le quieren transmitir al lector (entre otros) es: “¿Qué tienes que ver tú con estos violentos y agresivos? Ponte de lado de la paz”. El lado de la paz es el del Sistema de la explotación, de la violencia encubierta y legitimada que es ejercida diariamente contra todos nosotros, del terrorismo de los patrones, del Capital, del Estado y los aparatos paraestatales. Y por cierto, hacen todo lo posible así que la sociedad no llegue a asociar los grupos fascistas con estos aparatos y no llegue a entender el papel de ambos en nuestra vida, la represión y la lucha social.

No obstante, este fue el segundo artículo que el periódico “Proto Thema” dedicó al tema de la agresión fascista. El primero, mucho más extenso que el segundo, se titula “Campo de batalla la ciudad universitaria”, insinuando una pelea entre dos grupos. Se cita una sola vez el nombre del grupúsculo fascista, mientras que en el resto del artículo se hace una mención, genérica pero consciente, a alborotadores, agitadores, encapuchados y personas que llevaban puestos cascos y chaquetones negros. Hay que señalar que de la misma manera estos buenos periodistas suelen describir a los anarquistas y a los jóvenes rebelados en las manifestaciones contra la barbarie del Régimen. Por esta razón hacen uso de estas palabras. Su objetivo es confundir, identificar en el inconsciente del lector a los anarquistas y los luchadores con estos grupos paraestatales.

Se habla también de “incidentes que acabaron rápido”, de tres personas ligeramente lesionadas (sin embargo, al final del mismo artículo se hace mención a un solo estudiante gravemente herido) y por supuesto se publica entero el comunicado del Rectorado de la Universidad… ¿Por qué? Porque en este comunicado se hace hincapié en los “extra-universitarios que alteran el orden público de la Universidad”. El mensaje es claro que tiene como objetivo el asilo universitario: “el asilo es para los universitarios”, según andan diciendo los representantes de la ideología dominante en la Universidad. Después de haber votado en el Parlamento la abolición del asilo universitario, el Régimen sigue con la propaganda sobre la necesidad de su eliminación, para consolidarla en la conciencia de la sociedad. Para eso sirven pues los ataques fascistas bien programados y coordinados, los comunicados de los varios rectorados, partidos y bandos políticos, en consonancia con la propaganda, las mentiras y el lavado de cerebro de los medios de desinformación masivos.

Los feos

Publicamos aquí la mayor parte del comunicado del Rectorado de la Universidad de Atenas, ya que forma parte de la misma desinformación y propaganda masivas y tiene los mismos objetivos que ella:

“La Universidad de Atenas recibió un ataque inmotivado por parte de elementos extra-universitarios, los cuales procedieron a brutalidades contra estudiantes y otros miembros de la comunidad universitaria, así como en perjuicio de la propiedad del pueblo griego. De inmediato las Autoridades de la Universidad cumplieron con su deber y los hechos no se escalonaron. Denunciamos la barbarie mostrada hacia un espacio y unas personas, teniendo como objetivo el buen funcionamiento de nuestra Universidad y la aterrorización de la comunidad universitaria. Definitivamente, estas acciones no hacen más que crear un entorno que tiene como objetivo la depreciación de la Universidad Pública”.

Cada frase contiene por lo menos una mentira o inexactitud. Fijémonos en el abuso de títulos vacíos de contenido como “comunidad universitaria”, “elementos extra-universitarios”, “propiedad del pueblo”. La llamada por los catedráticos comunidad es un conjunto que no tiene el mínimo interés en común. Por un lado los profesores, sus lacayos y los amos de ellos, las empresas multinacionales y el Estado, y por otro lado la mayor parte de los estudiantes. La llamada por ellos propiedad del pueblo está gestionada por una casta, una élite privilegiada, según los intereses de sus amos. Y por supuesto lo de la intervención inmediata de las autoridades es un chiste de mal gusto que sobrepasa los límites de la mentira desvergonzada. Las autoridades universitarias se limitaron a emitir este comunicado al día siguiente. Los únicos que reaccionaron, en la práctica y de inmediato, contra la agresión fascista, fueron los estudiantes antifascistas y los solidarios.

Los malos otra vez

Pasemos ahora a la desinformación más pura y dura. La página web newsit.gr escribió en el título de su entrada relativa que tres estudiantes fueron llevados al hospital sangrientos después de un ataque de encapuchados. En este caso el número de las personas gravemente heridas aumenta, para asociar la agresión asesina fascista (no lo olvidemos, que con tanta mentira acabaremos olvidándonos de la realidad…) con el movimiento anarquista. En el título se emplea la palabra encapuchados, la cual ha estado asociándose en el subconsciente de la sociedad con los anarquistas, durante muchos años de lavado de cerebro coordinado por todos los medios de propaganda.

En la misma entrada leemos de “imágenes de caos en la ciudad universitaria, la cual fue convertida literalmente en un campo de batalla, con encapuchados y anti-autoritarios cundiendo el pánico…los incidentes comenzaron el miércoles, cuando un grupo de anarquistas rompió las mesas de la juventud del partido Laos, sin que nadie reaccionara…Y no se limitaron a esto. A las 10:30 de la mañana del jueves, unas 30 personas que llevaban cascos y sujetaban barras de hierro, entraron en el edificio y se pusieron a pegar al que encontraban a su paso”. Según esta grosera y desinformación, los anarquistas son los que iniciaron los incidentes, los anarquistas y los encapuchados cundieron el pánico y…unas personas que llevaban cascos pegaron a los estudiantes… ¿Si vosotros leyerais tan sólo esto, sacaríais la conclusión de que un grupo de neonazis había realizado una invasión bien estudiada y coordinada? ¿Qué no? Pues este es uno de los objetivos de la desinformación.

En el subtítulo de la misma entrada leemos que “la Policía estuvo ausente y no intervino para dar fin a este jaleo”. Ya se deja entrever otro objetivo de la desinformación. Quieren la eliminación del asilo universitario en la práctica, a toda costa. Y están preparando y predisponiendo a la opinión pública para esto. Parece que los mass media están mucho más sucios de lo que parecen. Y por supuesto no dejaron de publicar el comunicado del Rectorado entero. Ojo, publicaron sólo el comunicado del Rectorado, nada de comunicados de los estudiantes, de los antifascistas, del local auto-gestionado, de otras colectividades. Todos estos no existen en el maravilloso mundo de la desinformación fascista. ¿Qué más da que entre los comentarios, algunos lectores suyos les echan la bronca y cuenten la verdadera historia de lo que había pasado? Los buenos periodistas no cambiaron ni mu de lo escrito en la entrada. Ni la modificaron, ni añadieron otra para rectificar, ni los desmintieron. ¿Un malintencionado podría pensar que lo que hacen lo hacen con una cierta intención, no?

Concluyendo, la página web si mencionó la noticia de la marcha de protesta. ¿Sí, pero cómo? La presentó como una protesta de los estudiantes (en general…parece que lo general gusta en el mundo de la desinformación…) en contra de los incidentes (tal como los presentó anteriormente). ¿Distorsión de la realidad? Sí, pero muy bien estudiada. Y sobre todo llevada a cabo por unos trabajadores, quienes «simplemente hacen su trabajo». ¿Cierto, pero qué tipo de trabajo?

La más torpe de las páginas web desinformativas, newsbeast.gr, habló de “un conflicto entre miembros de Jrisí Avgí y la juventud de Laos[1], en el cual se involucraron más tarde grupos de anarquistas que acudieron a la ciudad universitaria para pelearse a palos con ellos”. Aquí la estupidez se cruza con la astucia. Neonazis, nacionalistas y anarquistas se meten en una sopa, así que se identifiquen en el subconsciente del lector como unos “grupos de ideología extrema”. Les importa un bledo invertir o tergiversar la realidad, subestimar nuestra mentalidad y escribir cualquier grosería o mentira evidente.

En este segundo homenaje nuestro a la desinformación, han sido escogidos adrede unos ejemplos de desinformación internética. Hay quien cree que la tele tiene el monopolio de la desinformación y que se puede informar mejor en internet. Estos pocos ejemplos son ilustrativos de lo relativa que es esta convicción. Puede ser que las emisoras televisivas estén totalmente controladas por el Régimen. Esto no quiere decir que en internet no abunden los sitios web cuyo objetivo es la manipulación de las masas, a través de su lavado de cerebro, llevado a cabo con medios científicos.

Pasemos ahora al periódico Metro, repartido gratuitamente en las estaciones de metro. Aquí la desinformación es más descarada. Bajo el título “Campo de batalla” (¿el mismo, por pura casualidad, que el de otros mass media, verdad?), leemos: “la Facultad de Matemáticas se convirtió en un verdadero campo de batalla después de los conflictos que estallaron (otra vez la misma palabra, ¿será pura casualidad?) entre anarquistas y fracciones estudiantiles”. Aparte del hecho de que no son capaces de manejar su propia lengua materna y hacen errores gramaticales en casi cada frase que escriben (a menos que la copien), aquí la versión de la historia es sumamente interesante. ¡Son anarquistas los que atacaron a los estudiantes! ¡Atacaron incluso su propio local auto-gestionado! Lo calificaríamos como una mera muestra de estupidez si no se hubiera repetido reiteradas veces en el pasado, sin jamás haberse procedido a ninguna rectificación.

Llama la atención la similitud entre muchos artículos y entradas de periódicos y páginas web fieles al Régimen y reproductores de la ideología dominante. Una persona suspicaz y malintencionada podría suponer que un solo texto fue redactado por alguien y que todos ellos o bien lo copiaron o lo modificaron ligeramente antes de publicarlo como “noticia”. De ser así, no se tarda nada en publicarlo. De hecho, la mayoría de los textos se publicaron en las páginas web susodichas casi a la vez que los hechos. De ser así, la misma persona, por consiguiente, podría suponer que este texto podría haber sido redactado anteriormente a los hechos. De ser así, la misma persona podría suponer que el ataque de los fascistas (el brazo largo del Poder) había estado programado y que estaba asociado con los intereses de los que redactaron el texto… ¿Suceden tales cosas en la Democracia?

De la misma o aún peor manera trataron el tema los canales televisivos. Al mismo día de la invasión de los neonazis en la Universidad, varios catedráticos, diputados y políticos salieron en casi todos los canales, entrevistados por los periodistas imparciales cuyo objetivo es la información del pueblo…En casi todas las entrevistas, las preguntas eran casi las mismas (otra casualidad) y se basaban en la versión de la historia publicada en periódicos y sitios web que están del lado del Régimen. Hay que señalar que los buenos e imparciales periodistas seleccionaron cuidadosamente a sus invitados y entrevistados. Todos los entrevistados se preguntaron por qué no intervino la Policía, dejando a los portadores de ideologías extremas resolver sus diferencias con peleas y conflictos sangrientos y violentos dentro del recinto “sagrado” de la Universidad. También, tanto los periodistas como los entrevistados comentaron que lo que ocurrió es una secuela de la libertad excesiva, pidieron más represión preventiva, y por supuesto la implementación de la ley con la que ya se ha eliminado el asilo universitario. Ya el camino había sido trazado por los fascistas, más bien por sus amos, con el ataque a los estudiantes que resisten a esta barbarie.

En lugar de epílogo, recordemos otra vez este viejo lema anarquista que es siempre actual y cuadra mucho con esta historia de desinformación (y no sólo con ella): “Maderos, tv, neonazis, todos los hijos de puta trabajan juntos”.

Fuentes: www.aksioprepeiakantoxh.com, parallhlografos.wordpress.com, así como los periódicos y las páginas web de los medios de desinformación citados en el texto.


[1] Organización fascista y partido ultraderechista respectivamente. No se menciona lo que realmente son a fin de identificarlos como bandos políticos de ideología extrema, y a continuación identificarlos con el movimiento anarquista. Estúpido pero real.

Deja un comentario

*

Archivo