El sindicato de base de los trabajadores en las organizaciones no gubernamentales denuncia el terrorismo laboral de los dirigentes de una ONG, llamada “Juntos por el niño” (Mazí gia to paidí). Durante una entrevista de trabajo, los miembros de la Junta Directiva de la ONG le dijeron: “Aquí todos somos una compañía”, “nosotros, los miembros de la Junta Directiva, somos voluntarios” y “no hay horarios y jornadas de trabajo cuando hay mucho trabajo”. Un poco antes de final de la entrevista, uno de los miembros de la Junta Directiva añadió: “Y algo más: Aquí no hay sindicalismo y política. Esto fuera de aquí…”.

Al día siguiente la persona entrevistada fue informada por la ONG de que no iba a ser contratada. Cuando preguntó si el comentario sobre el sindicalismo fue hecho sólo en su entrevista o si era una sugerencia hecha a todos los entrevistados, el encargado de la ONG contestó que la ONG incita a todos los trabajadores en ella a abstenerse del sindicalismo.

Al mismo tiempo que estas organizaciones lucrativas llamadas no gubernamentales se supone que velan por el respeto de los derechos humanos, incitan a los trabajadores a renunciar a sus derechos laborales, y a abstenerse de la lucha por ellos. Los esclavos asalariados no podrían formar “una compañía” junto con sus patrones y sus lacayos (“voluntarios” o no), porque simplemente no tienen los mismos intereses económicos y de clase. Como señala el sindicato de base de los trabajadores en las organizaciones no gubernamentales, la organización desde abajo es el arma de los trabajadores.

Deja un comentario

*

Archivo