Fracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembreFracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembre
Más de 30.000 personas participaron en la manifestación del 17 de noviembre de 2014 en Atenas, en el 41º aniversario de la revuelta de la Escuela Politécnica en 1973 contra la Dictadura de aquella época. Antes del comienzo de la manifestación cerca de 7.000 maderos uniformados o vestidos de civil se habían dispersado por todas partes en el centro de la ciudad, recordándonos que “la Dictadura no se acabó en 1973”, según uno de los lemas gritados en la marcha a la embajada de Estados Unidos.

Antes de la manifestación las fuerzas represivas del Régimen habían creado un ambiente de terrorismo, con docenas de retenciones preventivas de personas que se dirigían a los puntos de concentración de la manifestación, y con miles de maderos alineados en torno a los edificios de las facultades del centro de Atenas, clausurados desde el viernes pasado por la Democracia, en concreto por orden del rector de la Universidad de Atenas.

Durante la manifestación la Policía confirmó con su actitud lo que mucha gente comentaba el fin de semana pasado: Que provocaría a los manifestantes, y haría todo lo posible para disolver la marcha. Y lo hizo de una manera descarada. Desde el inicio de la marcha la presencia de la Policía casi en torno al bloque anarquista era asfixiante, y la actitud de los maderos era descaradamente provocadora. Unas tres horas después del comienzo de la marcha, y mientras la marcha se estaba desarrollando pacíficamente, de repente y sin el mínimo pretexto realizó una injustificada agresión contra el bloque anarquista. Durante esta brutal y totalmente injustificada carga policial, los maderos se pusieron a pegar a los anarquistas y a todos los manifestantes que en aquel momento estaban a su alcance.

En el siguiente video se ven las dos cargas de la Policía durante la marcha contra el bloque anarquista y otros manifestantes.

Imagen de previsualización de YouTube

No obstante, el objetivo de las fuerzas represivas no se había alcanzado. La Policía había logrado disolver la manifestación, sin embargo, la reacción de los manifestantes no fue la que esperaba la Policía. La mayoría de los manifestantes atacados se reagruparon y continuaron marchando hacia la embajada de Estados Unidos, a pesar de las provocaciones constantes de los maderos. La continuación de la represión se dio en el barrio de Exarjia, adonde llegaron muchos de los manifestantes anarquistas e izquierdistas, después de la carga policial contra el bloque anarquista, y una vez finalizada la marcha.

En este barrio la Policía se dedicó a una verdadera orgia represiva. Maderos motorizados o miembros de las denominadas fuerzas antidisturbios se pusieron a perseguir, insultar, hacer gestos (ver una de las fotos publicadas), detener y agredir a cualquier persona estaba en la calle, arrasando con todo lo que estaba a su paso. Destruyeron una parte de un quiosco, pegaron una paliza a sus dueños, invadieron una vivienda para perseguir a los manifestantes que se habían refugiado en su interior para huir de su rabia represiva, rompieron cristaleras de negocios y viviendas, dispararon grandes cantidades de granadas aturdidoras y de gases lacrimógenos en una zona urbana densamente poblada, insultaron a los vecinos, y procedieron a muchas y variadas guarradas a las cuales ya nos tienen acostumbrados.

Un ejemplo de lo anteriormente citado es la actitud de los maderos en el siguiente vídeo. Acaban de dar una paliza a una persona que está tumbada en el suelo. Uno de ellos les dice a los demás que se vayan dejando a la persona lesionada por ellos tumbada en el medio de la calle.

Imagen de previsualización de YouTube

Al mismo tiempo que muchos manifestantes estaban llegando a Exarjia, una persona denunció en Internet que en una calle cerca del barrio de una furgoneta de la Policía (cuyo número de matrícula se hizo público en dicha denuncia) bajaron varios “encapuchados”, dirigiéndose a continuación a Exarjia. El colectivo “Μovimiento Antiautoritario de Atenas” sacó un comunicado, titulado “Lo vimos con nuestros propios ojos”, en el cual denuncia que unos miembros suyos vieron con sus propios ojos a policías llevando cócteles molotov. Como hemos mencionado anteriormente, el objetivo de la Policía y de sus patrones políticos era claro. Era tan claro que la gran mayoría de los manifestantes y de la gente en general no picó el cebo.

No se dieron enfrentamientos organizados y extendidos con la Policía en Exarjia, tras la llegada del bloque anarquista a este barrio. Unos grupos de manifestantes tiraron cócteles molotov y piedras a los maderos, sin embargo la actitud provocadora de estos últimos fue premeditada y deliberada, y desde luego fue independiente de estos limitados enfrentamientos. Señalamos que durante la invasión de la Policía en Exarjia, muchos de los habitantes del barrio arrojaban desde sus balcones varios objetos a los maderos, causándoles perplejidad y en algunas ocasiones haciéndoles alejarse de sus puestos.

Hasta el momento en que se están escribiendo estas líneas en Atenas se han realizado 64 retenciones preventivas y 10 detenciones.

En Tesalónica la marcha fue bastante masiva. La presencia de la Policía era igual de asfixiante que en Atenas, lo que condujo a los manifestantes a parar la marcha durente un rato, protestando y gritando lemas contra la Policía. Se dieron limitados enfrentamientos entre manifestantes y maderos. En Patras un grupo de manifestantes atacó al llamado “Palacio de Justicia” de la ciudad con piedras y cócteles molotov. También, en esta ciudad los enfrentamientos fueron limitados (vídeo).

El texto en portugués.

3 comentarios para “Fracasa el plan represivo premeditado de la Policía en la manifestación del 17 de noviembre”

Deja un comentario

*

Archivo