Diez reclusas en el centro de detención de Elinikó, Atenas, están en huelga de hambre desde el 13 de abril. La huelga de hambre fue comenzada por 47 mujeres inmigrantes. Desde el inicio de la huelga de hambre, los guardias de la cárcel, obviamente cumpliendo con las órdenes de sus superiores, les han prohibido salir al patio del centro de detención.

En el texto en el cual hacían público el inicio de la huelga de hambre decían: “Somos las mujeres del centro de detención de Elinikó. Escribimos esto para vosotros para haceros saber cuan cansadas y tristes estamos. Somos 47 las que hemos iniciado la huelga de hambre y no queremos comer, porque no sabemos qué nos puede pasar. Algunas de nosotros llevamos un año aquí, otras once meses, otras siete, seis, cinco, cuatro, e.tc. La mayoría de nosotras llevamos muchos años viviendo aquí, en el país, y afuera nos están esperando nuestros trabajos, nuestros maridos e hijos. Por eso, rogamos por nuestra libertad. Si hay algo que vosotros, humanos, podéis hacer para ayudarnos a liberarnos, seremos muy felices. Gracias”.

El sábado 16 de abril se realizó una marcha al centro de detención de Elinikó, en solidaridad con las presas(fotos).  En la marcha participaron unas 300 personas, miembros de varias colectividades, así como gente solidaria que no pertenece a alguna colectividad. Los manifestantes gritaron lemas, repartieron panfletos y tiraron volantes en las calles de los barrios del sur de Atenas por los cuales pasó la marcha. Al llegar la marcha fuera del centro de detención, las voces de los manifestantes se juntaron con las de las reclusas que estaban gritando lemas por su libertad. Cuatro de las manifestantes entraron en el centro de detención y hablaron con las reclusas luchadoras.

R.D., la inmigrante que mientras estaba embarazada y estaba sangrando no fue trasladada a un hospital y perdió su niño, aún está presa. Sanae Taleb, la inmigrante que se resistió a la tentativa de su deportación, también está presa desde hace un año. Va a estar reclusa por lo menos otros seis meses. Su juicio es el 31 de mayo.

El domingo 17 de abril se celebrará una asamblea para determinar la continuación de las acciones de solidaridad con las reclusas en el centro de detención de Elinikó.

Εl texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo