Texto publicado en la página web https://freenet2004.wordpress.com.

La cuestión de la promoción de la “particularidad griega” desde el comienzo de la crisis capitalista mundial ha constituido la primera línea de defensa de los partidarios del “todos juntos nos hemos comido el dinero”[1] , a fin de inculpar las conquistas (acervos) de la sociedad, los derechos de los trabajadores y los bienes públicos, como causas de la crisis en Grecia. Incluso cuando era obvio que otros países de la Unión Europea estaban afectados también por la crisis, la línea oficial de la campaña de la propaganda del gobierno, de los medios de desinformación y de los periodistas fieles a él, era que la crisis había sido provocada a causa de unas “peculiaridades” locales del sistema capitalista griego, las cuales tenían que ser rectificadas mediante unas reformas reaccionarias.

Por supuesto, estas “peculiaridades” en ningún caso eran el enriquecimiento incontenible del Capital nutrido del Estado, el cual durante varias décadas ha estado saqueando la riqueza pública mediante la entrega a él de las estructuras y los servicios que pertenecían al Estado. Tampoco era una “particularidad” las evasiones fiscales de las que gozan los industriales y los armadores, ¡las cuales incluso habían sido incluidas en la Constitución así que no pudieran ser revocadas! Tampoco era una “particularidad” el funcionamiento durante muchos años de varios mass media (canales televisivos y emisoras de radio) sin licencia de transmisión en varias frecuencias, o el aplazamiento constante que llega hasta la actualidad del cumplimiento con sus obligaciones fiscales. Por supuesto, ni hablar de la particularidad de las listas de los capitalistas griegos que desde hace varias décadas han sacado del país cientos de miles de millones de euros, beneficiándose del trabajo de los trabajadores y apropiándose de la riqueza que ellos producen. Tampoco es una particularidad las referencias de varios medios extranjeros impresos a la oligarquía en Grecia que no paga impuestos y no se ve afectada por la crisis. Tampoco es una particularidad la existencia de los contratistas de obras públicas, quienes están detrás de cada contrato de concesión de obras públicas, grandes o pequeñas, y además son dueños de grandes grupos mediáticos, medios de desinformación y periódicos, y son los que nombran o derrocan gobiernos.

Todo lo anteriormente mencionado no constituye una peculiaridad griega, al igual que, por ejemplo, las pensiones de los trabajadores, los salarios, los derechos laborales, la Universidad pública, las movilizaciones y luchas contra el empobrecimiento, las protestas contra la disolución del sistema de sanitario y su entrega al Capital. Para toda la Prensa y los demás medios de desinformación, las huelgas, las movilizaciones y las ocupaciones son un “privilegio griego” que diferencia totalmente al país (de los demás países), situándolo en algún lugar entre los países de África, porque “en la Unión Europea tales cosas no se hacen”.

La “particularidad griega” ha llegado a presentarse como la vergüenza de la Unión Europea, la situación miserable a la que ha llegado un pueblo que ha tolerado todas estas “enfermedades”, y por eso ahora se merece someterse al “tratamiento recomendado por su médico”, con el fin de tomar luego el camino virtuoso del empobrecimiento, de la miseria y de la sumisión, o sea de los rasgos fundamentales de una persona dócil que acepta todo para poder llegar a su “salvación”. Un sinónimo de la frase “peculiaridad griega” es la frase “pequeñas minorías partidarias de la violencia” que se puede leer en muchos medios impresos de difusión de la propaganda neoliberal cínica.

El mensaje es claro

El empleo de la “particularidad” en el discurso público está adquiriendo características propias de una situación (estado) enfermiza y parasitaria. Ya sea cuando se refiere a las luchas sindicales, a las pensiones, a las huelgas, a las ocupaciones, o incluso a la homosexualidad, a las ideas políticas o a la acción social. La “particularidad” de ciertos grupos, individuos, colectivos, ha sido inculpada a causa de su distanciamiento y de su diferenciación de la política impuesta por el gobierno y los medios de desinformación fieles a él: la política de servir a los intereses del Capital. La particularidad del color, del sexo, de la identidad sexual, y de la acción política, ha sido puesta en el punto de mira y ha sido perseguida. El caso más característico ha sido el de los inmigrantes, cuya “particularidad” ha sido perseguida y atacada, con acciones violentas y con asesinatos, por las fuerzas armadas del Estado y los asesinos paraestatales de la banda neonazi Aurora Dorada. Ha sido esa “particularidad” la que ha hecho que en el marco del discurso público los comentaristas cínicos de los telediarios hayan justificado los naufragios de los inmigrantes en islas griegas, o sea los crímenes del apartheid griego alineado a la política de la “invasión” (en los barrios de los inmigrantes) y de la “reocupación de las ciudades” (a los inmigrantes) que ha sido promovida con el discurso público de cualquier político como el primer ministro Samarás y el ex ministro Georgiadis.

La particularidad de la Universidad pública

Es esta “particularidad” de la Universidad pública griega la que ha forzado al gobierno a imponer su política a través del rector Fortsakis, de un abogado bien conocido con una amplia gama de negocios con el Capital griego y extranjera, con una relación muy profunda con el llamado “Fondo para el Uso Eficaz (Adecuado) de la Propiedad Pública” (TAIPED), de una corporación en la que es asesor y la cual ha sido fundada para (mal)vender la riqueza púbica al Capital, y con varios puestos en los gobiernos de Mitsotakis, Simitis, Samarás (como por ejemplo el cargo del presidente del órgano supervisor de la pecaminosa Radiotelevisión Griega).

Se pusieron furiosos los comentaristas de los telediarios y los periodistas de los medios impresos neoliberales por las ocupaciones realizadas y las luchas dadas en las universidades y las escuelas griegas. Las presentaron como un resultado de la peculiaridad griega, que ya tiene que ser confrontada con mano de hierro y con maderos. Decenas son, sin embargo, los ejemplos semejantes de universidades extranjeras, como las ocupaciones estudiantiles y la invasión de la policía antidisturbios en el recinto universitario de la Sorbona y en otras universidades francesas, los duros enfrentamientos en las universidades inglesas cuando el gobierno trató de aumentar las tasas universitarias, y las ocupaciones en las universidades italianas y alemanas por el “3+2” y la intensificación de los estudios.

La particularidad del sector público

“Particularidad griega” son también los funcionarios públicos, que a pesar de que su número raya en el promedio de la UE, han sido considerados como el mal absoluto y la causa de la crisis del sistema capitalista griego. Esta supuesta “particularidad griega” justificó los recortes salariales, la abolición de los derechos, las movilizaciones forzosas de varios grupos de trabajadores, y los despidos masivos de miles de empleados. Esta estrategia sirve para la separación de los trabajadores, y a continuación para poner en la punta de mira a unos de ellos y atacarlos.

Y por detrás de todo eso, los miembros de la familia Mitsotakis, de una familia de políticos derechistas que lleva décadas viviendo exclusivamente de los fondos públicos y los patrocinios de Siemens y de otras empresas semejantes….

La particularidad de la Escuela pública

Recientemente, con motivo de las ocupaciones de muchas escuelas públicas, el ministro de Educación Loverdos (quien puso en evidencia a mujeres que son seropositivas, y además es admirador del “auténtico movimiento” de la banda nazi Aurora Dorada), planteó el tema del trabajo voluntario no remunerado de los profesores de las escuelas públicas, así que se redujeran las deficiencias de los alumnos y la pérdida de horas de clase. La escasez crónica de profesores en las escuelas públicas que conlleva la pérdida de miles de horas de clase en este caso es un argumento de la particularidad griega en el sistema educativo público, empleado para justificar las intervenciones autoritarias del Estado, la disolución de los derechos laborales fundamentales y la formación de un nuevo estado, en el que miles de profesores serán algo como rehenes, quienes bajo la amenaza del desempleo estarán dispuestos a llenar los puestos de trabajo vacantes, sin cobrar, pero recibiendo la promesa vaga y cínica de conseguir un puesto de trabajo fijo.

Se ha “demostrado” que la herramienta de la “particularidad griega” es una “herramienta” multiuso, aplicable a cada categoría de la población puesta en el punto de mira por el Poder. También, es una “justificación” de los pogromos nazis contra los homosexuales, los inmigrantes, los izquierdistas, los anarquistas. Porque cuando edificas estrategias políticas sobre el aislamiento y la persecución de los que quieres hacer daño, esta construcción ideológica promovida por los periodistas de los medios desinformativos es una “herramienta” de primera clase en las manos de los fascistas, quienes la utilizan para poner en el punto de mira a personas que pertenecen a grupos con otro tipo de “peculiaridades”….

El texto en griego.

Enlace corto: http://verba-volant.info/es/?p=9379.

[1] Frase de un ex ministro del gobierno, miembro del partido neoliberal autodenominado Movimiento Socialista Heleno (Pasok).

Deja un comentario

*

Archivo