El 2 de febrero de 2013 la Policía griega detuvo a cuatro personas bajo la acusación de haber robado un banco en la ciudad de Kozani, en el noroeste de Grecia. Enseguida, los mass media se apresuraron a asociarlos con la organización de lucha armada Conspiración de Células del Fuego. Además, la Policía publicó los nombres y apellidos de los detenidos junto con fotos de ellos claramente retocadas. En estas fotos, a pesar del retoque, y sobre todo en otras que se publicaron en los mass media, los detenidos aparecen golpeados y torturados.

El texto que sigue es una breve información sobre lo acontecido, escrita y por solidarios el domingo 3 de febrero de 2013, después de contactar con los padres de uno de los detenidos torturados. El texto fue publicado en https://athens.indymedia.org.

Después de contactar con los padres del detenido Andreas-Dimitris Burtzukos informamos de lo siguiente:

El sábado 2 de febrero (tarde por la noche) todos los detenidos fueron trasladados a la Dirección General de la Policía en Atenas. El 3 de febrero por la mañana ha sido el primer día, después de negativas consecutivas de la Policía, que los padres (de los detenidos), comunicaron con sus hijos, lo mismo que los abogados de ellos. Se les dio 15 minutos de tiempo en el piso 12 de la Dirección General de la Policía.

En cuanto a Andreas-Dimitris Burtzukos, tenía una mano esposada con la silla en que estaba sentado durante estos 15 minutos. Nos informó de que en el centro de detención de Berea mientras estaba esposado con las manos atrás, le habían puesto una capucha en la cabeza, lo hicieron sentarse a rodillas y lo estuvieron pegando por cuatro horas en la cabeza, en la cara, en la barriga, y le arrancaron parte de su pelo. Esto fue realizado sin ninguna resistencia por su parte y se da por hecho que iba acompañado de amenazas, insultos y palabrotas vulgares. Las consecuencias de estas torturas han sido: hematuria, fuertes mareos, dolores de cabeza, edemas en toda su cara, hematomas en sus dos ojos, contusiones y magulladuras por todas partes. Sus padres informan que su rostro estaba irreconocible y su voz distorsionada por los golpes que había recibido en la mandíbula. También durante tres días estuvo bebiendo solamente agua embotellada, y se les prohibió a los padres facilitar alimentos envasados ​​y zumos a los detenidos.

Todo lo anterior no se hace público para presentar la victimización de los detenidos sino para resaltar (poner de relieve) las torturas y la violencia “legítima” violencia de los aparatos estatales. A pesar de todo esto, Andreas-Dimitris Burtzukos está fuerte, digno y mantiene la moral firme.

Fuerza a los detenidos.

Sobre cualquier novedad habrá actualizaciones.

El texto en griego, inglés, francés, alemán, italiano: aquí.

Un comentario para “La Policía griega maltrata y tortura a cuatro detenidos”

Deja un comentario

*

Archivo