Hace unos días en Atenas Indymedia fue publicado un comentario titulado “Αnarquistas fuera de la realidad”. En esta entrada publicamos este comentario, así como otro publicado en el mismo “debate”.

El comentario principal:

Escribo este texto estando realmente exasperado a causa de la actitud de un ámbito político en el cual participo activamente. Me disculpo personalmente por mi relativa inercia, la cual forma parte de la desaparición colectiva de un ámbito político que hace unos años parecía que era la única escapatoria de resistencia.

Los agricultores en los bloqueos (de las carreteras)[1], los anarquistas en las okupas

Al mismo tiempo que miles de agricultores han ido montando bloqueos, resistiendo a la tentativa de su eliminación y a la transformación del sector primario en un mercado oligopolista, los anarquistas convocaron una marcha por las…okupas.

Y no podría ser de otra manera, ya que los anarquistas no son agricultores, y la mayoría de ellos ni siquiera son trabajadores (si lo fueran, me imagino que habría más sindicatos y asambleas de base, así como mayor grado de participación en los existentes). Desde luego, aparte del ser o no ser agricultor u obrero económicamente activo, ni siquiera se intenta una intervención sustancial o una tentativa de conocer qué pasa en el mundo del trabajo.

Para los anarquistas, obrero es sólo el repartidor y el camarero. Esto muestra dos aspectos (facetas) de la composición del ámbito (anarquista):

a. Una gran parte de los anarquistas son estudiantes que trabajan temporalmente en trabajos a tiempo parcial,

b. Una buena parte de los anarquistas están en paro,

c. Una parte del ámbito anarquista permanece conscientemente en el fondo económico de la clase obrera.

La involucración con el mundo del trabajo y con sus luchas, al estar fuera de él, es una situación que genera perplejidad. Por otro lado, la presencia en las luchas obreras bajo la forma de la “solidaridad”, te hace “transeúnte” e insignificante para las decisiones significantes tomadas por los mismos obreros (bien hecho) y no por los solidarios de todo tipo que bailan lejos de donde se celebra la danza.

De este modo somos testigos de una situación de agitación en la sociedad, cuyas esperanzas se dirigen a la caída del gobierno comitrágico y al regreso de la oposición comitrágica.

No compeñeros, no tienen la culpa los pequeñoburgueses. No tiene la culpa el hecho de que la gente no se percate de sus problemas tan bien como vosotros. Lo que tiene la culpa es el hecho de que estamos cerrados en nuestro mundillo, en nuestras intrigas internas, teniendo la ilusión falsa de que somos los mejores, mientras que en realidad no nos oye ni siquiera la gente que asiste a las fiestas de mierda, de apoyo económico a los grupos que publican carteles que nadie lee.

Buenas noches.

Uno de los comentarios sobre el principal, publicado en el mismo “debate”:

¿Aún no os habéis enterado?

¿Aún no os habéis enterado de que la mayoría de los anarquistas conscientemente estamos fuera de este ámbito político, por prevalecer en su interior la putrefacción y la decadencia? ¿Cuántas son las entradas que demuestran cuan estúpidos e incultos son los que mandan en este “ámbito”? Seamos un poco sinceros, no nos engañemos. Ya véis los resultados de (por lo menos) una década de degradación y de tener actitud de demasiada soberbia. La palabra “ámbito” es un chiste breve.

Ambos comentarios en griego, aquí.

[1] Referencia a los bloqueos de varias carreteras realizados últimamente por una buena parte de los agricultores, en protesta a las cláusulas del tercer memorándum que les dan el golpe de gracia a los pequeños agricultores.

Deja un comentario

*

Archivo