Los desempleados no son cifrasEl jueves 20 de diciembre de 2012 el Sindicato de Base de Desempleados y Precarios llama a una manifestación en el centro de Atenas. La argumentación del llamamiento se puede leer en el siguiente texto, publicado en la página web del sindicato.

Los desempleados no son cifras. Organización y resistencia a la ofensiva de la patronal

Estamos trascurriendo una época en la que los derechos laborales, los cuales han sido conquistados con duras luchas de clase y sociales durante más de un siglo, parecen estar derrumbándose por completo. El derecho al trabajo, que se ha dado por hecho, ha acabado siendo trabajo a tiempo parcial, trabajo rotativo, empleo de temporada y finalmente trabajo “caritativo”. Sobre todo, este último tipo de trabajo parece ser el nuevo descubrimiento del Capital en el sector laboral. El Estado y la patronal, en cooperación armoniosa con la Confederación General de Trabajadores Griegos, con las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos locales, están promoviendo la explotación rotativa y temporal de los desempleados. Su objetivo es poner en práctica cada nuevo acuerdo basado en los memorandos, aprovechándose de la necesidad urgente de los desempleados de trabajar, mientras que el sindicato supremo de los trabajadores se convierte en una oficina de arrendamiento de trabajadores. Los convenios firmados por los trabajadores en estos programas (de arrendamiento de trabajadores) reflejan plenamente las intenciones de los patrones, y son borrosos respecto de las condiciones laborales: desde la vaguedad total que rige el tema de los días de vacaciones a los que tienen derecho los trabajadores y el si los días cotizados cuentan para la jubilación, hasta el intento de algunas organizaciones no gubernamentales de renunciar a sus responsabilidades en caso de falta de pago a los trabajadores.

Otro modelo de trabajo que tiende a ser la transacción principal entre empleador y trabajador es el de los trabajadores por cuenta propia que firman contratos por fin de obra. Y si bien el Estado promueve este modelo laboral como una relación laboral entre dos empresarios, las condiciones laborales de los trabajadores son depredadoras, con bajos salarios, altos impuestos, seguridad social por cuenta propia, ninguna posibilidad de estar en huelga y sin ningún derecho en caso de despido, el cual es renombrado interrupción de la cooperación.

Por último, los “afortunados” que encuentren trabajo, se convierte automáticamente -sin que esto sea considerado ya una exageración- en los esclavos contemporáneos del siglo XXI.  Los memorandos consecutivos y las leyes anti-obreras prevén constantes reducciones salariales, la eliminación de las pagas extra y de los subsidios, horarios flexibles, despidos y la eliminación de todos los derechos, hasta tal punto que, aunque uno tenga trabajo, se sienta más bien desempleado que trabajador.

Así pues, frente a todo lo que presagia un futuro sombrío, en una sociedad de miedo, individualismo y canibalismo social difundido, ha llegado el momento de hacer algo por nuestra dignidad y nuestra vida. Es el momento de organizarnos como clase obrera dentro y fuera de los lugares de trabajo. Es el momento de multiplicar las estructuras horizontales a través de asambleas en cada barrio, así que la solidaridad social y la ayuda mutua sustituyan al individualismo y el canibalismo social.

Nuestra organización en sindicatos de base y colectivos obreros en los lugares de trabajo puede encender la chispa de la conciencia de clase y convertirse en una llama de solidaridad de clase, para detener los planes del Capital de conseguir aún mayor rentabilidad. Mediante la huelga general indefinida podemos destruir los planes de los Estados, que aspiran a la perpetuación de los estados de emergencia y a la consolidación de las zonas económicas especiales. Con acciones directas y continuas en la calle, con manifestaciones, enfrentamientos y ocupaciones, podemos detener la inminente sumisión de la clase obrera. Así que nosotros, los desempleados, dejemos de ser un depósito de esclavos para los patrones. Para tomar la vida en nuestras manos, así que el trabajo sea creatividad y contribución a la sociedad, y no esclavitud asalariada. Por una sociedad en la que no haya explotación del hombre por el hombre.

Todos a la calle por nuestra dignidad y nuestra vida.

No vamos a ser los esclavos del siglo XXI.

Manifestación de desempleados y precarios, jueves 20 de diciembre, a las 18:00h, Propileos de la vieja Universidad de Atenas.

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo