Historias de desinformación, parte IV: El caso de la huelga de los trabajadores del metro de Atenas. Como los gobernantes manipularon los datos sobre el coste salarial y el salario de los trabajadores en los medios de transporte público con el fin de presentarlos como privilegiados.

Los trabajadores del metro de Atenas llevan ya ocho días seguidos en huelga, oponiéndose a los fuertes recortes salariales que les pretende imponer el gobierno. A su lucha se han sumado los trabajadores en otros medios de transporte con paros diarios de varias horas. El 24 de enero el gobierno ordenó la movilización civil de los huelguistas, pretendiendo poner fin a su lucha.

El lunes 21 de enero, el ministro de Transportes y el secretario general del mismo Ministerio sacaron de su arsenal el arma de la desinformación y a través de los mass media más fieles al Régimen hicieron públicos unos datos sobre los costes salariales de los trabajadores del metro de Atenas y en otros dos medios de transporte. Veamos como los gobernantes y los periodistas que les entrevistaron recurrieron (torpe o astutamente) a unos trucos viejos y baratos para tergiversar la realidad y presentar a los trabajadores como “privilegiados” y “demasiado bien remunerados”.

¿Coste salarial o salario? El punto flaco de la desinformación

En una entrevista que dio a un canal que está a favor del memorándum, el ministro de Transporte Jatzidakis declaró que “con las horas extraordinarias, los suplementos nocturnos y los subsidios, el salario medio bruto en el metro de Atenas son 3.083 euros al mes, en el tren urbano de superficie 4.095 euros al mes y en el tranvía 2.542 euros al mes. Sin horas extraordinarias, suplementos nocturnos y subsidios 2.500 euros, 3.286 euros y 2.167 euros al mes respectivamente”.

La verdad es que el ministro no se caracteriza por su agilidad e inteligencia, tampoco por su destreza en la manipulación de los datos o la tergiversación de los hechos. En vez de hablar de coste salarial (como hizo el secretario del ministerio, ver más abajo), en su tarea desinformativa empleó torpemente el término salario. Los datos que hizo públicos no corresponden al salario neto, ni siquiera al salario bruto, sino al coste salarial. En este coste están incluidas tanto las contribuciones patronales como las del mismo trabajador a la Seguridad Social. Por ejemplo, si el coste salarial de un trabajador sale unos 2.500 euros, el salario neto de este trabajador es algo más de 1.200 euros, dependiendo de su puesto de trabajo (aproximadamente unos 1.700 brutos).

El secretario general del Ministerio de Transporte, Stathópulos, declaró que “para el año 2013 se han presupuestado 71 mil millones de euros para el pago de sueldos. Esta cifra corresponde a más de 2.500 euros al mes por trabajador, mientras que en 2012 el coste salarial era superior a los 3.500 euros”.

“Se han presupuestado”, “corresponde a”: términos usados por el Secretario General para darle al tele-espectador o al oyente la sensación de que un trabajador en el metro cobra 2.500 euros al mes. Podríamos decir que fueron empleados por él (y que fueron reproducidos por los periodistas de la Prensa burguesa) con destreza en su labor desinformativa, si no se le escapara la frase “coste salarial” al final de su discursillo. Aun así, el objetivo está alcanzado: Con este bombardeo de cifras (hemos publicado tan sólo un fragmento de su entrevista) el receptor de la información si no está totalmente liado, recordará lo de “2.500 euros al mes por trabajador”.

O sea, que si calculamos los salarios netos, basándonos en las cifras dadas a la publicidad por estos dos burócratas del Poder, nos salen unos 1.800 euros para los trabajadores en el metro, unos 1.300 para el tren urbano y unos 1.200 euros para el tranvía. ¿Pero estos son los salarios medios de verdad? La respuesta es un no tajante. ¿Entonces, por qué políticos y periodistas usaron el término “salario medio”?

Calculando el salario medio: como se puede desinformar diciendo la “verdad”

En el metro de Atenas, al igual que en cada empresa, hay trabajadores que cobran 500-600 euros y ejecutivos que cobran miles de euros al mes. En el caso del metro de Atenas hay directores, ejecutivos,  asesores y miembros de la Administración, que cobran de 12.000 a 22.000 euros al mes, según las denuncias presentadas por el sindicato de los trabajadores. Aunque los que cobran este dinero no sean la mayoría de los altamente pagados, la mayoría de estos parásitos mencionados anteriormente cobran más de 3.000 euros al mes. Este es su sueldo neto. Ni el coste salarial, ni el salario bruto…

Si incluimos en el cálculo del salario medio a todos los que trabajan para el metro (entre administradores, ejecutivos, conductores, limpiadores e.tc.), seguro que el salario medio que vamos a calcular será bastante más alto que el salario medio que calcularíamos si no incluyéramos a los ejecutivos, los directores y en general a los bien pagados que cobran más de 2.500 euros netos al mes. Los dos gobernantes del Ministerio de Transporte optaron por juntarles a todos en el mismo grupo y sacar un “salario medio” que les conviene. Sería interesante que nos informaran del salario medio neto de los trabajadores sin incluir en ellos a los peces gordos, los burócratas y los demás parásitos. No tenemos falsas ilusiones de que lo vayan a hacer.

Según el mismo ministro, los recortes salariales alcanzarán el 25%. Dando crédito a sus palabras (que nos cuesta mucho), podemos calcular que la mayoría de los trabajadores llegará a cobrar de 600 a 800 euros al mes por un trabajo que no es nada fácil.

Los “privilegiados”, o como crear una rivalidad artificial entre los oprimidos

Los títeres del Poder y sus lacayos, los periodistas de los medios de desinformación, andan diciendo que hay trabajadores, sobre todo en el sector público, que cobran demasiado dinero en perjuicio de los demás. Y por supuesto no se refieren a los directores y administradores, a los altos ejecutivos, a los consejeros y asesores de todo tipo y a los demás burócratas y miembros de las élites políticas y económicas. Jamás hablan de los contratistas, los industriales, los armadores, los capitalistas y los patrones en general. Su propaganda vil se refiere siempre a los asalariados, a la clase trabajadora.

Su objetivo es obvio: convencer a una parte de los oprimidos de que la culpa de su situación la tiene otra parte de la clase trabajadora, la cual es presentada como privilegiada por reclamar la mejora de sus condiciones laborales y el aumento de su sueldo. Aún más, los que no se conforman con esto y luchan por la abolición de la esclavitud asalariada y la eliminación de la explotación del hombre por el hombre son llamados terroristas por el Poder y son diariamente calumniados por los medios de propaganda masiva.

En el caso de la huelga de los trabajadores en el metro de Atenas, el Poder y sus medios de propaganda empezaron el ataque desinformativo a los trabajadores cuando su huelga llegó al séptimo día seguido y fue seguida por los trabajadores en otros medios de transporte, y sobre todo cuando empezó a hacerse visible de una huelga indefinida.

Los trabajadores del metro y los demás medios de transporte público no son privilegiados. Son unos esclavos asalariados como los demás oprimidos, que están luchando por no llegar a cobrar cuatro perras. Están luchando en contra de los recortes salariales, en contra de la eliminación de los convenios colectivos y la abolición de los derechos laborales de ellos y de todos los esclavos asalariados.

2 comentarios para “Los trucos desinformativos baratos del Ministerio de Transportes sobre el salario de los trabajadores del metro”

Deja un comentario

*

Archivo