Texto de la Coordinación de Sindicatos de los Sectores Público y Privado sobre un reciente acto legislativo con el que el gobierno dio el primer paso hacia la abolición del domingo como día festivo.

Una vez más los derechos laborales están en el punto de mira. El gobierno tripartito, en colaboración armoniosa con el Capital comercial, hotelero/turístico y multinacional, promueve la abolición del domingo como día festivo. Con el método ya conocido del acto legislativo (más bien con el método del “decidimos y ordenamos”) las tiendas van a estar abiertas dos domingos al año, y no uno, como se hacía hasta hoy en la temporada de las fiestas.

Esta acción es un antecedente de lo que va a pasar el nuevo año: se está preparando un proyecto de ley que prevé el funcionamiento de las tiendas siete domingos al año, ¡mientras que los pequeños negocios de menos de 250 metros cuadrados de superficie podrán estar abiertos todos los domingos del año! ¡Feliz Año Nuevo pues y feliz 1909! ¡Ya hemos retrocedido cien años, en la época en que los trabajadores trabajaban los domingos!

Desde luego, el funcionamiento de los comercios los domingos y la liberalización total de su horario siempre ha sido un objetivo del Capital, pero ahora con el pretexto de la “estimulación del mercado y la economía” pretenden acabar de una vez por todas con el “anacronismo” del domingo como día festivo, así como con el “anacronismo” de todos los derechos laborales. Porque esta metodización no es nada más que un golpe más a las conquistas de los trabajadores, junto los golpes anteriores: eliminación de los convenios colectivos, saqueo de los salarios, abolición de los subsidios, reducción de las indemnizaciones por despido, disolución de los fondos de seguros, aumento del trabajo flexible y negro, así como de la tasa de desempleo.

Una vez se pone de manifiesto que los memorandos y las leyes anti-obreras que imponen el gobierno, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, están en plena concordancia con los intereses del gran Capital. Su objetivo no es sólo el rescate del gran Capital y de sus beneficios, sino la conversión del país entero en una vasta “zona económica especial”, donde no habrá derechos, donde dominará la explotación total, el individualismo y la sumisión a la autoridad de la patronal.

Que ningún trabajador, desempleado, joven, jubilado salga a hacer compras el domingo 30 de diciembre.

Apoyamos la huelga en el sector comercio.

¡No nos faltan las horas para comprar, nos falta el dinero y las horas para vivir!

Colegas de todas las ramas del sector comercio, en cada lugar de trabajo la huelga lugar no es un asunto de los empleados en el sector comercio, sino de todos los trabajadores:

Porque es mentira que la abolición del domingo como día festivo va a estimular el mercado. La verdad es que a los miles de desempleados y trabajadores que no les han pagado el sueldo, no les faltan las horas para hacer compras, sino el dinero para cubrir sus necesidades más elementales.

Porque es mentira que la liberalización del funcionamiento de las tiendas de superficie hasta 250 metros cuadrados las va a estimulará. La verdad es que esta ley no se va a respetar tal cual, dado que los grandes almacenes van a recurrir a la vía judicial para que abra el camino al funcionamiento de todas las tiendas los domingos y para cerrar miles de pequeñas empresas, lo que conducirá a un nuevo disparo de la tasa de desempleo.

Porque es mentira que la liberalización del funcionamiento de los comercios traerá nuevos puestos de trabajo. El mismo argumento se decía sobre la liberalización del horario de las tiendas en 2008. Sin embargo, en lugar de nuevos puestos de trabajo sufrimos una flexibilidad del trabajo y un desenfreno de la arbitrariedad de la patronal.

Porque es mentira que la abolición del domingo como día festivo concierne sólo al sector comercio. El comercio siempre ha sido el “laboratorio experimental” de una serie de medidas anti-obreras. El horario flexible, los contratos de duración determinada y el salario por hora, fueron aplicados primero en este sector antes de consolidarse en todo el sector privado, así como en el sector público, en el que la flexibilidad de los horarios y la falta de pago de las horas extraordinarias y del trabajo en días festivos son unas medidas que fueron aplicadas de repente. El modelo es común para todos. Gobierno, Unión Europea y patronal quieren que trabajemos 7 días a la semana, con el horario y las condiciones laborales que ellos quieran, sin derecho al descanso y al tiempo libre, sin tiempo para nuestra familia y nuestra vida.

Por eso, el 30 de diciembre damos la lucha de la huelga. Para no vivir como esclavos. Apoyamos las movilizaciones huelguistas.

Concentración en la esquina de la calle Ermú con la plaza de Síntagma, domingo 30 de diciembre, a las 10:30h.

El texto en griego.

2 comentarios para “Nunca trabajar en domingo”

Deja un comentario

*

Archivo