Dos presos políticos están en huelga de hambre en las cárceles del Estado griego por denegárseles permiso de salida por razones educativas. Nikos Romanós está en huelga de hambre desde el 28 de octubre de 2014, y Heracles Kostaris desde el 10 de noviembre de 2014. Con la lucha de estos dos presos se ha solidarizado el preso político Giannis Mijailidis, quien ha iniciado una huelga de hambre el 17 de noviembre de 2014.

Nikos Romanós, condenado a 15 años de cárcel, es estudiante en una escuela técnica superior. El sistema penitenciario le concedió el derecho a participar en los exámenes de ingreso, pero ahora se le deniega el derecho a salir de la cárcel para asistir a clase. Heracles Kostaris, condenado a cadena perpetua, lleva tres años asistiendo a clase en una escuela técnica superior, obteniendo regularmente permisos de salida por razones educativas. Ahora se le deniega el derecho a acabar su carrera.

En este caso el Régimen deniega a dos presos un derecho establecido e institucionalizado por su propia legislación. Se niega a aplicar sus propias leyes. Para nosotros esto no es una paradoja. Es uno de los elementos sustanciales del sistema de esta dictadura encubierta que hoy va vestida con el velo de la democracia burguesa. El pretexto del gobierno neoliberal para denegar a estos dos presos políticos el permiso de salida por razones educativa es la fuga de la cárcel hace unos meses de otro preso político, quien no regresó a la cárcel después de una salida de permiso que obtuvo.

Bajo este pretexto quedan encubiertas las verdaderas intenciones del Poder. Recordamos que el Régimen ha aprobado la creación de las llamadas “cárceles de máxima seguridad” o de “condiciones de detención especiales”. Se trata de unos verdaderos infiernos, unas cárceles-calabozos dentro de las cárceles existentes. Los detenidos en estas no tendrán derecho a solicitar permiso de salida de la cárcel ni siquiera por unas cuantas horas. Tampoco tendrán derecho a pedir la suspensión de su sentencia. Las condiciones de detención serán horrorosas: los detenidos estarán literalmente encerrados en sus celdas 23 horas al día, sin tener ningún contacto con ningún otro encarcelado u otra persona, y sin tener derecho a ninguna actividad personal o colectiva. Sus celdas estarán ubicadas en un sector especial de la cárcel, totalmente aisladas unas de otras. La comunicación de los detenidos en ellas con el mundo será de escaso a inexistente, ya que se limitarán notablemente las visitas que ellos podrán recibir, el tiempo de su duración, así como las llamadas telefónicas que podrán hacer.

La Policía tendrá el control absoluto y directo de estas cárceles. Será ella y no los funcionarios penitenciarios la que tendrá a su cargo todos los asuntos concernientes a los presos: su supervivencia, cualquier traslado suyo, y su vigilancia constante durante las 24 horas del día. Tendrá derecho a irrumpir en ellas y proceder a efectuar requisas a la hora que sea, o sea insultar, maltratar e incluso torturar a los presos. En cada una de estas cárceles habrá un fiscal penitenciario, el cual será el déspota de ella, rindiendo cuentas a los altos dignatarios del Régimen.

El Régimen hace uso de la nueva ley penitenciaria de índole fascista y totalitaria para aterrorizar, y por extensión acabar con los presos políticos y con aquellos presos que se nieguen a ir muriendo dentro de la cárcel, sumergidos en la inercia, el abatimiento, la aniquilación y la sumisión. Al mismo tiempo hace uso de ella para enviar un mensaje a los que están extra muros y que luchan contra el exterminio (aniquilación) planificado de los seres humanos y de la sociedad como entidad política, y que resisten a la imposición del nuevo totalitarismo.

El texto en portugués.

Un comentario para “Presos políticos están en huelga de hambre por denegárseles permiso de salida por razones educativas”

Deja un comentario

*

Archivo