Después de la liquidación del Banco Rural, con una decisión del Banco de Grecia y del Ministerio de Finanzas fue privatizada la Caja de Ahorros, el único banco estatal en Grecia. La “nueva Caja de Ahorros” que la va a sustituir estará bajo la dirección del Fondo de Estabilidad Financiera, el cual es ya el único accionista del nuevo banco. Señalamos que este Fondo está directamente controlado por el Fondo Monetario Internacional.

La Caja de Ahorros no es una “empresa en crisis”. Es una empresa “sana y rentable” según los criterios capitalistas. No obstante, el Capital trasnacional no tiene el menor escrúpulo en hacer caso omiso de sus propias reglas. Se aprovecha de la denominada “crisis” montada por la Soberanía, para proceder a la liquidación de todos los recursos públicos del país y a la imposición del medievo laboral.

Hace diez días los trabajadores en la Caja de Ahorros procedieron a la ocupación de las oficinas de la Administración del banco en Atenas. La ocupación y las movilizaciones de los trabajadores duraron ocho días, sin embargo sin ninguna propuesta en contra de la privatización y hacia la dirección de la continuación del funcionamiento de la empresa. Las movilizaciones tenían como objetivo la negociación, con el gobierno y sus patrones trasnacionales, de la recontratación de los trabajadores en la nueva empresa así como del regateo del nivel de los recortes salariales, entre bastidores y con las asambleas teniendo un papel decorativo.

En la nueva Caja de Ahorros privatizada los recortes salariales de los trabajadores serán del 30%, no serán válidos ni los convenios colectivos ni los derechos laborales que tenían los 3.000 trabajadores del banco anterior a la privatización. También, a corto plazo se pondrá en marcha un proyecto de incentivación de los trabajadores que deseen dejar voluntariamente su trabajo. Dado que la nueva empresa es privada, el riesgo de despidos es existente en todo momento.

La evolución de los acontecimientos recientes en el caso de la privatización-liquidación de la Caja de Ahorros indica que el Capital y el Estado, sin guardar las apariencias, están intensificando la ofensiva que han desatado contra los oprimidos. También, que la adjudicación de la lucha a una minoría de jefes sindicales, burócratas u otros representantes, y la abolición de la auto-organización y la democracia directa tienen resultados como los del caso de la Caja de Ahorros.

Deja un comentario

*

Archivo