Extraído de un texto publicado en http://eagainst.com/, titulado “Sobre las elecciones inminentes, el contrato de préstamo y los chantajes de los élites”. Se va a completar en cuatro partes.

Parte I: Los puntos principales del nuevo contrato de préstamo firmado entre el gobierno griego, el FMI, la UE y el BCE

El nuevo contrato de préstamo constituye el último eslabón – al menos hasta ahora – de una cadena que ha comenzado a formarse en mayo de 2010 con la firma del primer memorándum, continuó en julio de 2010 con el cambio de la ley de seguridad social, en agosto de 2010 con su primera actualización, en noviembre de 2010 con su segunda actualización, en febrero de 2011 con su tercera actualización, en marzo de 2011 con recortes en salarios y pensiones que tuvieron lugar con la aprobación del programa a medio plazo y sus leyes de implementación en junio de 2011 (a pesar de la rabia y la resistencia popular generalizadas), con la imposición de una “contribución de solidaridad” y de la ley que reduce aún más los sueldos de los funcionarios en agosto de 2011 y el acuerdo sobre el “recorte” de la deuda, las privatizaciones, la reducción dramática del límite para los ingresos libres de impuestos y el nuevo tributo inmobiliario cobrado con las facturas de electricidad en octubre de 2011.

Las nuevas medidas anunciadas en febrero de 2012, que se van a tomar el próximo mes (junio de 2012) y con las cuales se van a cobrar más de 11 mil millones de euros, son tan insoportables (penosas) y exterminadoras que puede decirse que la diferencia clave entre el primero y segundo contrato de préstamo y los memorandos respectivos, no es sólo cualitativa, sino que ya es cuantitativa (con la excepción de la supeditación a la legislación británica, que estaba en vigor desde el principio).

Los puntos principales del nuevo contrato de préstamo son los siguientes:

1. Cierre de corporaciones y despidos en el sector público (15.000 despidos en 2012 y 150.000 hasta finales de 2015) – un objetivo que si se logra, hará que el sector público griego sea el menor de los de la UE de los 27 y uno de los más pequeños a nivel mundial. Ya antes de la crisis y a pesar de la avalancha de desinformación de los medios de comunicación masivos, los funcionarios públicos llegaban al 15% de la fuerza laboral total del país, si el promedio de la zona euro era un 16, 5%, mientras que el costo del Estado griego alcanzaba el 17,3% del PIB, siendo un 21,8% el promedio de la eurozona. De hecho, tras la ola de jubilaciones y la congelación de las contrataciones, los 768.000 funcionarios públicos del julio de 2010 se han reducido a 650.000.

Cabe señalar aquí que en el censo de los funcionarios públicos, fueron calculados como tales los que son ocasionalmente contratados por el Estado, ya que están conectados con él con contratos temporales de derecho privado (por ejemplo, contratos anuales con corporaciones públicas, que por supuesto, en su mayoría no serán renovados). De hecho, la tarea retribuida de la evaluación de los funcionarios públicos fue concedida a unos expertos franceses, lo que demuestra las dimensiones coloniales que caracterizan a las nuevas medidas.

2. Reducción del 22% del salario mínimo en el sector privado y del 32% para personas menores de 25 años. O sea que el salario mínimo ha llegado a los 586 euros brutos (494 euros netos) para mayores de 25 años y a los 480 euros brutos (unos 430 netos) para menores de 25 años.

Estas reducciones acarrean todos los niveles del convenio colectivo nacional, así como varios subsidios, como el subsidio familiar, el subsidio de maternidad y el subsidio de desempleo, que llegó a los 323 euros netos.

La argumentación contraria, o sea que mediante la adopción de las medidas susodichas supuestamente se rescató la 13a y 14ª pagas anuales[1] es para tontos. Basta con entender que los recortes susodichos corresponden a 2,8 salarios anuales, los cuales, si se suman a los dos que ya se habían recortado, llegan a 4,8 salarios anuales recortados, descontando los tributos, los impuestos, y la inflación (oficial), que en 2011 llegó al 3,1%…. La pérdida total supera el 40% de los ingresos de los trabajadores, quienes en la Grecia anterior a la crisis eran ya los más pobres de la zona euro, con la excepción de los portugueses.

El argumento que, aun así los salarios griegos son más altos que los sueldos portugueses y que los sueldos de los países balcánicos, tampoco es sólido, ya que la inflación griega y el nivel de los precios en Grecia no son comparables con los de estos países. Los que esperan que bajen los precios van a esperar mucho, ya que casi el 70% de los bienes de consumo son importados, como igual de importada es la mayor parte de las materias primas de los productos producidos en Grecia.

3. Los sueldos de los uniformados y de los funcionarios en las corporaciones públicas se recortaron un 20%. ¡El hecho de que en su estado de desesperación las élites atacan hasta a la aristocracia obrera y a las fuerzas represivas, que tantas veces les han salvado la papeleta, ejerciendo una violencia brutal contra la sociedad, es muy interesante!

4. Creación de un fondo unitario para las pensiones complementarias con una reducción del 10% para pensiones de hasta 250 €, un 15% para pensiones hasta 300 € y un 20% para pensiones de más de 300 €. Además, se recortaron un 12% todas las pensiones de más de 1.300 euros, un 7% las pensiones de los jubilados marineros y un 20% las pensiones de los llamados fondos “nobles”.

5. Aprobación de un presupuesto complementario que prevé un aumento de los ingresos de 2 mil millones de euros (52,2 billones, con respecto a los 50,2 billones anteriormente al contrato de préstamo) y una reducción de los costos de 2,3 mil millones de euros (69,5 billones, con respecto a los 72,8 billones de antes), con un recorte de los costos para medicamentos (1,1 mil millones de euros), pensiones (400 millones), inversiones públicas (400 millones), gastos operativos de las corporaciones públicas (200 millones), subsidio para prolíficos (40 millones), subvenciones agrícolas, etc.

6. Reducción de salarios, despidos y eliminación del carácter fijo de los puestos de trabajo de los trabajadores en las corporaciones públicas y los bancos controlados por el Estado. Al mismo tiempo se está aproximando la eliminación generalizada del carácter fijo de los puestos de todos los funcionarios, con la revisión de la Constitución en 2013 ya anunciada.

7. Reducción del 5% del porcentaje de las contribuciones patronales. Se trata del llamado coste no salarial, que la Confederación General de Trabajadores aceptó negociar… Esta reducción está hundiendo aún más los fondos de seguros ya hundidos y asegura la aprobación en junio de una nueva y más gravosa ley de seguridad social, ya que los Fondos pierden 6.5 mil millones de euros por el disparo de la tasa de desempleo, 8 mil millones de la evasión de impuestos, 2,2 mil millones de la reducción del salario mínimo y 17,5 mil millones euros de la normalización de la deuda, es decir un total de 34,2 mil millones de euros.

8. Liberalización total de las profesiones cerradas, empezando con 20 de ellas. Las consecuencias de esta medida es la proletarización de una serie de profesionales libres (principalmente científicos, así como otros), quienes a partir de ahora tendrán que buscar trabajo como “colaboradores” (es decir, sin siquiera una relación laboral) de los capitalistas y de las empresas que están devastando sus sectores laborales.

9. Abolición de la legislación laboral mediante la eliminación de los convenios ramales, la reducción de la prórroga de los convenios colectivos, la eliminación del derecho a recurrir unilateralmente al arbitraje, una institución que constituía una red de seguridad mínima para ellos. Además, el arbitraje se limita a las discrepancias que conciernen sólo al sueldo principal y no a subsidios o cuestiones laborales.

10. Aumento del 25% de todos los valores catastrales desde junio de 2012, el cual acarreará un aumento proporcional de los tributos e impuestos inmobiliarios, constituyendo de esta manera los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria los más altos en Europa, puesto que ya está muy agravada con numerosos impuestos y tasas. Al mismo tiempo va a acarrear los alquileres, puesto que la legislación sobre los desalojos ha sido simplificada: no nos sorprendamos si en los meses siguientes el número de las personas sin hogar se multiplica de repente.

11. Privatizaciones que van a llegar a los 19 mil millones de euros (de los 50 mil millones que era el objetivo original). Esta reducción no significa que se vaya a vender menos propiedad pública (en realidad es propiedad social), sino que ella se va a vender más barato.

12. Esfuerzo intenso por cobrar todas las deudas pendientes hacia el Estado. Esta medida no va a afectar tanto a los evasores de impuestos, sino a la multitud de deudores que realmente es incapaz de pagar los impuestos y las contribuciones, ya que están abatidos por la recesión y el desempleo, así como por la táctica del Estado de proceder a una regulación de deudas de particulares al Estado sólo si la compensación no lo perjudica.

13. Supeditación del contrato de préstamo al Derecho inglés. Este término legal significa esencialmente la renuncia del país a su soberanía nacional (un principio establecido por el Derecho internacional), al tiempo que se abre el camino para la confiscación de componentes (sectores) de la riqueza social aún no confiscados, cuyo proceso (de confiscación) ya es responsabilidad de los tribunales internacionales y no de los tribunales griegos. Al mismo tiempo, se bloquean las reservas de divisas del país y las reservas de oro del Banco de Grecia, mientras que no se prevé la posibilidad de compensación de la deuda griega con alguna reivindicación potencial por parte de Grecia (como por ejemplo las reparaciones de guerra de Alemania a Grecia, después de la segunda guerra mundial).

De hecho, según el Derecho inglés – el cual es un Derecho de tipo colonial, formado en su mayoría en el siglo XIX –  se establece el derecho a detener incluso a funcionarios del Estado griego al visitar ellos uno de los países acreedores, en el caso de que la deuda griega no sea pagada según lo convenido.

14. Creación de una cuenta bancaria especial en la que se va a depositar y quedar bloqueado todo el dinero del préstamo, para asegurarse de que se va a usar prioritariamente – si no exclusivamente – para el pago de intereses y amortizaciones. Por consiguiente, las afirmaciones que supuestamente “se va a introducir dinero en la economía real” están totalmente infundadas, como totalmente falsa se demuestra la afirmación que “si no hubiéramos tomado el préstamo, el Estado no habría podido pagar los salarios y las pensiones”, dado que este dinero, de una manera u otra, no está destinado al pago de salarios y pensiones. En concreto, el 91,5% de estas cantidades (importes) se va a destinar al pago de intereses y amortizaciones y el 8,5% a gastos de funcionamiento del Estado griego (que no son salarios y pensiones), un porcentaje que desde la segunda mitad de 2012 o desde 2013 se va a eliminar de manera que el 100% sea destinado al pago de intereses y amortizaciones).

15. Por último, están pendientes los siguientes temas:

a) la reducción del 30% de la indemnización por cese (se da casi por hecha), mientras que del 70% restante el 40% será abonado por adelantado y el resto en cuotas durante los cinco años que suceden al cese.

b) la imposición de un solo IVA entre 19 y 21%. Si esto pasa, habrá un aumento explosivo de la inflación, ya que el IVA de todos los artículos básicos aumentará del 13% que es la tasa actual, a la nueva tasa más alta, mientras que los artículos y servicios cuyo IVA va a bajar de la tasa actual del 23% son muchos menos y no de una importancia vital.

En cuanto a la inflación, es importante mencionar que es la única cláusula del memorándum que no se cumple y al tiempo se demuestra que la promesa de que “la caída de los salarios acarreará una inflación baja” es una mentira enorme. El año pasado el coste salarial en el sector privado bajó un 9,2%, ¡sin embargo la inflación (oficial) está persistentemente por encima del 3%!

El texto en griego.

Continúa con la parte II: “Porque fue firmado el nuevo contrato de préstamo (o porque dicen que fue firmado)”.



[1] Dos pagas extra entre navidad, pascua y verano.

Un comentario para “Sobre el nuevo contrato de préstamo, parte I”

Deja un comentario

*

Archivo