Texto publicado en la página web www.attack.org.gr.

Teleperformance es una multinacional francesa que constituye un coloso en el sector de la atención al cliente a nivel mundial. La empresa tiene una filial en Grecia, la cual recluta a trabajadores de habla francesa de Magreb, los cuales trabajan para ella en condiciones de precariedad extrema: Promesas falsas de contratos de muchos años, salarios bajos y no concesión de visado. Un trabajador en Teleperfomance Hellas que vino a Grecia desde Túnez para trabajar para esta empresa, nos describe su experiencia.

Llevo diez meses trabajando en Teleperformance Hellas. Aquí trabajan 300 algerianos, marroquíes y tunecinos. Llegamos a Grecia con visado de entrada de tipo d, de tres meses de duración. Antes de llegar a Grecia, en la fase de la entrevista, nos habían enviado contratos de por lo menos un año de duración, así como una “pegatina” (visado de entrada de dos años de duración dentro del espacio Schengen), el cual se nos entregaría antes de la caducidad del visado de entrada.

Sin embargo, al llegar nos obligaron a cambiar la duración del contrato, de un año a tres meses. Algunos, que habían venido con un contrato de un año, fueron deportados una vez acabado el plazo de los tres meses. A otros se les renovaba el contrato cada tres meses. De hecho, tengo todas las copias de estos contratos (el de un año y los de tres años) que comprueban esto. También, nadie tiene todavía la pegatina (permiso de residencia). No tenemos derecho a viajar y a regresar a nuestro país de vacaciones. Estamos obligados a pasar por Turquía, donde el visado de entrada es muy caro, y al regresar, si no tenemos un visado válido, tenemos problemas con la Policía de Extranjería y Fronteras.

La mayoría de nosotros fue a chequear los datos de sus documentos del permiso de residencia. Notamos que nuestros datos habían sido enviados a las autoridades, y permanecían ahí como incompletos o con la “nota” que podríamos recibir la pegatina una vez transcurridos 18 meses desde la fecha de la solicitud. En realidad, Teleperformance tiene un acuerdo con las autoridades, para obligarnos de varias maneras a seguir trabajando para ella, sin poder desplazarnos, o según ellos por temor a que busquemos otro trabajo.

Además, ni siquiera tenemos la oportunidad de intervenir para recuperar las solicitudes de residencia, y entregárselas a otro abogado, dado que al llegar (a Grecia) el abogado de Teleperformance nos obligó a autorizarlo a encargarse de manejar estas solicitudes. La autorización que firmamos estaba en griego, así que no supiéramos el contenido del texto. La situación es realmente difícil.

Siempre que intentamos solicitar un visado de entrada para regresar a nuestros países, o un visado turístico para regresar a nuestros países a través de otros países, nuestros consulados nos contestan que no tenemos los documentos necesarios para permanecer dentro del espacio Schengen. Recibimos amenazas de ser sustituidos por refugiados sirios, ya que ellos también hablan tres idiomas.

Otras personas de la misma nacionalidad que fueron contratadas por otras empresas consiguieron permiso de residencia a principios del segundo mes (de su estancia en Grecia), y son totalmente legales en Grecia y en Europa, al mismo tiempo que los trabajadores en Teleperformance llevan 15 meses en Grecia sin permiso de residencia.

Antes vivía en Túnez. Encontraron mi currículum en Internet y se pusieron en contacto conmigo. Me llamaron porque hablo tres idiomas y tengo alguna experiencia en los sectores de la administración y las ventas. Estoy trabajando en el sector de las ventas como asesor b2b. Las condiciones laborales son las que he descrito: Precariedad y amenazas, privación del derecho a desplazarse en Grecia y a viajar. En este momento estoy viviendo en Atenas.

Hay trabajadores que se fueron de Túnez dejando atrás contratos de tiempo indefinido, buscando una nueva oportunidad en una empresa internacional, con un contrato de al menos un año de duración, como pensaban. Incluso el salario es bajo, a pesar de las 40 horas semanales que trabajamos. Algunos vendieron su coche para poder viajar a Grecia, y otros cogieron préstamos para llegar a trabajar con contratos de tres meses o de un mes, y sobre todo sin papeles legales.

El texto en griego, francés, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo