Sigue el texto relativo del grupo anarquista de Patras Dissinios Ippos (caballo indomable).

“La crisis generalizada del mundo del Estado y la patronal con precisión matemática conduce a una vía, si no se forma un frente de lucha y de resistencias internacional amplio: A la de las sociedades en guerra, de la generalización y agudización de los antagonismos geopolíticos y de las operaciones militares, incluso de una guerra grande y de la consolidación del estado de emergencia, como una red férrea de control y de represión de cada faceta de las actividades sociales”.

“Guerra y fascismo: Esta es la «respuesta» del Sistema a su crisis global y profunda, a sus mismas contradiocciones, causadas por el enfrentamiento impuesto por su principio fundamental, el de la explotación del hombre por el hombre”.

Fragmentos de la declaración del segundo congreso de la Organización Política Anarquista

La visita reciente del primer ministro a Estados Unidos de América (a Grecia) selló de la manera más clara el acuerdo defensivo entre Grecia y EE.UU., firmado el 29 de agosto de 2017. Aparte del compromiso del gobierno griego de mejorar (modernizar) los aviones F16, que cuestan dos mil millones de euros cada uno, se confirmaron las informaciones sobre la modernización de la base de la OTAN en Suda (Creta) y la ampliación de su papel en esta zona geográfica, así como sobre la instalación de las llamadas en el lenguaje de la guerra “armas especiales” (los cuales en realidad son armas nucleares) en la base aérea de Áraxos. Ya desde hace unos meses han comenzado los preparativos de la modernización de esta base aérea, con el refuerzo de su valla de alambre y con las obras realizadas en su interior. Recientemente ha sido filtrado un documento confidencial (una carta de la OTAN al ministerio de Defensa de Grecia), en el cual se concretan los detalles sobre los preparativos realizados en la base aérea de Áraxos, así que se instalen en su interior armas nucleares. Unas fotos aéreas de la base, publicadas en los mass media recientemente confirman esta información.

Desde hace unos cincuenta años la base militar de Áraxos ha sido un lugar en el cual esporádicamente se han depositado armas nucleares de EE.UU. La zona geográfica de la Grecia occidental (las bases aéreas de Áraxos, Andravida y Actio, y los puertos de Patra e Igumenitsa) ha sido usada como base de las operaciones de las tropas americanas y de la OTAN para sus operaciones militares en los Balcanes y el Próximo Oriente. Las armas nucleares se retiraron en 2001 con una operación secreta de la OTAN, a causa de las luchas del movimiento anti-militarista que duraron muchos años. Inicialmente se trasladaron a Italia y a continuación a un lugar desconocido. Durante el último tiempo se ha planteado el regreso de las bombas (misiles) nucleares B61 a Áraxos. Actualmente se encuentran en Intsirlik, Turquía. De todos modos, la base militar está constantemente en estado de alerta (está preparada) para recibir aviones que llevan tales bombas (misiles). De vez en cuando se realizan ejercicios militares, en los cuales se confirma el buen funcionamiento de sus almacenes nucleares subterráneos.

Además, en el encuentro entre Tsipras y Trump se debatió la extensión del acuerdo sobre el uso de la base militar de Suda (Creta), así como la posibilidad de la creación de una nueva base militar en la isla de Creta. La agenda oficial de este encuentro (que fue similar a la de la visita de Obama a Atenas el año pasado) determina los verdaderos límites del campo de la gestión, imposición y antagonismo del Poder: Correlaciones geopolíticas, cuestión migratoria, economía, energía.

La inestabilidad en las relaciones entre EE.UU. y Turquía después del cambio reciente de la política del gobierno turco de Erdogán, al aproximarse a Rusia e Irán, ha conducido al cambio del papel de Grecia en esta zona en una serie de temas. Esto se hace claro con el traslado programado de armamento militar desde la base militar de Intsirlik en Turquía a la base de Suda en Creta, así como con las iniciativas activas tomadas por Grecia en los acontecimientos realizados en esta zona geográfica, y con la colaboración cada vez más estrecha que Grecia está buscando con una serie de países vecinos. La prueba de esta última constatación son los convenios entre Grecia, Chipre e Israel, los convenios entre Grecia, Serbia, Bulgaria y Rumanía, así como los ejercicios militares comunes en la ZEE de Chipre.

No cabe duda de que a nivel mundial los patrones (amos) políticos y económicos están pretendiendo una ofensiva despiadada y sin precedentes contra los pueblos y las regiones de la periferia capitalista. Esta ofensiva abarca operaciones militares, la imposición de regímenes dictatoriales-teocráticos y el derrocamiento de otros, el control de los recursos naturales, el saqueo económico de poblaciones enteras, la destrucción medioambiental de varias regiones, y por supuesto un gran número de bajas humanas. Es una condición que está creando “paisajes desérticos” enormes, listos para ser saqueados y “re-estructurados”. El propósito de este proceso es el control de poblaciones y regiones, el aumento de las ganancias y la extensión de las actividades económicas de las élites económicas a nivel mundial, y la redistribución de las correlaciones de poder geopolíticas, en el marco de los antagonismos interestatales entre potencias globales, periféricas o locales.

La modernización de las bases aéreas (en Grecia y en otras partes), así como la extensión del papel de Frontex y de la OTAN, forma parte de la preparación para la generalización de la guerra declarada por la Soberanía, inicialmente en el campo en el cual actualmente se expresan de manera clara los antagonismos entre los bloques de Poder más potentes, o sea en el Próximo Oriente y el Mediteráneo oriental, ya que la posibilidad lúgubre de una contienda (guerra) mundial ha vuelto a ser planteada y forma parte de las planificaciones de los Estados Mayores militares y políticos.

En este ámbito, el Estado de EE.UU. constituye la potencia líder del bloque de dominación occidental, habiendo protagonizado la campaña de establecimiento de un totalitarismo moderno a nivel mundial. En la misma vía (dirección), el bloque “defensivo” fuerte, cuyos líderes son EE.UU. y la OTAN, teniendo como vehículo ideológico la “guerra contra el terrorismo”, ha tratado de extender su hegemonía y su “espacio vital”, prendiendo constantemente fuego a “polvorines”. Los ejemplos más ilustrativos son las guerras en Irak, Yugoslavia y Afganistán, así como la creación de un Estado del apartheid moderno en Israel.

Las operaciones militares en la periferia capitalista, así como la profundización del control y de la represión en el interior de las sociedades occidentales, la agudización del saqueo de las mayorías de las poblaciones, y la destrucción del medio ambiente, son el resultado de las pretensiones diacrónicas del sistema estatal-capitalista y de las contradicciones sin resolver que estas conllevan.

En esta operación de colonización de cada faceta de la vida social por parte de la barbarie del Poder, el Estado de EE.UU. lleva décadas jugando el papel del protagonista, jugando un papel principal en los procesos acelerados de re-estructuración del musno estatal-capitalista a nivel mundial, mediante la creación y modernización de los aparatos autoritarios transnacionales, y funcionando como un modelo represivo. Las cruzadas (anti)terroristas que han causado miles de muertes y el desarraigo de poblaciones enteras, los asesinatos masivos de negros en EE.UU., el fortalecimiento institucional del régimen con leyes especiales, cárceles y cuerpos represivos militarizados, son partes de de la guerra generalizada que ha declarado el Estado de EE.UU., tanto dentro de su territorio como a nivel mundial, como pionero de la Soberanía mundial. Esta última responde a la generalización de la crisis con su ofensiva a los pobres y los parias.

Esta ofensiva que están realizando las élites políticas y económicas a nivel mundial, cuyo miembro es el Estado griego, tiene una intensidad cada vez mayor.El denominaor común de esta alianza desigual es el mantenimiento de la organización autoritaria de las sociedades, la agudización de las condiciones de la esclavitud moderna, el desmantelamiento y la represión de las resistencias de clase y sociales, así como el mantenimiento del papel protagonista del bloque de soberanía occidental, y su refuerzo en el campo del antagonismo geopolítico internacional. El expansionismo militar, político, económico y cultural del bloque de Poder occidental busca legalización y consenso mediante la barbarie que él mismo produce a nivel mundial: La guerra, el desarraigo, la pobreza y el canibalismo moderno, son a la vez productos del sistema estatal-capitalista y factores de intimidación de las masas indigentes. Una parte de la faceta ideológica de este expansionismo es la proyección del mundo estatal-capitalista como una realidad inevitable, dentro de la cual pueden existir sólo los dilemas falsos de la democracia burguesa sobre la gestión de la podredumbre generalizada del sistema autoritario.

El Estado griego, como miembro de la Unión Europea y la OTAN está permanentemente orientado a las pretensiones de la élite económica y política dominante, de la cual forma parte integrante. El gobierno actual (así como todos los anteriores) sigue cumpliendo su misión al pie de la letra. Esta misión no es otra que el esfuerzo constante, en la parte que le corresponde, por la imposición sin impedimentos de la dictadura moderna del Estado y del Capital, del moderno totalitarismo. Esta pretensión enlaza íntimamente los Estados de Grecia y de EE.UU. y es la base de toda alianza entre los soberanos.

La cioncidencia (identificación) total de las direcciones de las élites económicas y políticas internacional y local, refleja la realidad sombría de los oprimidos: Pobreza e indigencia, humillación constante de la vida humana (ya sean los suicidios sigilosos en los pisos de la metrópolis, o los ahogamientos a gritos en el mar Egeo abierto o en los campos de concentración), desempleo, esclavitud asalariada por unas migajas y bajo condiciones pésimas, o esclavitud no asalariada.

Dentro de esta realidad nuestro deber es organizar nuestras resistencias, montar barricadas contra las planificaciones de los soberanos del mundo que prometen nada más que muerte, pobreza, guerras, refugiados, miseria e indigencia. Teniendo como punto de partida las movilizaciones antiguerra del pasado e inspirándonos en ellas, hoy seguimos la lucha por la edificación de un movimiento internacionalista antiguerra fuerte y desde abajo, contra el totalitarismo moderno. En el proceso de la edificación de este movimiento, la resistencia a la instalación de armas nucleares en la base aérea de Áraxos, así como a las tentativas de ampliación del papel del Estado griego en la coyuntura militar internacional, esta es una lucha importante que se debe dar.

Esta es la época en la que debemos conectarnos políticamente con los compañeros y los luchadores a nivel internacional, con el fin de confrontar la ofensiva que todos estamos recibiendo. Juntos todos los oprimidos y explotados de este mundo debemos resistir a las planificaciones asesinas del Estado y del Capital, edificar un amplio frente internacional de lucha y de resistencias contra la guerra, el fascismo, la pobreza, la indigencia, el racismo, el terrorismo estatal y papaestatal.

A esta ofensiva del mundo autoritario en decadencia respondemos con la solidaridad de nuestras luchas comunes. A la distopía del totalitarismo modrno, en el cual la gran mayoría se conduce a la indigencia y se somete, respondemos con la sociedad libertaria, organizada a través de los consejos sociels federales, “por la igualdad de cada uno y la igualdad de todos”.

Contra la barbarie estatal y capitalista, los patrones locales e transnacionales, organización e luchas internacionalistas contra la guerra y el totalitarismo moderno, por la revolución social, la anarquía y el comunismo libertario.

Grupo anarquista Dissinios Ippos (caballo indomable) – miembro de la Organización Política Anarquista

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo