El 6 y el 7 de octubre de 2016 miembros de la “Asamblea de anarquistas-comunistas por el contraataque contra la Unión Europea” repartieron folletos fuera de varias empresas estatales en Atenas. Sigue el texto del folleto repartido. Publicamos el texto, a pesar de nuestros desacuerdos con varios puntos del texto (propios más bien de la ideología izquierdista que de la anarquista), porque es el único texto que trata el tema de la oleada de privatizaciones y de la venta de la riqueza pública que acarreará la creación del llamado “superfondo”. El título del texto original es “No más pasos para atrás. Frente de clase contra la venta de la riqueza pública”.

El 27 de septiembre se completó un crimen más contra los intereses obreros y populares, con el gobierno de los partidos Syriza y Anel actuando como defensor de los intereses del Capital local e internacional. El llamado “superfondo”, bajo el control de los acreedores y el liderazgo del tecnócrata Zaque Le Pap, se ha encargado de vender la riqueza pública a un precio bajísimo, desde los bienes sociales fundamentales, como el agua y el suministro eléctrico, hasta las estructuras (escuelas, hospitales, aeropuertos, Vía Egnacia, viejo aeropuerto, e.tc.).

Las privatizaciones para nada sirven a los intereses obreros y populares, como están tratando de convencernos los predicadores de la explotación, llevando careta neoliberal o socialdemócrata. La riqueza pública que se está vendiendo es sudor obrero robado. A través de su saqueo se intensifica el empeoramiento de las condiciones laborales, al mismo tiempo que suben los precios de los servicios, empeoran las estructuras y baja la calidad de los bienes sociales.

El llamado “superfondo”, en el cual se han integrado el llamado Fondo para la explotación de la riqueza del sector público, el Fondo de Estabilidad Financiera, la empresa que tiene a su cargo la gestión de los inmobiliarios públicos, la empresa (sociedad) de cartera, constituye una formación neocolonial, el cual se ha encargado de “explotar” durante los próximos 99 años los bienes públicos, y de liquidarlos bajo la supervisión y el control directo de los acreedores imperialistas. El Comité Europeo y el Mecanismo Europeo de Estabilidad, van a asignar a los dos de los cinco miembros del consejo de administración (el cual a su vez asignará a los miembros de la junta directiva), mientras que las decisiones serán tomadas por mayoría, con los votos de los cuatro de los cinco miembros del consejo.

Con este truco el control absoluto del llamado “superfondo” pasará a manos de los acreedores, ya que ninguna decisión podrá ser tomada sin su consentimiento. Los ingresos de la venta se meterán directamente en los bolsillos de los usureros, para pagar una deuda que no fue creada por el pueblo, aplicando las clausulas del tercer memorándum. Al mismo tiempo se crearán nuevos campos de lucro para el Capital. El llamado “superfondo”, junto con el control financiero, que funciona como un memorándum constante, hipoteca el futuro del país y de su pueblo, haciendo permanente el régimen de saqueo y de desertización social.

Los gobiernos de los últimos años, siendo partidarios de los memorandos, tratan de convencer a los trabajadores que sus infinitos sacrificios, los recortes de los gasto sociales y las privatizaciones, traerán el desarrollo y la recuperación económica, con “una distribución justa (de la riqueza) y con signo social”. Ya el pueblo trabajador tiene experiencia y no cree en estas fábulas, ya que vive (sufre) diariamente el saqueo para servir a los intereses de un puñado de capitalistas. Sabe de sobra que cualquier “desarrollo” que venga en el próximo futuro pasará por encima de los cuerpos de todos los que producen con su trabajo la riqueza social.

Sólo con la lucha constante e insistente y con la lucha de los oprimidos se puede derrocar la situación actual negativa que estamos viviendo en los años de la vorágine de los memorandos. Sólo con la organización del pueblo trabajador, con la creación de un frente de lucha de clase y con la desobediencia a las órdenes del bloque de Poder burgués, se podrán montar barricadas contra la ofensiva cruel del Capital y de su Estado. Sólo con el contraataque de clase vendrá de nuevo la esperanza. Porque el camino de la satisfacción de las necesidades del pueblo pasa por el enfrentamiento con el imperialismo, con la clase burguesa local y con su Estado.

Asamblea de anarquistas-comunistas por el contraataque contra la Unión Europea

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo