Texto de la ocupación Scaramangá sobre las amenazas de desalojo de las ocupaciones en toda Grecia, escrito después de los ataques incendiarios a las ocupaciones Apertus en Agrinio y Draka en Corfú.

Ha pasado casi un mes desde la fiestecita de dos procesos electorales sucesivos y el restablecimiento del estado de emergencia a través del gobierno de coalición de los partidos Nueva Democracia, Pasok e Izquierda Democrática. Los administradores del Estado fueron electos prometiendo la “salvación nacional” y la evitación del colapso de la economía.

Las primeras acciones del Estado en cooperación con la Troika[1] han sido el aseguramiento de unos fondos de 11,5 mil millones de euros, con el fin de conseguir los objetivos fiscales que estaban incluidos en el segundo memorándum, el cual fue aprobado el 12 de febrero de 2012. Para encontrar este dinero se han planificado nuevas medidas exhaustivas, que abarcan recortes salariales drásticos, el cierre de empresas públicas, nuevos impuestos, despidos, e.tc. Al mismo tiempo, se está planificando la venta de un número significativo de edificios públicos y el uso de unos edificios que hasta hace poco no estaban utilizados. En una tentativa del Estado de sembrar la confusión en la sociedad, esta planificación viene a presentarse como un “contrapeso” a los nuevos recortes horizontales en salarios y pensiones, con tal de evitar reacciones y resistencias sociales.

Una cooperación armoniosa en estas acciones tiene con la Autoridad estatal el municipio de Atenas (siendo el alcalde Kaminis el partidario más entusiasta del orden y la seguridad), el cual ha llevado a cabo varios planes de desertificación del centro de la ciudad y de su conversión en un área de consumo y transporte de mercancías. No es nada casual que el Municipio en todas sus acciones haya seguido la lógica represiva, tanto contra los inmigrantes-vendedores ambulantes, como contra los focos de resistencia social, una parte importante de los cuales constituyen las ocupaciones anarquistas y anti-autoritarias del centro de Atenas.

Edificios que durante años estaban hechos unas ruinas, han sido convertidos por gente luchadora en focos de auto-organización de la lucha, con infraestructuras de solidaridad, creatividad y auto-enseñanza, y en muchos casos en proyectos que han ofrecido techo a varias personas. En la coyuntura actual, las ocupaciones están de nuevo en el punto de mira, tanto del Estado como específicamente de las autoridades municipales, que dentro de este jaleo tratan de vender barato hasta el último metro cuadrado del espacio público. Con el pretexto de los planes de explotación, venta e inversión, buscan la oportunidad de atacar de nuevo a las ocupaciones políticas. Y, en efecto, a donde no llega pacíficamente la mano del Estado llega la mano de los fascistas paraestatales, como muestran los últimos ataques incendiarios a las ocupaciones Apertus (Agrinio) y Draka (Corfú). Al mismo tiempo, cada lucha de clase es atacada sin piedad y es reprimida, como ocurrió con la represión de la huelga de “Acería Griega” (por la detención de seis huelguistas), con el pretexto del carácter “sagrado” del derecho al trabajo, cuando-¡qué ironía! – los desempleados en el territorio del estado griego alcanzan los dos millones.

Las ocupaciones, sin embargo, eran y siguen siendo un baluarte contra la ofensiva de la barbarie estatal y capitalista, y unos focos de resistencia a los planes de propagación de la miseria social. En las ocupaciones anarquistas y anti-autoritarias se forjan los valores y los lazos de la solidaridad y la colectivización. “Se esbozan” nuestros sueños de un mundo sin patrones, Estado y Poder, por una sociedad de igualdad y solidaridad. Nos vamos a oponer de una manera combativa y con determinación a cada plan de atacar a las ocupaciones.

A resistir a cualquier nuevo memorándum y planificación de saqueo de la sociedad.

Solidaridad con las ocupaciones Apertus y Draka.

Quitaos las manos de las ocupaciones.

El texto en griego.



[1] Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo, Unión Europea.

Deja un comentario

*

Archivo