Este texto de la Unión Sindical Libertaria de Tesalónica, titulado “La huelga de los patrones” y publicado en su página web, trata de la “manifestación” a la que han convocado los esbirros de la patronal de la empresa minera Oro Griego (Elinikós Jrisós), el títere griego de la multinacional El Dorado Gold, para el 16 de abril en Atenas. Recordamos que en respuesta a esta concentración este mismo día se realizará en Atenas una manifestación en solidaridad con la lucha anti-minera de los habitantes de Calcídica.

Desde hace algunos años en Calcídica se está dando una lucha social contra la destrucción del medio ambiente natural de la región por varias compañías mineras de oro, las cuales se valen de cualquier medio para lucrar, y están dispuestas de arrasar todo en la región. Frente a ellas hay un movimiento local combativo que no se ha dejado intimidar por los más de 300 procesamientos judiciales y sigue luchando por lo obvio, o sea por vivir y trabajar en una zona que no mueran biológicamente y no que no sea tierra muerta dentro de unos años. Frente a ellos desde el principio de su lucha está (la empresa minera multinacional) El Dorado Gold, el Estado con todas sus formas, sus mecanismos represivos, así como los trabajadores de la empresa.

Estos últimos actúan (obran) como esbirros de sus patrones, rehusando su posición de clase que debe estar siempre contra los explotadores de la fuerza laboral, y contra la destrucción de nuestra vida. Su actitud es autodenominada “lucha obrera”, pero jamás ningún movimiento obrero ha hablado sólo por el derecho al trabajo sin condiciones y sin el contexto social que lo rodea. El anarcosindicalismo, que como trabajadores hemos optado por aplicar, afirma que el trabajo se acompaña de una moral por el conjunto de nuestra vida y que las demandas obreras no están aisladas de la lucha por la liberación social. Como trabajadores sabemos quién es nuestro enemigo de clase, sabemos que frente a nosotros están los patrones (pequeños o grandes), sus esbirros (asalariados o voluntarios) y sus defensores (los gobiernos y la Policía).

De la misma manera las luchas contra la destrucción de la naturaleza deben oponerse al capitalismo en sí (y a la ideología del desarrollo) que genera esta destrucción, a la degradación de la vida y a la explotación del hombre por el hombre. Las luchas sociales luchan contra cualquier forma de Poder, y no recurren a ninguna delegación y representación. Al contrario deben están conectadas y unidas con otras luchas y tener como objetivo la justificación total de su causa.

Contra los patrones, sus esbirros y las promesas partidistas, lucha de clase por tierra y libertad.

Unión Sindical Libertaria

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo