Texto de compañeros anarquistas por la solidaridad de clase y de compañeros y compañeras anarquistas de la colectividad anarquista “Ciclo del Fuego”, en solidaridad con la lucha de los trabajadores en “Acería Griega”.

Tras nueve meses de huelga combativa en la fábrica de “Acería Griega”, una huelga que comenzó el 31 de octubre 2011 después de la realización de 34 despidos en respuesta a la negativa de los trabajadores a aceptar la reducción de las horas de la jornada laboral y la reducción del 40% de su salario, el Estado y los patrones, no pudiendo de ninguna manera doblegar el espíritu de lucha de los huelguistas, recurrieron a la última arma de que disponen contra los luchadores: la fuerza brutal y el terrorismo.

A la madrugada del 20 de julio, grandes fuerzas de la policía antidisturbios invadieron las instalaciones de la fábrica y detuvieron a los trabajadores que estaban salvaguardando la huelga en aquel momento, con el fin de romper la huelga y abrir el camino para la entrada de rompehuelgas bajo la protección de las fuerzas represivas, las cuales cargaron contra los huelguistas con gases lacrimógenos indignados que mientras tanto se habían reunido fuera de la fábrica. Por la tarde del mismo día se realizó una marcha de la solidaridad, que se dirigió a la fábrica. Desde entonces, fuerzas de la policía antidisturbios están instaladas fuera de las puertas de “Acería Griega”, mientras que en el interior de la fábrica los rompehuelgas están constantemente bajo la protección de fuerzas policiales.

La imagen del interior de “Acería Griega” después de la invasión y la permanencia de los maderos es reveladora, en lo que respecta a las condiciones que, con el pretexto de la crisis, quieren imponer los patrones políticos y económicos en las fábricas y en general en cada lugar de trabajo: las de la disciplina militar y la sumisión requeridas para el buen funcionamiento del proceso de la producción, a través de la explotación despiadada del trabajo humano.

Frente a esta perspectiva lúgubre, los trabajadores de “Acería Griega” continúan dando su lucha dura y difícil. Una lucha que no fue doblegada ni bajo el chantaje de la supervivencia y ni bajo el peso de los despidos sucesivos, que ya han llegado a los 120, ni con los ataques de los rompehuelgas, quienes antes la operación represiva del 20 de julio habían intentado reiteradas veces entrar en la fábrica y romper la huelga. Una lucha que frente a la ofensiva del Estado y la patronal levanta la fuerza de la colectividad y la dignidad en contra del individualismo, del chivatazo y de la sumisión en los lugares de trabajo, lamentablemente sin haber logrado extenderse hasta hoy, y conectarse directamente y sin mediadores con otros lugares de trabajo y con personas luchadoras.

La operación represiva contra la huelga de los trabajadores en “Acería Griega” no es un incidente aislado. Es parte de una ofensiva más extensa que han desatado el Estado y la patronal contra la sociedad, contra los trabajadores y los desempleados, contra aquellos estratos sociales que están directamente afectados por la crisis y están asfixiados en las condiciones de miseria y pobreza que están experimentando, así como contra los que están luchando por derrocar este brutal sistema autoritario basado en la explotación y el sometimiento.

Lo que está en juego en el resultado de la huelga es algo profundamente político, ya que se pone a prueba la capacidad del sistema político, renovado a través del proceso electoral y basado en la coalición del gobierno de los tres partidos Nueva Democracia-Pasok-Izquierda Democrática, de reprimir hoy la huelga de los obreros del acero y mañana cada foco de resistencia social y de clase, así como cada proyecto de lucha auto-organizado. Una confrontación semejante requiere el desarrollo de una dinámica que vaya más allá de la lógica de las mediaciones institucionales, que de todas formas conducen a un punto muerto, y que siga el camino del enfrentamiento y el derrocamiento de las correlaciones de Poder.

La lucha de los obreros de “Acería Griega” es una lucha que nos concierne a todos. A todos los que luchan por una sociedad de igualdad y libertad, sin esclavos y patrones, sin opresión y explotación. ¡Y vamos a ganar!

Auto-organización – Resistencia – Solidaridad

Contra el terrorismo estatal y patronal

Contra la manipulación y la mediación de las luchas sociales y de la clase

Contra la esclavización y la fascistización de la sociedad

Compañeros anarquistas por la solidaridad de clase

Compañeros y compañeras anarquistas de la colectividad anarquista “Ciclo del Fuego”

23 de julio de 2012

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo