Texto de la Asamblea de anarquistas y anti-autoritarios/as de Lamia sobre las denominadas “Noches Blancas”. El texto fue repartido en una acción relativa realizada hace unos días en el centro de la ciudad.

Que vayan los ministros, los alcaldes y todos los patrones a trabajar en domingo y por las noches.

El 13 de octubre de 2016, tras una convocatoria de la junta directiva Asociación de Comerciantes de Lamia, se realizó un consejo, en el cual uno de los temas principales debatidos fue la organización de una “Noche Blanca” en la ciudad. En el consejo anteriormente mencionado muchos dueños de tiendas exigieron de manera insistente “que se celebrase por fin en Lamia” una “Noche Blanca”, por lo que la junta directiva tomó la relativa decisión, siendo su argumento principal la “mejora y la tonificación de la psicología de los consumidores”. Por supuesto, no nos sorprendió que no les interesase al mínimo en los empleados de las tiendas, los cuales van a darse una paliza a causa de la fiesta. Así pues, al mismo tiempo que los dueños de los grandes negocios comerciales montan fiestecitas para “tonificar” la economía y el mercado locales destrozados, sus empleados, así como todos los que están trabajando en esta época, sienten en su cuerpo la violación constante de sus derechos y de su dignidad. Los salarios de hambre, el trabajo no remunerado durante muchos meses, los horarios comerciales flexibles, los convenios individuales, las horas extras no pagadas, y ya el trabajo en domingo, no son nada más que el terrorismo patronal moderno. Es un terrorismo, ¡el cual ya considera normal obligar directamente a los trabajadores a trabajar hasta la medianoche, hasta las 12 de la noche! De hecho, es esta condición miserable para los trabajadores la campaña de publicidad, con el fin de llamar al “público consumidor” a participar en este evento y a aumentar las ganancias de los comerciantes locales.

No debemos olvidar que en ningún caso podría realizarse esta fiestecita sin la bendición del municipio de Lamia, el cual se ha encargado de la celebración de eventos culturales, así que ellos contribuyan al fortalecimiento de la “rabia consumista” de los ciudadanos, tratando de hacerles olvidar la inexistencia del Municipio en sus problemas cotidianos. Si hace dos años las “Noches Blancas” fueron presentadas como “excepciones”, tenemos la experiencia como trabajadores o no de entender que “no hay nada más permanente que lo temporal”. Lo mismo ocurrió hace unos años con la extensión de los horarios comerciales, lo mismo sucede actualmente con la tentativa de eliminar por completo el domingo como festivo a través de la medida de los “siete domingos laborables al año”. Lo mismo están haciendo con las “Noches Blancas”, concediendo a cada periferia, a cada alcalde y a cada Asociación Comercial la jurisdicción de organizar tales fiestas cuando les da la gana. Ya este diciembre se trata de aplicar, “ya legalmente”, la apertura de los negocios comerciales tres domingos sucesivos…

Llamamos a los compañeros y las compañeras de trabajo a resistir a la realización de las “Noches Blancas”, así como a cualquier bravuconería usada por la patronal para imponer su voluntad. En los sindicatos, las colectividades obreras, los comités visibles o invisibles en cada lugar de trabajo, debemos convertir nuestro miedo y nuestro descontento en reivindicación colectiva. Incitamos a nuestros conciudadanos y concuidadanas a pensar como obreros y no como clientes. La lucha contra los horarios “liberalizados” no concierne sólo a los empleados den sector del comercio sino a todos los trabajadores. Los que aspiran a ser consumidores en el marco de la “Noche Blanca” deben entender que lo que están viviendo (confrontando) hoy los trabajadores en el sector del comercio, mañana lo vivirán (confrontarán) ellos también en sus lugares de trabajo. La respuesta a este totalitarismo moderno la damos con reivindicaciones colectivas desde abajo, con solidaridad de clase, resistencia colectiva y creando comunidades de lucha dentro y fuera de los lugares de trabajo. Los intereses de los patrones son contradictorios a los intereses de los trabajadores, ¡y nuestro debe es la defensa de nuestra clase!

A sabotear las fiestas del consumismo. Quitaos las manos de nuestros domingos, nuestras noches, nuestras vidas…

Asamblea de anarquistas y anti-autoritarios/as de Lamia, miembro de la Federación Anarquista

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo