El siguiente texto fue publicado en la página web de los “Desempleados y desempleadas de los barrios de Atenas” con motivo de una demanda presentada en la Inspección de Trabajo de Atenas por algunos trabajadores en “programas de trabajo de interés general” de cinco meses de duración contra la Dirección del Fondo Único de Pensiones Complementario.

“Aquí estas son las condiciones. Si no os gustan, podéis dimitir. Ya hacen cola más desempleados”. Estas han sido las palabras de Anastasios Papanicolau, director Fondo de Pensiones Complementarias, dirigiéndose a los trabajadores en los “programas de trabajo de interés general” del Instituto Nacional de Empleo, durante su visita a las oficinas locales del Fondo de Pensiones Complementarias de los dependientes.

Después de un espectáculo mal montado, celebrado en consulta con una lacaya suya (empleada en la Administración), el director exigió el aumento de la productividad de los trabajadores en los llamados “programas de trabajo de interés general”. Trató de sembrar la discordia y el antagonismo entre los trabajadores, anunciando que se publicarían en el tablón de anuncios los nombres de los tres mejores y los tres peores de los trabajadores, insinuando algunos beneficios para los mejores, diciendo: “Aquí estoy, ya veréis.” Amenazó con despedir a un colega que no estaba de acuerdo con él, con el fin de aterrorizar a todos los trabajadores (pero sin llegar a despedirlo).  Sin embargo, cambió de actitud enseguida, cuando algunos trabajadores “beneficiarios” reaccionaron al comportamiento terrorista, ofensivo e inapropiado de la Dirección. Los trabajadores de puesto fijo que acompañaban al director (entre ellos el actual presidente del sindicato de los trabajadores) se quedaron atónitos, porque no esperaban que los desempleados reaccionaran.

No tenemos la menor duda de la actitud servil de la Dirección del Fondo. Recientemente se reunieron sus directores con los representantes de la Troika para debatir sobre la aplicación de las directivas de ella en los sectores de la seguridad social y del empleo. Ya el Fondo ha anunciado una reducción en las pensiones complementarias del 5,2% a partir del 1 de enero de 2014 en virtud de la obligación relativa a la Troika, mientras que con la incorporación prevista del Fondo al Fondo Único de Seguridad Social se esperan realizar grandes recortes de pensiones. Están conduciendo aún más a la pobreza a los jubilados de nuestras familias, y por consiguiente a los desempleados, ya que la mayoría de nosotros dependemos de ellos. La situación no se puede cambiar con fantasías. Hace falta dar batallas cuando y donde en nuestra vida cotidiana nos enfrentemos a los gestores designados para aplicar e imponer esta política.

A nadie le sorprende la arrogancia, la audacia y la prepotencia de la Administración. El Poder, cualquiera que sea la forma que tenga, piensa que se le debe respetar obligatoriamente, y que tiene el derecho natural a comportarse como quiera. Para la Administración del Fondo no es suficiente el hecho de que los desempleados contratados como “beneficiarios” hayan venido a ocupar los puestos de trabajo de los trabajadores en suspensión, y la escasez de personal durante muchos años, con un montón de trabajo acumulado durante años (cubriendo en realidad puestos de trabajo permanentes). No es suficiente que los desempleados tengan que trabajar para cobrar el subsidio por desempleo (el cual normalmente tendrían derecho a cobrar como parados de larga duración), trabajando gratis para los agentes que los supervisan (municipios, organizaciones públicas). No es suficiente el hecho de que el Fondo de Pensiones Complementarias sea ilegal, al no aplicar la legislación que concierne a las medidas de seguridad y de higiene en los lugares de trabajo.

Además de todo eso, el Fondo tarda de una manera injustificada en pagar a los trabajadores, con excusas ridículas. Ellos se ven obligados a trabajar bajo un régimen peculiar similar al de la evaluación de los funcionarios, siendo calculada su productividad semanalmente. El lema del Fondo tendría que ser: “Trabajad y vais a cobrar cuando nosotros lo queramos”. Imaginaos qué pasaría, si el dinero fuera suyo, dado que el dinero de los sueldos de los trabajadores proviene del Marco Estratégico Nacional de Referencia. 490 euros netos al mes, mientras que para los menores de 25 años el sueldo llega a los 427 euros netos al mes. Los trabajadores en los denominados “programas de trabajo de interés general” son tratados por el Fondo como trabajadores de segunda categoría.

Por todas estas razones se presentó una demanda en la Inspección de Trabajo de Atenas. Se ha convocado una reunión tripartita el martes 26 de agosto de 2014, a las 10:00h. Llamamos a una concentración a las 9:45h en la sede de la Inspección de Trabajo de Atenas, denunciando la arbitrariedad y el autoritarismo de la patronal.

El “trabajo de interés general” y el trabajo con vouchers (anteriormente los programas stage) no tienen que ver nada con la lucha contra el desempleo. Están asociados con un cambio radical en las relaciones laborales en el sector público y privado como las hemos conocido hasta hoy: El trabajo mal remunerado, sin ningún derecho laboral, pero buscando la máxima productividad, es nuestro presente laboral. El “trabajo de interés general” constituye una opción estratégica de los soberanos. Es el nuevo modelo del trabajador o desempleado reciclable, que tiene que dar las gracias cuando el patrón, el director del Fondo, de alguna agencia o autoridad municipal, se porta como un mediador-bravucón. No debemos acostumbrarnos a esta esclavitud de cinco meses de duración. La lógica de “vamos a trabajar cinco meses, no reaccionamos y nos vamos” consolida la vergüenza de los programas de empleo del Instituto Nacional de Empleo. Reaccionar contra los patrones en cada programa de cinco meses, en cada lugar de trabajo.

Cualquier cambio (positivo o negativo) realizado a nivel de las relaciones laborales es siempre el fruto de las luchas de la clase obrera o de su ausencia… Así que tenemos que pasar de la queja masiva a la organización y acción colectivas.

• Abolición inmediata de la trata de esclavos moderna del “trabajo de interés general”

• Contratación directa de todos los llamados “trabajadores beneficiarios” en los órganos supervisores (municipios, regiones, organismos públicos) con contratos fijos, relaciones laborales estables y plenos derechos

• Subsidio por desempleo sin condiciones para todos los desempleados por todo el período de su desempleo

Decimos no al modelo del trabajador-desempleado reciclable sin derechos.

Desempleados y desempleadas de los barrios de Atenas

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo