Texto de la asamblea “Cuenta atrás” (Antístrofi Métrisi) publicado en su página web.

“La plaza de la Victoria ha sido reocupada y entregada a sus habitantes” declaró recientemente el protagonista de las discriminaciones y la represión, el señor Kaminis: El alcalde de Atenas, obsesionado con el Poder, que mandó quitar los bancos (de la plaza) para que no durmieran en ellos las personas sin hogar, y que mandó colocar rejas en todos los bordes de las aceras, así que no se sentara la gente en ellas. El tecnócrata sin escrúpulos que ofreció generosamente una gran parte de la plaza a los patrones-dueños de las tiendas, así que se ocupara de mesas, sillas y pabellones, satisfaciéndolos plenamente. Apareció, pues, de nuevo, como protagonista de la operación de la evacuación de la plaza de la Victoria. Se puso frente a los y las inmigrantes que se han “refugiado” temporalmente en la plaza, en su camino duro hacia Europa.

El estado policial, impuesto desde hace dos semanas, continúa prohibiendo la permanencia de los inmigrantes en la plaza. La presencia de las furgonetas de la llamada Policía antidisturbios y de las decenas de maderos, recuerda que vallas no hay sólo en las fronteras, sino también en el interior de las metrópolis occidentales. Para ser habitante de este barrio, tienes que ser blanco, tienes que tener el bolsillo lleno, y tu presencia en la plaza tiene que limitarse al consumo en sus tiendas. Y sobre todo, si eres dueño, eres considerado más habitante que los demás.

Aparte de todo el resto, el objetivo de la evacuación y el cerco policial de la plaza de la Victoria es la expulsión de los inmigrantes de los espacios públicos. Porque uno de los objetivos principales de la política anti-migratoria es la expulsión de los inmigrantes fuera del tejido social y la prevención de su encuentro con los nativos y los solidarios. A través de un sistema de vigilancia e identificación gigantesco el Estado y el Capital quieren tener en sus manos el control de las vidas de los inmigrantes.

Solidaridad con los inmigrantes

Seguiremos luchando con todas las fuerzas, junto a los desarraigados, de los hombres que viven a nuestro lado y entre nosotros, o simplemente están concentrados aquí bajo unas condiciones muy difíciles. (Seguiremos luchando) Contra los que quieren salvarse el pellejo, rescatar su tiendecita, siguiendo la lógica del “tu muerte es mi vida”, a pesar de que a su alrededor todo está agitado. Proponemos tener confianza sólo en nuestras fuerzas, en la posibilidad de la auto-organización de nuestra vida, y en la solidaridad entre los de abajo.

Liberación inmediata de la plaza de la Victoria

Antístrofi Métrisi (Cuenta Atrás)/Asamblea en los alrededores de la avenida de Patisíon

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo