Texto del Comité de lucha de Tesalónica contra la extracción de oro.

Han pasado doce años desde la venta-concesión escandalosa del noreste de la provincia de Calcídica a la empresa minera Oro Griego (Elinikós Jrisós). Se han dicho y se siguen diciendo mentiras sobre la lucha de los habitantes de la provincia, con el fin de influir en la opinión pública a favor de la extracción de oro.

Mentira: Nada ha cambiado. Calcídica es una zona minera desde la época de Filipo II y de Alejandro. Seguimos la actividad minera con nuevas tecnologías.

Verdad: Hasta ahora ha tenido lugar una extracción a pequeña escala y exclusivamente subterránea. Sin embargo, incluso esta actividad minera ha tenido unas consecuencias gravísimas para los ecosistemas de la zona. En Skuriés hablamos de una extracción abierta, superficial y a gran escala. Es una intervención cruel en una zona geográfica pequeña, con un rico entorno natural y cultural (monte Athos, patria natal de Aristóteles).

Mentira: No hay ningún peligro de la extracción. Cualquier daño causado se puede rectificar, es reversible. Todo ha sido estudiado por científicos.

Verdad: Se están destruyendo 380 hectáreas de un bosque antiquísimo y unos sitios arqueológicos importantes. Se está eliminando el mayor acuífero de Calcídica. Las aguas se están contaminando. Enormes cantidades de residuos tóxicos se verterán en los arroyos de la zona, situados encima de una grieta sísmica peligrosa. Miles de toneladas de polvo con metales pesados tóxicos (3.116 toneladas/hora sólo de la zona de Skuriés) estarán suspendidas en el aire y se trasladarán a grandes distancias. Según todos los científicos que no son financiados por esta empresa, la catástrofe será permanente e irreversible.

Mentira: La empresa ayudará al desarrollo de la economía. Está apoyando a los trabajadores.

Verdad: Hasta ahora muchos trabajadores eran pagados por los programas del Marco Estratégico Nacional de Referencia, y la empresa no dudó en echarlos a la calle apenas bajaron los precios de los metales, chantajeando a la vez para conseguir licencias que no tiene derecho a tener. El Estado no ha recibido ni un euro de la venta de las minas a la empresa. La empresa no está sujeta a tributación en Grecia, y sus beneficios salen a paraísos fiscales (Barbados).

Mentira: Se van a perder miles de puestos de trabajo, si se detiene la inversión.

Verdad: Según un estudio de la misma empresa, cuando la obra esté en pleno desarrollo, los puestos de trabajo serán unos 1.300. Sin embargo, si se realiza la extracción, se perderán muchos miles de puestos de trabajo en los sectores del turismo, de la pesca, de la agricultura, de la ganadería, de la apicultura, del sector de la construcción, de la silvicultura, de la manufactura, así como muchos puestos de trabajo en Tesalónica.

Mentira: La Justicia, los mecanismos de control y los políticos que gestionan el Poder, van a solucionar el tema en beneficio de los ciudadanos y del medio ambiente.

Verdad: Las sentencias del Consejo de Estado y la gestión del tema por parte de los políticos, a pesar de sus promesas, demuestra justo lo contrario. También, las conclusiones de los inspectores medioambientales que son condenatorias para la empresa, tardaron más de dos años en publicarse.

Mentira: El tema concierne sólo al noreste de Calcídica. No hay porque provocar una agitación fuera de esta zona geográfica.

Verdad: El tema nos concierne a todos. Es una parte de la ofensiva que estamos recibiendo todos, en todos los sectores de nuestra vida. En concreto, el tema de las extracciones concierne no sólo al noreste de Calcídica, que ya tiene 34 minas, sino también las zonas de Sithonia, Kilkís, Serres, Drama, Komotiní, Alexandrúpoli, ya que en la nueva planificación del uso del suelo todas estas zonas son consideradas mineras. Concierne sobre todo a Tesalónica, que será el receptor de muchos residuos tóxicos.

Mentira: Las minas de Skuriés han cerrado.

Verdad: Algunas obras han sido suspendidas por motivos que tienen que ver con la empresa: Descenso en el precio de los metales, problemas que tiene para conseguir licencia. Al mismo tiempo la empresa está enfocando a ritmo rápido en el proyecto de Olimpiada. Pide licencia para extender la planta de enriquecimiento, con el fin de poder procesar metales que proceden de la mina de Olimpiada (que está inactivo desde 1995), usando grandes cantidades de cianuro. Hay que comprender que hay un solo plan de inversión. Las obras en Skuriés continuarán cuando las condiciones sean más favorables para la empresa minera.

Durante los últimos años los habitantes de Calcídica, junto con otros luchadores, han estado luchando por la salvación de su tierra. Para entregar, como es debido, esta tierra a sus hijos tal como lo han recibido de sus padres y sus abuelos, y para poder seguir viviendo y trabajando allí. Debido a esta lucha justa, hoy hay más de 400 perseguidos (encausados) con acusaciones montadas.

La lucha continúa hasta que esta región sea salvada de la destrucción, y hasta que nuestros compañeros de lucha sean absueltos.

Comité de lucha de Tesalónica contra la extracción de oro

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo