Texto de la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante sobre las próximas elecciones generales.

Mediante un proceso parlamentario que no tiene que ver con el movimiento popular, el Parlamento que surgió de las elecciones de junio de 2012 se disolvió, y junto con él se acabó la vida del gobierno apoyado por él.

En estos dos años y medio de vida de este Parlamento y de este gobierno, la ofensiva brutal del Capital al Trabajo y a la sociedad en general ha seguido agudizándose. Varios derechos laborales se han eliminado, los convenios colectivos y el salario mínimo han sido abolidos, el desempleo y la pobreza se han disparado, llegando a niveles inimaginables, la dignidad humana ha sido aplastada, el terrorismo de Estado ha hecho la vida de nativos e inmigrantes insoportable, y ha atacado salvajemente a las resistencias sociales.

Al mismo tiempo, estos dos años y medio estuvieron marcados por una fuerte disminución de las luchas, por un retroceso de la movilidad del movimiento obrero y de la creatividad de la sociedad. Esta recesión está directamente vinculada al retorno a la lógica de la delegación, a la sumisión, a la fanfarronería interclasista de los representantes y a las ilusiones parlamentarias que ha difundido el ascenso electoral de la Izquierda política y la expectativa de la toma del poder por ella.

Después de 2012 el cretinismo parlamentario se extendió como una hipotermia en el cuerpo del movimiento obrero, le ha quitado la capacidad de actuar, lo ha ido adormeciendo poco a poco, y finalmente lo atrapó en una noción decepcionante de ser siervo por voluntad propia. El curso de una serie de luchas en ese período (la huelga de los profesores en mayo y en septiembre de 2013, la huelga en los medios de transporte público, la lucha de las limpiadoras, e.tc.), demuestra la veracidad de lo anteriormente citado.

El mismo proceso que provocó la caída del gobierno muestra que se trata de un cambio causado en el marco del parlamentarismo, y por desgracia no de algún cambio causado por las luchas sociales y de clase.

Los trabajadores y las trabajadoras, los desempleados y las desempleadas, los y las inmigrantes, no tenemos motivos para celebrar por el aparente cambio de gobierno, por muy bárbaro que haya sido el personal político que se está retirando. En cambio, tenemos todos los motivos del mundo para permanecer en alerta de clase ante la posibilidad que una nueva ola de fanfarronería parlamentaria arrase las luchas y as posibilidades de agudización de la conciencia de clase y de la lucha.

Hoy, como ayer, la guerra se está librando en el campo social, y nuestro enemigo es el Capital y el Estado. En esta guerra, no nos ayudará ningún gobierno derechista o izquierdista, y ninguna confianza en otras fuerzas menos nuestras fuerzas de clase.

La Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante llama al mundo del Trabajo a permanecer centrado en su acción social de clase y que no caiga otra vez en la trampa del parlamentarismo y del gobernalismo.

¡En vez de elecciones, huelga general! ¡En vez del gobierno de los hombres, la gestión de las cosas!

No consentimos ninguna tregua de clase. No abandonamos ni un solo día la guerra contra el Capital. Organizamos las luchas de nuestra clase, sin ilusiones electorales y parlamentarias. Preparamos la huelga general anticapitalista indefinida, en los lugares de trabajo, en los barrios, en los centros sociales, en os sindicatos y en los colectivos obreros.

¡Viva Grecia sin gobierno!

Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo